El ejercicio y las lesiones

Si existe algo a lo que indudablemente están expuestas las personas que hacen ejercicio, es a sufrir algún tipo de lesiones. Nuestro cuerpo está hecho para realizar la mayoría de las actividades físicas que bien conocemos, pero un momento de descuido, un movimiento mal hecho o alguna circunstancia fuera de nuestro alcance, puede derivar en una lesión que podría llevar cuando menos, un par de días en sanar.

Existen distintos tipos de lesiones, pero las más frecuentes son las lesiones musculares y las óseas, aunque también son generalmente, las que toman menos tiempo en sanar. Siempre ha existido la incógnita sobre qué tipo de actividad física pueden hacer las personas que sufren lesiones, y ese se ha convertido en un tema muy delicado.

El ejercicio y las lesiones

Cada día de reposo significa que tu cuerpo va perdiendo el progreso que tuvo durante los días de ejercicio, pero también es cierto que forzar un músculo o un hueso lesionado, puede provocar que la lesión sea grave y tengas que descansar durante mucho más tiempo, o incluso requerir de alguna cirugía para corregir el problema.

Lo más importante que debes hacer al sufrir una lesión y después de ir al médico, es guardar cierto reposo y no utilizar en absoluto la zona afectada. Si eso te da preocupación porque puedes perder le progreso conseguido previamente, puedes considerar hacer ejercicios que no involucren en absoluto la zona lastimada.

Por ejemplo, si te lesionaste un hombro, puedes optar por ejercicios aeróbicos como correr, en donde solamente utilizas las piernas y el daño a tu hombro no aumentará, pero sí tendrás un incremento en tu condición física. Si la lesión está en las piernas, puedes optar por levantar pesas con el tronco superior, para dar descanso a la zona afectada y aumentar tu fuerza muscular en brazos, abdomen y hombros.

Un ejercicio que puedes hacer si sufres de una lesión muscular (sin importar la zona), es la natación, ya que está comprobado que nadar ayuda a acelerar el proceso de recuperación, y a ejercitarte sin riesgo de aumentar la gravedad de la lesión.

El ejercicio y las lesiones

Procura siempre dar descanso a tus músculos, para que puedan regenerarse del trabajo de fuerza realizado en el gimnasio o cualquier actividad deportiva que realices, y evitar la aparición de las lesiones, pero si ya sufriste una lesión, lo más importante es no forzar la zona afectada, para evitar que el período de recuperación se mucho mayor, y puedas estar de regreso en tu actividad física lo antes posible.

El mundo deportivo es hermoso y gratificante, pero también requiere de ciertos cuidados. Recuerda que tu cuerpo necesita descanso y si bien es muy fuerte, no es una máquina interminable, y mientras tengas eso en consideración, reducirás drásticamente la posibilidad de sufrir lesiones.

También recuerda que cada movimiento debe de hacerse de la manera correcta, especialmente si requiere levantamiento de peso muerto, es importante que cuides tu postura para evitar futuras lesiones y daño en tus músculos, huesos y otras partes de tu cuerpo.

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here