Perder peso con los cigarrillos.

0
29

Es una creencia común que fumar cigarrillos te hace perder peso. ¿Es verdad o es un error colectivo?

El uso del tabaco se asocia con la supresión del apetito desde la época precolombina, cuando los nativos estadounidenses lo utilizaban.

Desde el siglo XX, las compañías tabacaleras han usado durante décadas estas correlaciones entre la delgadez y el tabaquismo en sus anuncios, especialmente en los destinados a las mujeres, empujándolos claramente hacia los problemas psiquiátricos de la imagen corporal. Por lo tanto, desde el punto de vista cultural, el vínculo entre fumar cigarrillos y perder peso está muy arraigado; sin embargo, no está claro cuántas personas han empezado (o han continuado) fumando debido a las preocupaciones sobre su peso corporal. La investigación científica y estadística revela que las adolescentes blancas y femeninas, que tienden a preocuparse por el peso, son particularmente propensas a la práctica del tabaquismo.

Aunque se sabe que los fumadores sienten más control sobre su apetito, no se ha demostrado que los fumadores puedan perder peso o mantener un mejor peso que los no fumadores.

Control de nicotina y peso.

Aunque fumar es ampliamente desaconsejado debido a sus innumerables efectos negativos en la salud, la nicotina puede considerarse un supresor del apetito e influye en los hábitos alimenticios al moderar sus calorías.

Un estudio que afecta los efectos de la nicotina en el apetito ha demostrado que los efectos de la nicotina incluyen: aumento de la presión arterial, frecuencia cardíaca y motilidad gástrica y disminución de la ingesta de alimentos. La interacción mediada por la nicotina en el comportamiento de la dieta implica principalmente neuronas autonómicas, sensoriales y entéricas.

En términos de supresión del apetito, el chicle de nicotina parece tener efectos similares a los cigarrillos y algunas personas lo usan para controlarlo.

La nicotina puede reducir los niveles de insulina en la sangre, responsables del deseo de alimentos azucarados. Además, los efectos de la nicotina en la adrenalina y en los músculos del estómago apagan temporalmente el apetito. Otros estudios han demostrado que los fumadores muestran un mayor gasto de energía debido a una mayor tasa metabólica. La nicotina también tiene un cierto efecto diurético que causa una reducción en las concentraciones de calcio en la sangre.

Existen muchas controversias sobre la incidencia del sobrepeso entre los fumadores y los no fumadores. Algunos estudios han informado que los fumadores (a largo plazo y en la práctica en el momento de la detección) pesan menos que los no fumadores y, con el tiempo, parecen ser menos propensos a ganar peso. Por el contrario, otros estudios en personas jóvenes no han mostrado ninguna correlación entre la pérdida de peso y el tabaquismo. Es posible que, a pesar de una conexión entre la nicotina y la supresión del apetito, en los fumadores crónicos esta reacción sea menos enfatizada. En algunas investigaciones, la edad ha demostrado ser un factor agravante. Por lo tanto, la relación causal entre los efectos fisiológicos de la nicotina y los resultados epidemiológicos sobre el peso entre fumadores y no fumadores aún no se ha establecido explícitamente.

Tabagismo y percepción del control de peso en adolescentes.

Si bien la mayoría de los adultos no fuman para bajar de peso, los estudios estadísticos han demostrado que la asociación entre el consumo de tabaco y el deseo de controlar el peso influye en el comportamiento de los fumadores jóvenes. La investigación en cuestión muestra que las adolescentes que buscan una figura corporal más delgada tienen más probabilidades de comenzar a fumar. Por otra parte, el que ya está involucrado en el comportamiento de riesgo para la pérdida de peso están más involucrados.

Siempre en comparación con las mujeres tabagistas, otras ideas han tenido en cuenta cualquier correlación con el grupo étnico. Hasta hace muy poco, los estudios mostraban que las mujeres blancas jóvenes tienen más probabilidades de fumar para perder peso que otras. En este sentido, los anuncios de ciertas marcas de cigarrillos han jugado un papel importante.

En los últimos diez años, el tema ha sido explorado más a fondo. Se ha observado que incluso si las mujeres blancas tienen más probabilidades de fumar para perder peso, los hombres y otros grupos étnicos también se ven afectados por esta actitud potencialmente dañina. Ha surgido que en todos los grupos raciales las preocupaciones sobre el peso y la percepción negativa de la imagen corporal de uno juegan un papel esencial en las decisiones de fumar. Sin embargo, cabe señalar que la relación entre el peso y el tabaquismo entre los jóvenes es estadísticamente significativa, principalmente en los grupos de raza blanca o mixta.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here