Los grandes avances en ciencia y tecnología han hecho nuestra vida mas cómoda y placentera, en cambio en algunas situaciones que forman parte del confort, se han convertido en factores de riesgo para nuestra salud y la de nuestra familia. 

La falta de tiempo, el ritmo agitado de vida, la inserción que tienen las mujeres en el ámbito laboral, profesional, trasforma el ritmo de las familias, por lo que los productos han tenido que ser modificados, con el fin de adaptarse a los requerimientos de la sociedad de hoy. De esta manera fueron surgiendo los alimentos semi-preparados,congelados, pre-cocidos o simplemente diseñados para agilizar la preparación de los alimentos de cada día.

En esta oportunidad, hacemos referencia específicamente. a los ya conocidos cubitos de caldos artificiales de distintas marcas comercializados  por  Knorr, Kitano, Maggi, etc.

Los caldos pueden ser utilizados como un recurso para salir del paso, complementando nuestras comidas, pero lo que nadie declara es que dentro de sus componentes se encentran sustancias como el glutamato monosódico, que es un compuesto químico el cual genera reacciones alérgicas, náuseas, vómitos, arritmia, efectos en la piel y hasta depresión.

Estos productos no aportan ningún tipo de beneficio a la salud, sin dejar de lado que contiene altísimas cantidades de sodio que equivale a dos cucharadas de sal gruesa aproximadamente.


Su “sabor” característico intenso y concentrado que a todos les fascina, no es tan atractivo por el gusto en sí, sino precisamente es por estos componentes que afecta funciones especiales y esenciales como: neurológicas del hipotálamo, generando una especie de condición de adicción que nos insta a comer cada vez más, aumentando las probabilidades de padecer de obesidad.

¿Cómo puede reemplazarlo?
El dejar de consumir estos caldos artificiales no significa necesariamente que implica comer sin sabor, ya que usted puede preparar sus propios caldos  caseros, saludables libres de poseer compuesto químico con tan solo congelar hierbas al junto de especias naturales. Puede tomar una cubetera y agregarle aceite de oliva o aceite de coco junto con hierbas y especias que luego pondrás a congelar. 

Cada vez que requiera preparar una sopa o condimentar una comida, utiliza uno de estos cubitos caseros y naturales.

Si usted es de las  personas acostumbrada a comer sano y cocinar al vapor, puede guardar el caldo resultante de las verduras que haya cocinado previamente.

Nunca olvide que la salud de la familia dependerá de cada uno de nosotros y es muy importante cuidar cada detalle para asesorarnos de que estamos consumiendo productos sanos y de buena calidad
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top