Cuando vayas a alzar a tu bebé observa en qué lado lo pones ¿Lo llevas y acunas con el lado izquierdo? Si es así no eres la única.

Esta costumbre que desde hacía mucho tiempo no parecía tener una explicación clara, fue una inquietud para el mundo científico durante décadas. Sin embargo, una reciente investigación realizada en la Universidad Estatal de San Petesburgo en Russia ha confirmado porqué sucede.

De acuerdo a la investigación dicho comportamiento denominado “propensión de acunamiento izquierdo”, es común entre todos los mamíferos. Los descubrimientos, publicados en la revista científica Nature Ecology and Evolution, fueron obtenidos del estudio de once especies de mamíferos, desde caballos, ballenas y hasta seres humanos. Cada una de las especies mostró una preferencia por mantener a sus crías del lado izquierdo y según los especialistas el hemisferio derecho del cerebro es el responsable.

“La propensión de acunamiento izquierdo surge de la ventaja que tiene el hemisferio derecho en el procesamiento social, por ejemplo, con el reconocimiento visual de las expresiones faciales infantiles”, describieron los autores del estudio. “La posición de un bebé en el lado izquierdo de la madre puede optimizar el control materno, dirigiendo la información sensorial predominantemente al hemisferio derecho de la madre”.

Es sabido que el lado derecho del cerebro controla el lado izquierdo del cuerpo como el izquierdo lo hace con el lado derecho. El hemisferio derecho es el responsable en el momento de sostener al bebé por el lado opuesto, procesando a la vez la emociones del bebé que ha percibido y comprendiendo lo que registra. Y no sólo se encarga de esto. El reconocimiento facial es otra de las actividades neurológicas que realiza este hemisferio, reaccionando ante el comportamiento del pequeño como cuando llora, ríe o bosteza.

“Nuestros descubrimientos sugieren que la laterización sensorial facilita el apego madre-hijo” informaron también los expertos.

“Podemos suponer que la propensión izquierda de las madres está relacionada con una mayor necesidad de monitorear al bebé en un ambiente inseguro” también agregaron.

Este no fue el único estudio realizado que llegó a estas conclusiones. Hace algunos años atrás, un par de científicas llamadas Victoria Bourne y Brenda Todd encabezaron un estudio similar revelando que entre el 70 y 85% de las mujeres lo hacen de esa manera. Y no sólo brindaron estos datos estadísticos. Oprortunamente también informaron las mismas causas.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top