Aunque se trate de un hijo muy esperado por sus padres y todo esté bien entre la pareja, durante la cuarta y la sexta semana después de conocer la noticia del embarazo, las preocupaciones invaden a los futuros papás, según un estudio realizado en Australia con más de 200 parejas voluntarias.

Las inquietudes giran en torno a tres ejes: la relación con la pareja, la estabilidad en el trabajo y el sexo. Y como cada quien expresa sus preocupaciones de una forma distinta, no es nada raro que al principio del embarazo los padres tengan discusiones o sientan un distanciamiento emocional entre ellos, señalan  los investigadores, citados por el diario español El País. 


La química calma las aguas
 

Las preocupaciones del papá continúan durante todo el embarazo, pero la química del cerebro se encarga de apaciguar la inquietud y de reducir el apetito sexual en un momento en el que la fecundación no es posible.

El fenómeno se produce a través de dos hormonas: la testosterona y la prolactina. La primera es la principal hormona sexual del hombre y está también relacionada con la fuerza. Sin embargo, cuando la pareja está embarazada, los niveles de testosterona descienden y alcanzan su nivel más bajo durante las tres semanas previas al parto (cuando llega a ser hasta un 33% menor a lo habitual).
 

Por el contrario la prolactina, que ayuda a desarrollar nuevos instintos paternales, como agudizar el oído cuando el bebé llora, aumenta hasta un 20% en el mismo periodo de tiempo. Pasado un tiempo, las dos hormonas se reajustan, curiosamente, después de la cuarentena y cuando el hijo camina es cuando regresan a su nivel original, explica Louann Brizendine en el libro El cerebro masculino, citada por El País.

Por otra parte, cuando el bebé sonríe a su padre o le muestra su afecto de alguna forma, el circuito de recompensa del hombre se activa  y se refuerza naturalmente el lazo de unión con su hijo. Por eso, dicen los investigadores, es muy importante que haya un contacto diario entre ambos y que el papá sea parte del cuidado desde el primer momento
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top