Los desastres naturales, los accidentes, los robos, los secuestros. Todos estos eventos sin duda alteran nuestra salud mental. Cuando sucede algo traumático se desarrollan síntomas que forman parte del llamado Trastorno por Estrés Postraumático o TEPT.

En los últimos años, hemos visto cómo varios fenómenos naturales han llegado con toda su fuerza y han destruido ciudades enteras. Para no ir más lejos, el huracán Katrina, los Tsunamis de Japón y de Tailandia, los terremotos de Haití y de Chile y más recientemente, los de Ecuador. Estas tragedias nos afectan a todos de alguna forma, pues nos causan miedo e incertidumbre.

Sin embargo, las personas que las vivieron y las sobrevivieron para contar la historia, son las más afectadas. Recuerdos, pesadillas, ansiedad, miedo desmedido y tristeza pueden ser los síntomas de estas personas, que se resumen en una condición — muy conocida entre los que regresan de la guerra denominada Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) o Síndrome de Estrés Post-traumático.

Luisa estuvo presente en los terremotos de Ecuador, pues trabajaba en una Organización No Gubernamental en el momento de la catástrofe. En medio del caos, ella trató de ayudar a mucha gente y por muchos días sus esfuerzos se concentraron en eso. Sin embargo, al mes, se dio cuenta de que no podía dormir y que tenía otros síntomas del TEPT como son los siguientes:

  • Pesadillas y sueños sobre lo ocurrido
  • Recuerdos recurrentes
  • Sentirse emocionalmente paralizado/a
  • Tener problemas para concentrarse y para memorizar
  • Desesperanza sobre el futuro
  • Ira (enojo) e irritabilidad
  • Culpabilidad
  • Asustarse por cualquier cosa
  • Ver o escuchar cosas que no están sucediendo en realidad
Es común que estos síntomas aparezcan y desaparezcan. En algunas ocasiones, pueden tardar años en aparecer, porque se produce una especie de “bloqueo” o negación por parte de quien sufrió el evento traumático. Quienes han sufrido la pérdida de seres queridos pueden experimentar estos síntomas incluso años después de lo ocurrido. Un estudio reciente publicado en el Journal of Nervous and Mental Disease, corroboró que varios de los turistas suecos que perdieron un familiar en el Tsunami del 2004 en el Sudeste asiático, aún reportan padecer de los síntomas del Síndrome de Estrés Post-traumático.

También puede suceder que estés tranquilo/a y que pienses que ya olvidaste lo ocurrido, pero ante alguna provocación, pierdas el control. Por ejemplo, ver en las noticias que hay un tsunami o terremoto puede causarte pánico.
Los desastres naturales no son el único factor que puede causar el Trastorno por Estrés Postraumático. Otros eventos traumáticos que pueden causar este síndrome son:
  • Haber participado en una guerra
  • Haber sido víctima de una violación
  • Haber tenido una infancia difícil con abuso físico
  • Haber sufrido de acoso sexual
  • Haber estado en una accidente (de auto, camión, avión, motocicleta, barco, bote, lancha, etc.)
  • Haber sido víctima de un secuestro
  • Haber sido víctima de algún ataque físico o de amenazas con una arma
  • Haber sido víctima de un robo
  • Haber estado en un incendio o en una inundación
Si has pasado por una situación traumática y sufres de estos síntomas, busca la ayuda de un profesional especializado y el apoyo de tus seres queridos. Los medicamentos para la depresión y la ansiedad entre otros, y la terapia psicológica pueden ayudarte a superar el TEPT. 
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top