Científicos de la Universidad Federal de Pernambuco en Brasil, después de profundas investigaciones a murciélagos vampiro, comprobó que la dieta de estos animales en la región de Caatinga ha cambiado para incluir sangre humana.

Luego de analizar alrededor de 70 ejemplares de la especie Diphylla ecaudata, los expertos sorpresivamente encontraron rastros de ADN humano. 

Se creía que a estos animales solo los atraía el consumo de la sangre de aves de gran tamaño. Sin embargo, el hallazgo, muestra que ante la intrusión de personas en el degradado hábitat de la Caatinga, se han adaptado a la búsqueda de sangre de otras especies, así sea más espesa y con mayor índice de proteínas.

"Estamos sorprendidos" aseguró el jefe de la investigación Enrico Bernard, a medios de comunicación brasileños. La principal razón de lo que sucede, es que los murciélagos han sufrido cambios en su hábitat debido a la deforestación y el cambio climático.

Incluso se han registrado casos en los que se han alimentado de sangre de otros animales como gallinas, cerdos y ovejas de granjas, situación que nunca se había presentado anteriormente. Es reconocible, el hecho que estas especies buscan constantemente fuentes de alimentos para subsistir y así adaptarse a su nuevo entorno.

Caatinga sobrepoblada por el hombre

Según explicó el biólogo boliviano Huascar Bustillos Cayoja a EL DEBER, la región de la Caatinga en donde se realizó el estudio es uno de los biomas brasileños mas avasallados por la acción y presencia del hombre, con alrededor de 22,6 millones de personas viviento en esa región semiárica.

"La intensiva explotación de sus recursos naturales forestales y la diseminación de especies invasoras han fragmentado y mermado la fauna silvestre del ecosistema", agregó Bustillos.

La pérdida de especies de aves nativas de las que se alimenta regularmente el D. ecaudata han ocasionado su sorprendente adaptación a la sangre humana.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top