Investigadores del Reino Unido acaban de dar a conocer, según registra uno de los diarios de ese país: The Independent, que los bebés que al nacer presentan un cráneo de mayor tamaño que lo normal, podrían ser niños más inteligentes.

Como lo indica dicho diario, los científicos que realizaron el estudio publicado en The Journal of Molecular Psychiatry, se encontraban buscando vínculos entre los genes, el coeficiente intelectual y la salud en general de los pequeños, cuando hicieron este nuevo descubrimiento.

A través de la saliva, la orina y la sangre de 100 mil británicos descubrieron que había una correlación entre el tamaño de la cabeza al nacer y la oportunidad de obtener un título universitario o un mayor puntaje en un test de razonamiento verbonumérico que se acostumbra en la Reino Unido.

Esto quiere decir que aquellos niños que nacen con una cabeza por encima de los 35,5 cm de circunferencia promedio, tienen más chances de mostrar una mayor inteligencia más adelante en su vida, con los beneficios que esto puede traer en su desarrollo profesional.

Además, el estudio asegura que quienes tienen una mejor salud general tienen a su vez, una mayor inteligencia. Así las cosas, el tamaño de la cabeza de tu niño, ya no podrá ser motivo de burla, chistes o apodos incómodos, pues puede ser la señal de que será, en el futuro alguien exitoso y destacado.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top