Puede presentarse en dos variantes: agudo o crónico. Un control correcto durante el embarazo y el trabajo de parto es fundamental para detectarlo.

¿Qué es el sufrimiento fetal?

Seguramente habrás escuchado hablar de este término en reuniones de mamás o en el curso preparto, pero es importante que conozcas que puede significar diferentes cosas. En términos simples podríamos definir sufrimiento fetal como el fenómeno que ocurre cuando por alguna razón el bebé intraútero no recibe el oxígeno y/o el alimento adecuado para su normal desarrollo. Puede presentarse en dos variantes: agudo o crónico.

Sufrimiento fetal agudo

El sufrimiento fetal agudo es el que se produce cuando la falta de oxigenación del bebé se genera en forma brusca. Es el que suele detectarse durante el trabajo de parto y en general el factor desencadenante es la presencia de contracciones a las cuales el bebé no se adapta.

Con menos frecuencia puede aparecer fuera del trabajo de parto y se asocia por ejemplo a un accidente con el cordón umbilical (nudo real) o una alteración en la placenta (desprendimiento de placenta).

Es importante que sepas que, durante el trabajo de parto, se realiza un monitoreo electrónico del bebé que está justamente destinado a detectar este evento antes de que pueda determinar un perjuicio para su salud.

El sufrimiento fetal agudo es una urgencia obstétrica, cuando es diagnosticado es indicación de apresurar el nacimiento del bebé a fin de evitar que esa falta de oxígeno pueda dañarlo. En general la causa que lo produce no es modificable y en consecuencia el bebé debe nacer cuanto antes.

Sufrimiento fetal crónico

Se produce cuando la falta de oxigenación y de aporte de nutrientes se instala en forma lenta, dándole tiempo al bebé a acostumbrarse a este medio desfavorable. Generalmente se asocia con disminución del crecimiento del bebé, es decir bebés con menor peso para su edad gestacional y la causa más frecuente es la hipertensión arterial, pero puede darse por otras razones.

El sufrimiento fetal crónico, no es una urgencia obstétrica sino una indicación de extremar los controles del bebé e intentar modificar la causa que lo provoca hasta que el bebé sea lo suficientemente maduro para nacer.

¿Cómo se pueden evitar complicaciones en el bebé?

Un control correcto durante el embarazo es fundamental para detectar un sufrimiento fetal crónico. Un control correcto del trabajo de parto, mediante el monitoreo fetal, es fundamental para detectar un sufrimiento fetal agudo y evitar daño en el bebé.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top