Estreptococo grupo B (EGB)

- 2:37 PM
Esta bacteria puede provocar infecciones que ponen en riesgo la salud del bebé de forma severa y ser fatales, de ahí la importancia de investigarla antes del parto para recibir antibióticos y prevenir la enfermedad.

¿Qué es el estreptococo grupo B?

El estreptococo grupo B, también llamado estreptococo beta hemolítico o Streptococcus agalactiae, es una bacteria que puede encontrarse en el aparato digestivo de cualquier ser humano. En la mujer a veces puede colonizar la vagina y la vejiga urinaria. La importancia de la infección por estreptococo grupo B, recién fue considerada a partir del año 1960. La incidencia de esta enfermedad es relativamente baja, de 0,5 a 1,5 casos cada 1000 nacimientos, pero causa infecciones severas en el recién nacido que pueden poner en riesgo su vida, con una mortalidad del 20% en los bebés infectados.<

¿Qué efectos produce sobre el bebé?

Las infecciones por estreptococo grupo B pueden provocar en el bebé septicemia (infección generalizada por vía sanguínea), neumonía (infección pulmonar) o meningitis (infección del cerebro y sus cubiertas), o a largo plazo osteoartritis (infección de hueso o articulaciones). Estas infecciones aparecen más frecuentemente en bebés nacidos prematuramente, en casos de rotura prematura de bolsas, o en madres que ya hayan presentado esta complicación en partos anteriores. Entre las secuelas de los niños que sobreviven a esta infección se encuentran la ceguera, sordera, retardo mental y parálisis cerebral.

¿Cuáles son los síntomas?

Esta infección se caracteriza por no tener síntomas específicos.

¿Cómo se diagnostica?

La única forma de saber si hay colonización vaginal por esta bacteria es mediante un cultivo de secreciones en el introito vaginal (entrada de la vagina) y de la región perianal.

Si bien en los actuales programas de salud no se considera necesario realizar cultivos para la detección de esta bacteria en los controles de rutina, es recomendable, aunque sea de forma particular, realizar el estudio entre la semana 35 y 37 del embarazo debido a la alta tasa de mortalidad que supone una infección por esta bacteria en los recién nacidos.

Es indispensable realizar este estudio en todos los casos de amenaza de parto prematuro, rotura prematura de bolsa o embarazadas con antecedentes de infecciones previas por estreptococo grupo B.

¿Cuál es el tratamiento?

En casos de cultivos positivos, debe realizarse un tratamiento antibiótico en el día del parto. No se justifican tratamientos antibióticos durante el embarazo porque se ha visto que este germen vuelve a colonizar la vagina. El tratamiento consiste en el uso de antibióticos por vía endovenosa el día del parto con penicilina, ampicilina, eritromicina o clindamicina. Debe administrarse en el momento de la internación y repetirse cada 4 a 6 horas, de acuerdo al antibiótico administrado. Es importante recalcar que no todo recién nacido que esté en contacto con esta bacteria desarrolla la enfermedad, solamente un 1% de los niños de madres con cultivos positivos pueden presentar una septicemia en el postparto y aún así esta puede ser tratada y curada. 

Con un diagnóstico correcto y un tratamiento en el momento adecuado los riesgos de complicaciones prácticamente no existen.
Advertisement
 

Start typing and press Enter to search