Se trata de hacer nuestro propio “vicks vaporub”, un ungüento muy fácil y rápido de preparar y con el cual notaremos los efectos prácticamente de forma inmediata.

Además, a este ungüento le podemos dar otros muchos usos ya que también nos puede ser de gran ayuda para tratar dolores musculares, para calmar dolores de cabeza, para aliviar el dolor de pies y hasta incluso lo podemos utilizar como repelente de insectos.

Para elaborarlo necesitaremos los siguientes ingredientes:

Vaselina Filante: que la utilizaremos como base. La vaselina es aceite mineral, un tipo de parafina semisólida obtenida del petróleo. Ya sabemos que los aceites minerales no son buenos, ni debemos utilizarlos, pero en el caso de la vaselina podemos hacer una excepción ya que tiene la particularidad de que no es absorbida por la piel y tampoco se enrancia, ni tiene ningún olor desagradable. Es un producto muy estable que además actúa como emoliente y como protector de la piel, de ahí que se utilice tanto en cosmética.

 De todas maneras, si no queréis hacer uso de la vaselina, la podéis substituir por lanolina.

Alcanfor en cristal: el alcanfor si tiene una propiedad a destacar es su acción descongestionante. Su intenso aroma abre con mucha facilidad las vías respiratorias, tanto a nivel nasal, como bronquial y pulmonar.

No os excedáis con el alcanfor, limitaros a la dosis exacta que hay que poner ya que si se nos va la mano puede resultar tóxico.

Aceite esencial de eucalipto: otra planta reconocidísima por sus propiedades descongestionantes y antiépticas muy utilizadas para tratar gripes, resfriados, bronquitis, faringitis, sinusitis… El eucalipto es capaz de relajar y dilatar la musculatura de la tráquea, bronquios y pulmones, facilitando la respiración.

Aceite esencial de lavanda: la lavanda es una planta maravillosa con tantísimas propiedades que podemos hacer infinidad de cosas con ella y en este caso también nos va a ser muy útil gracias a sus propiedades antisépticas y antiespasmódicas que también se emplean para tratar infecciones, gripe, bronquitis, tos, asma, congestión nasal y laringitis.

Aceite esencial de tomillo: otra planta expectorante y un fantástico antibiótico natural que facilita la eliminación de la mucosidad y que además también es muy utilizada para calmar la tos, bronquitis, asma, sinusitis, dolores de garganta, laringitis, faringitis, anginas, ronquera… Y seguro que nos dejamos algo.

Aceite esencial de menta: por último no podía faltar el frescor de la menta. Rica en mentol, esta planta descongestiona las vías respiratorias en casos de gripes, resfriados, catarros de vías altas, etc… El mentol tiene la propiedad de aumentar la sudoración del cuerpo, haciendo bajar la fiebre y abriendo las vías respiratorias. También contiene ácido acético y ascórbico, dos mucolíticos naturales, que facilitan la expulsión de mucosidad de los bronquios.
vicks vaporub casero

Ingredientes para hacer un ungüento expectorante

Para unos 50 ml aproximadamente

45 gr de vaselina filante
5gr de alcanfor en cristal
10 gotas de aceite esencial de eucalipto
10 gotas de aceite esencial de tomillo (se puede utilizar también romero)
10 gotas de aceite esencial de menta
10 gotas de aceite esencial de lavanda
Cómo se hace un ungüento expectorante

El primer paso es pesar la vaselina y derretirla al baño maría.

Una vez la tenemos derretida añadimos el alcanfor en cristal y removemos muy bien hasta que se haya disuelto por completo y no nos quede un sólo grumo.

Seguidamente ya podemos añadir los aceites esenciales uno a uno, removiendo bien para que se integren bien en toda la mezcla.

Envasamos en nuestros tarritos, como siempre previamente desinfectados con alcohol y dejamos enfriar hasta que se solidifique que es bastante rápido.


Y ya está, ya podéis disfrutar de todos los beneficios de vuestro vicks vaporub casero.


Modo de empleo del ungüento expectorante

Uso tópico y para inhalaciones.

Uso cutáneo: Extender una fina capa de pomada en el pecho, cuello y espalda. Se puede repetir esta aplicación hasta 3 veces al día.

No indicado en niños menores de 3 años, ni en embarazadas o en periodo de lactancia.

Para inhalaciones: Poner una cucharada sopera en un tazón de agua caliente, sin que llegue a hervir y aspirar sus vapores durante 10-15 minutos. Es importante no calentar el ungüento junto con el agua ni recalentar el preparado y en ningún caso se debe utilizar microondas.

No administrar inhalaciones en niños menores de 6 años ni en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top