derrame cerebral o apoplejía es un accidente cerebro vascular. Es decir, que tiene relación directa con la salud de tu corazón. Por alguna curiosa razón, las personas que tienen VIH (el Virus de la Inmunodeficiencia Humana) están presentando más derrames cerebrales. ¿A qué se debe este fenómeno?



El corazón es el motor de tu cuerpo. Y aunque esto parezca repetido, hay que recordarlo: la sangre viaja por todo tu cuerpo nutriéndolo y llenándolo de vida gracias a que el corazón la bombea y ésta puede llegar, a través de tus venas y tus arterias, a cada rincón de tus tejidos. Por eso es tan importante cuidarlo: sin un corazón sano, se pueden tener muchos problemas, como por ejemplo, el derrame cerebral o apoplejía. 

 Cuando se tiene un accidente cerebral apoplejía significa que el flujo de sangre al cerebro se ve interrumpido. Esta interrupción puede ser causada por una embolia (un coágulo que viaja y bloquea alguna arteria del cerebro o del cuello), una trombosis (cuando una arteria del cuello o cerebro se bloquea debido a su estrechamiento por depósito de placas de colesterol y acumulación de grasa y otras sustancias en ese sitio) o una hemorragia (causada por ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro).

La causa más común de los derrames, accidentes cerebrales o apoplejías (60%) es la trombosis. Por eso, llama la atención un nuevo estudio que habla del aumento de casos de derrame cerebral entre las personas que padecen del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana). ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Esta pregunta se la hicieron varios científicos de la Universidad de California en San Diego, en Estados Unidos, al ver que estaban aumentando los casos en estos pacientes.

¿Acaso esta enfermedad de transmisión sexual causa un daño al sistema cardiovascular? No se sabe a ciencia cierta. Más bien, todo parece indicar que lo que causa el daño, son los medicamentos para el tratamiento. Por lo menos a estas conclusión preliminar llegaron los investigadores luego de analizar los datos y encontrar una triste coincidencia: los casos de hospitalización de pacientes con VIH aumentaron al tiempo que se empezaron a usar los poderosos cócteles de medicamentos antirretrovirales conocidos como Terapia Antirretroviral de Gran Actividad o TARGA (en inglés HAART).

Esta combinación de fármacos que se usa de acuerdo a la fase vital en la que se encuentra el virus del VIH, causan, según esta investigación, complicaciones metabólicas. Esto quiere decir que provocan cambios anormales en los niveles del colesterol y aumento en los depósitos de grasa en el cuerpo. Estos dos elementos son considerados factores que aumentan las posibilidades de sufrir un derrame cerebral o apoplejía.

Este estudio es importante porque alerta acerca del tratamiento para el VIH. Es obvio que los medicamentos antirretrovirales ayudan a las personas infectadas, pero el médico debe seguir muy de cerca la salud del corazón de la persona con VIH. Por ejemplo, revisar con frecuencia la presión arterial y los niveles de colesterol.

Gracias a estos hallazgos, la comunidad científica está enfocando sus esfuerzos para investigar más a fondo la relación entre esta enfermedad de transmisión sexual, su tratamiento y sus repercusiones sobre el bienestar del corazón.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top