Los médicos le provocaron una hipotermia, bajaron su temperatura corporal hasta los 33 grados. La moderna tecnología se aplica en el hospital de Birmingham en el Reino Unido y ha curado ya a dos bebés enfermos.

Jamie nació con el cordón umbilical alrededor de la garganta. La falta de oxigeno le afectó al cerebro y no podía respirar. Los médicos propusieron a sus padres un tratamiento de choque. 

Poner en hielo al bebé para bajar su temperatura corporal y la del cerebro. Jamie pasó tres días semicongelado encima de una alfombra que funciona como una bolsa de hielo. 
  
Su madre no podía evitar los temblores al explicar: "Sólo tenia un pañal. Los médicos estaban desesperados intentando bajar la temperatura de su cuerpo hasta los 34 qrados que necesitaban".

Poco a poco su cerebro y su cuerpo bajaron la temperatura a entre 33 y 34 grados, cuando lo normal son 37. Tal y como explicaba el médico encargado de asistir a la criatura, al provocarle una hipotermia se reduce la actividad cerebral. El cerebro no sufre daños y se recupera con normalidad.

Gracias a la máquina del hielo Jamie ha salvado su vida. Una tecnología inspirada en los escaladores atrapados en las montañas, que sobrevivieron con síntomas de congelación.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top