Es muy importante que durante todo el embarazo la mujer cuide de su salud y la de su bebé, comiendo de forma balanceada. Eso se traduce en que la mujer debe consumir frutas, verduras, cereales integrales, proteínas, grasas de semillas y aceites vegetales.

De esta manera la madre garantiza que su bebé tenga la suficiente ingesta de nutrientes como calcio y vitamina D para tener huesos fuertes; folato para aminorar el riesgo de que el bebé tengas defectos congénitos; hierro para evitar la anemia y por último pero no menos importante proteína para el crecimiento y desarrollo del feto.

De igual manera es igual de importante ingerir suficiente fibra y líquido, para evitar el estreñimiento y mantenerse muy hidratada. Así mismo es recomendable eliminar el consumo de alcohol, aunque este sea de manera moderada ya que eleva el riesgo de aborto e impacta el desarrollo cerebral del bebé; además debes evitar algunos tipos de pescados, como el enlatado y el crudo, ya que tienen un alto contenido de mercurio y puede perjudicar el sistema nervioso del bebé.

Por otra parte en el primer trimestre de embarazo, se debe evitar el consumo de café, ya que está vinculado a un mayor riesgo de aborto, peor para el resto de la gestación puedes beber entre una a dos tacitas, ya que el bebé puede mostrar síntomas de abstinencias, como nerviosismo luego de nacer.

Si durante toda tu vida tuviste restricción de algunos alimentos y no sabes cómo actuar durante el embarazo, debes consultar a tu médico de confianza. Algunas mujeres adoptan una dieta vegana, ya que esta proveen a la madre y al bebé la nutrición necesaria, caso contrario a lo que sucede en una con alto contenido proteico, ya que no son muy seguras durante el embarazo.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top