"El polen también aparece fuera del periodo de floración", afirman científicos que estudian su dispersión a largas distancias, un fenómeno de gran interés para la predicción de las alergias.

Investigadores de la Universidad de Extremadura, España, han comprobado que los niveles de polen de ciertas plantas, como las gramíneas o las cupresáceas, se pueden disparar antes o después del momento álgido de la floración. La “resuspensión” del polen y su dispersión a largas distancias están detrás de este fenómeno, de gran interés para predecir las alergias.

“Por supuesto que existe una relación muy estrecha entre el momento de la liberación del polen de las plantas y los datos que recogen los captadores usados para cuantificar los granos, pero no siempre es así”, explica Rafael Tormo, botánico de la Universidad de Extremadura y coautor de la investigación. 
  
Su equipo ha detectado retrasos o anticipaciones de hasta una semana entre la presencia de polen en el aire de especies alergénicas de gramíneas (hierbas de géneros como Poa, Agrostis, Bromus o Avena) y de cupresáceas (cipreses y arizónicas) respecto a los de su época de floración.

Según el estudio, que publica el International Journal of Biometeorology, estas diferencias probablemente se deban al fenómeno de la “resuspensión” de los granos, favorecida por el viento y por el transporte desde fuentes de polen distantes.

Para realizar el trabajo, los científicos midieron desde 2007 las concentraciones de polen con un captador aerobiológico. El equipo también se ha desplazado a los parques y campos de los alrededores de la ciudad para verificar in situ el desprendimiento de polen en las plantas, mediante la agitación de las inflorescencias y los conos masculinos.

“La observación directa supone una herramienta muy útil para conocer qué plantas están en flor y evaluar su abundancia, lo que facilita una valiosa información complementaria a los datos de los captadores”, destaca Tormo.

A pesar de los datos de gramíneas y cipreses, los resultados del estudio confirman que para la mayoría de especies arbóreas (encinas, alcornoques, olivos, y plátanos de sombra), así como para las herbáceas como los plantagos, coincide el periodo de floración con los registros de los captadores.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top