¿Por qué tienen celulitis las mujeres ? Es una pregunta que seguramente nos hacemos todos los días, ya que no importa la edad o el peso, simplemente aparece, principalmente en las piernas y los glúteos.

La paniculopatía edemato-fibroesclerótica  o mejor conocida como  “celulitis” o “piel de naranja”, es una enfermedad metabólica que afecta entre el 85 y el 98% de las mujeres. Se caracteriza por cambios funcionales y fisiológicos del tejido conjuntivo (tejido fibroso) junto con trastornos circulatorios e hipertrofismo de las células adiposas.

Este problema incluye siempre un componente lipídico, vascular y otro conectivo (elementos que forman al tejido celulítico)

Por esto aparece la celulitis…

1. Herencia. Si tus padres tienen trastornos circulatorios y/o de postura, lo más seguro es que también los desarrolles.

2. Etapas de la vida. Existen diferentes periodos en donde es más fácil que se desarrolle este problema como pubertad, embarazo y posparto, menopausia, hiperestrogerismo, hiperinsulinismo e hipotiroidismo.

3. Hábitos. Tienen que ver con los errores de comportamiento y la carencia de hábitos higiénicos y dietéticos, como la alimentación desequilibrada, sedentarismo y tabaquismo.

Las fases de la celulitis

1. Edematosa: Es la fase subclínica en la que se encuentran pocos signos: pesadez de piernas, aumento de pastosidad, disminución de elasticidad y áreas hipotérmicas. A estas alturas se puede revertir.

2. Edematofibrosa: Se agudiza el desequilibrio hemodinámico. Este edema empuja las fibras conjuntivas y rechaza los elementos nerviosos, lo cual puede producir un cierto dolor. Se observa mayor pastosidad de la piel, disminución de la elasticidad de la misma. También es reversible.

3. Fase fibroesclerótica: Se forman la formación de abultamientos o micronódulos, Se registra una reducción de colágeno y existe un aumento de dolor en la zona. En esta fase se hace más difícilmente reversible.

4. Fase Esclerótica: Se produce una alteración nutricional de los elementos del tejido conjuntivo debido a la compresión de vasos y nervios. La presión es tal que es definitiva la compresión de vasos y terminaciones nerviosas produciendo dolor espontáneo. Los cambios son irreversibles.

Identifica en qué fase te encuentras, de esta forma será más fácil encontrar el tratamiento que necesitas.

Opciones para combatirla

El tratamiento más popular actualmente es el de “ondas de choque/ondas acústicas”: 

Producen una hipervascularización de la zona a tratada para provocar una descompresión de las células celulíticas, lo que favorece una pérdida de circunferencia y centímetros del área. 

Pero hay muchos tratamientos que puedes probar. Te los explicamos en más detalle en este artículo.

No olvides combinar el tratamiento con una alimentación baja en grasas y la práctica de ejercicio, que mejore tu circulación sanguínea. ¡Inténtalo y luce una piel más limpia!
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top