El fin definitivo de tu ciclo menstrual, conocido como menopausia, no siempre llega solo. Además de que podría afectarte emocionalmente, también tu cuerpo podría sentir síntomas molestos como oleadas de calor y sudores nocturnos. Si te interesa saber si hay opciones de tratamiento para aliviar estas molestias, no dejes de leer.

La menopausia es el fin de la vida reproductiva de la mujer. Cerca de los 40 años, cuando tus períodos empiezan a ser irregulares, tu cuerpo podría empezar a experimentar otros cambios que anteceden a la menopausia. A este período se le llama perimenopausia. Cuando ya tu período cesa definitivamente, que por lo general ocurre alrededor de los 51 años, empieza la fase conocida como menopausia.

Este momento de la vida puede no venir solo. Muchas mujeres se quejan de síntomas molestos como oleadas de calor súbito (bochornos, sofocos o calores), sudores nocturnos, falta de deseo sexual, dolor durante las relaciones sexuales, irritabilidad y problemas para dormir. Sin duda alguna, los cambios hormonales que suceden debido a la disminución de los estrógenos y la progesterona son los responsables de estas molestias que pueden ser leves o graves, si es que afectan de manera importante tu vida cotidiana.

Hasta hace pocos años, la recomendación para aliviar los síntomas como las oleadas de calor repentinas, por ejemplo, era por medio de suplementos hormonales. Sin embargo, la terapia con hormonas, como popularmente se conoce a este tratamiento, dejó de ser popular cuando se encontró una asociación entre la terapia con estrógenos y progesterona y un mayor riesgo de infarto, coágulos de sangre y cáncer del seno.

No obstante, estudios más recientes sugieren que la terapia hormonal es relativamente segura para las mujeres jóvenes que la empiezan a tomar una vez aparece la menopausia.

De acuerdo a la guía actualizada escrita por el Colegio Americano de Ginecólogos y 
Obstetras, las mujeres que sufren de oleadas de calor o bochornos y otros molestos síntomas de la menopausia, cuentan con otras opciones para disminuir los síntomas.

Estos nuevos lineamientos, publicados en la edición de enero este año de la revista Obstetrics and Gynecology revive los viejos consejos para combatir de forma efectiva las oleadas repentinas de calor: recibir terapia hormonal con estrógenos o una combinación de estrógenos y progesterona.

Muchas mujeres y varios especialistas ahora tienen mayor precaución antes de considerar la terapia hormonal debido a sus riesgos, y consideran la importancia de utilizar la dosis de hormonas en la cantidad más baja. Según los autores de la nueva guía, una cantidad pequeña podría sería efectiva para aliviar los síntomas. Se sabe que las hormonas siguen siendo la forma más efectiva de tratar  los síntomas de la menopausia

Así mismo, presentaron evidencias muy extensas de que algunos antidepresivos pueden ayudar a disminuir los síntomas. En concreto, algunos estudios demuestran que dosis mínimas de antidepresivos como venlafaxina (Effexor) y fluoxetina (Prozac) han ayudado a reducir las oleadas de calor en algunas mujeres. Hasta ahora, sólo un medicamento no hormonal, de tipo antidepresivo, ha sido aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) para el tratamiento de las oleadas de calor o bochornos. Se trata de la paroxetina.

Si eres parte del 50 a 82 por ciento de las mujeres que sufren de oleadas de calor, calores o bochornos repentinos durante la menopausia y años después, así como de sudores nocturnos, quizás puedes consultar acerca de estas opciones con tu médico. La severidad de estos sudores y calores podría afectar tu vida cotidiana al punto de impedirte dormir bien y llevar una vida sexual feliz.

De cualquier modo, los antecedentes de cada mujer son diferentes, y es importante analizar y poner en la balanza las ventajas y los riesgos que puede traer un tratamiento para aliviar los síntomas de la menopausia en cada caso.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top