En el país donde se repite incasablemente la frase ‘Pura Vida’ y predomina el color de la esperanza, se habló de cáncer. En julio de este año, el laboratorio Roche realizó el Foro de Periodismo de Salud en San José (Costa Rica) para hablar sobre la enfermedad que el año pasado acabó con la vida de 8,9 millones de personas, número equivalente a la población de Bolivia el año 2001.
El doctor Daniel Ciriano, director médico de Roche para Latinoamérica, conversó con EL DEBER sobre el futuro de la enfermedad. ¿Su objetivo inicial? Que la gente pueda convivir con el cáncer como una enfermedad crónica manteniendo una buena calidad de vida.
¿Qué es lo más avanzado que hay en tratamientos contra el cáncer?

Hay tres épocas en lo que es el tratamiento oncológico. La quimioterapia convencional, que todo el mundo recuerda porque los efectos del propio tratamiento eran muy devastadores. Los efectos colaterales, como la caída del pelo, los trastornos gastrointestinales y la debilidad general, eran muy fuertes. En una segunda etapa, a finales del siglo pasado, surgieron las terapias orientadas a los blancos biológicos, es decir las características particulares de las células tumorales y que solo ataca a ellas. La tercera etapa, a la que estamos entrando ahora, es la inmunoterapia. Tiene como base modificar con medicamentos la forma en la que el propio sistema inmunológico, que es la fuente de defensa del organismo, se refuerza para defenderse de las células tumorales.

¿Qué limitaciones tiene?
No todos los pacientes responden al tratamiento, depende del tipo de tumor, de la localización y de la biología tumoral. Pero (los pacientes que responden) viven más tiempo con una buena calidad de vida y sin recaídas, acercándose a lo que nosotros tenemos como objetivo con el cáncer que es transformarlo inicialmente en una enfermedad crónica bien tolerada por los pacientes.
¿Tiene efectos secundarios como la quimioterapia?Existen también pero son menores, más limitados y pueden ser graves en un porcentaje muy pequeño de pacientes. Por lo general, son medicamentos bien tolerados que permiten que los pacientes tengan una vida de calidad muy aceptable.


¿Se cae el pelo?
No, actúa por un mecanismo diferente. No tiene los efectos gastrointestinales, de piel ni de pelo que tienen las quimioterapias convencionales.

¿En qué tipo de cánceres se ha aplicado?
Melanomas, que es cáncer de piel; para el tratamiento de cáncer de vejiga y de pulmón. Por el mecanismo de acción pueden brindar beneficios en diferentes tipos de tumores sólidos y hematológicos. En el futuro vamos a tener más claridad sobre cuáles son los tipos de tumores que pueden ser tratados con inmunoterapia.
¿Cree que algún día se podrá curar el cáncer?

No podemos hablar de la cura del cáncer, porque no es una sola enfermedad sino más de 250 tipos de enfermedades. Si bien frente a un diagnóstico temprano y tratamiento precoz se puede hablar de curación, todavía es un desafío para los que trabajamos en investigación en oncología la posibilidad de curar todos los tipos de cánceres.
¿En qué países ya se aplica la inmunoterapia?
Recién está apareciendo en Europa, Estados Unidos y algunos países de América Latina. El tema de aplicarlo no depende a veces del país en sí mismo sino de las autoridades regulatorias que evalúen y aprueben los productos.
¿Cuál es el procedimiento que se debe seguir para que esta terapia se pueda aplicar en otros países?En algunos países de América Latina se han hecho esfuerzos para dar más recursos al área de salud y por supuesto queda mucho por hacer, porque la innovación científica va más rápido de lo que son las mejoras de los sistemas de salud de los países.
Claramente, es necesario contar con especialistas bien formados, es importante tener centros hospitalarios capaces de manejar la complejidad de este tipo de tratamientos, hay que tener salas donde se puedan infundir estos medicamentos y el sistema de salud debe estar preparado para incorporar la innovación en lo más breve posible
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top