Es empleada por el hombre desde hace miles de años, y no sin motivo, ya que tiene múltiples cualidades, tanto nutricionales como terapéuticas. Es más sana que el azúcar refinado, es sedante, emoliente, antiséptica, fácil de asimilar, suavizante y energética. Su sabor único y distintivo la convierte en el "néctar de los dioses".

La miel es un producto elaborado por las abejas a base del néctar de las plantas y una mezcla de agua y dos azúcares simples: glucosa y fructosa. Cuanta más fructosa tenga la miel de color más claro será.

La miel aporta hidratos de carbono simples, y se la considera una opción edulcorante más saludable que el azúcar blanco refinado. Otra ventaja de la miel sobre el azúcar es que aporta menos calorías: cada 100 gramos de producto su valor calórico es de 288, mientras que el azúcar contiene 394 calorías por la misma cantidad.

 El sabor de la miel puede cambiar según el tipo de abejas que la elabore y de las flores que se hayan servido. Una de las más suaves y sabrosas es la de las acacias.

A la miel también se le han atribuido, desde civilizaciones antiguas, varias propiedades curativas: entre las que se encuentran antisépticas, tonificantes, calmantes, diuréticas y laxantes. Todavía hoy en día, este edulcorante natural conserva su fama como remedio para las enfermedades respiratorias.

La miel y sus beneficios

La miel, o como también es conocida desde el antiguo Egipto, “Néctar de los Dioses”, es empleada por el hombre desde hace miles de años, y no sin motivo, ya que tiene múltiples beneficios, tanto nutricionales como terapéuticos:

-Es un alimento de fácil asimilación ya que está compuesto por hidratos de carbono de cadenas cortas. Además, facilita la digestión.

-Regulariza el funcionamiento intestinal, por lo que es recomendada en casos de estreñimiento.

-Así también, y ante cuadros de diarreas causadas por E. Colli, u otras bacterias, la miel ayuda a controlarlos y a normalizarse.

-En casos de tos, ayuda a calmar los accesos y suaviza la garganta.

-Tiene propiedades sedantes, favorece la absorción de triptofano (precursor de la serotonina 
 la hormona del bienestar-).

-Es anti-hemorrágica, antianémica, antiséptica, emoliente, antitóxica y febrífuga -antifebril-.

-Posee una acción curativa sobre las heridas.

-Favorece la formación de glóbulos rojos gracias al ácido fólico, y de anticuerpos debido a su contenido de vitamina C, magnesio, cobre y zinc.

-También se la considera buena para mejorar el rendimiento físico.

-Se la emplea en casos de faringitis, laringitis, rinitis, gripes y gastritis, entre otros trastornos.

-La miel también es considerada protectora del corazón y del hígado.

-Otro beneficio de la miel es su acción anti radicales libres, por tal motivo, también se ha convertido en uno de los ingredientes naturales preferidos para la realización de mascarillas faciales anti envejecimiento.

Sin embargo, debemos hacer las siguientes aclaraciones con respecto al “Néctar de los Dioses”:

-Si se es diabético, su consumo no es recomendable.

-Tampoco se aconseja dar a menores de 1 año.

-Los alérgicos al polen también deberían mantenerse alejados de la miel.

-Y, finalmente, si estás haciendo régimen para adelgazar, no olvides que su aporte calórico es importante: cada 100 gramos de producto, 325 calorías aproximadamente.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top