El humo del cigarrillo provoca en los niños problemas de salud mental.

Según un estudio del University Colleg, los niños que respiran humo de segunda mano están más propensos a presentar mala conducta y trastornos como la hiperactividad.

La investigación se basó en el seguimiento de 901 niños británicos no fumadores, entre 4 y 8 años de edad, y la medición de niveles de un subproducto del humo del cigarrillo en la saliva para evaluar la exposición.

Según la investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, cuanto mayor era la exposición del niño al humo de segunda mano, peor era su salud mental; evidenciada particularmente en hiperactividad y trastornos de conducta. Estos resultados se mantuvieron pese a tener otros factores que afectarían la salud mental.

Para el doctor Mark Hamer, director del estudio, pese a los resultados, aún existen dudas sobre si el humo del tabaco realmente perjudica el cerebro de los niños, o si algo más entra en juego, por lo que se necesita mayor investigación.


* Mientras sigue ésta investigación, deberíamos reflexionar a cerca de la salud de nuestras futuras generaciones, la de los hijos del mañana ... y pensar una vez a conciencia de lo que se perjudica al fumar, no solo la salud propia, y la de nuestros semejantes, sino hasta la de hijos no nacidos aún. Veo con tristeza, a chicas jóvenes, que no les importa ni su salud, menos la de los hijos que esperan, o que vendrán, y fuman sin piedad. Está comprobado científicamente que si contaminamos nuestro organismo desde temprana edad, con el cigarrillo, el acohol, u otras cosas, los que sufrirán aparte de nosotros, son los hijos por venir, quienes asimilarán genéticamente, los excesos de vicios, y como consecuencia nacerán con enfermedades graves del tipo respiratorio.

 Una amiga personal, lloraba angustiada y arrepentida por haber fumado durante el embarazo, y continuar haciedoló luego de tener a su hija: Tiene 4 años la niña, un pulmón perforado, y se debe según el especialista, a aspirar el humo del cigarrillo de su madre. Lamentable, no?

Por todo eso, amigos, hay que pensar detenidamente por fín, si es conveniente seguir fumando. Si amas la vida de los tuyos, la de los demás, la tuya, NO FUMES!! *


Comparte este artículo con tus amigos
 
Top