Aquí te definimos el rol y funcionamiento del colesterol y su regulación para que aprendas a cuidarte de mejor manera.
La genética y la dieta juegan un papel principal en los niveles de LDL, el denominado “colesterol malo”. El consumo de alimentos que tienen niveles elevados de colesterol y grasas saturadas, aumentan los niveles de LDL en sangre.

¿Que es el colesterol?

El colesterol, es una grasa o lípido natural. Es un componente esencial de ciertas hormonas, estructuras corporales y ácidos digestivos. El colesterol es producido por el hígado y por los alimentos que ingerimos.

La grasa saturada tiende aumentar el colesterol en la sangre. Los alimentos altos en grasa saturada incluyen las carnes grasas y los productos lácteos de leche entera. El aceite de vegetal hidrogenado, el aceite de coco, el aceite de grano de palma, el aceite de palma y la mantequilla de cacao también son altos en grasa saturada. Se encuentran comúnmente en los productos horneados comerciales, en los alimentos procesados y en las cremeras no lácteas.
Aunque los productos hechos con tales ingredientes pueden clasificarse como “Libre de colesterol” [“Cholesterol Free”] o “Hecho con 100 por ciento aceite de vegetal,” [“Made With 100 Per Cent Vegetable Oil”] los consumidores deben estar conscientes de que la presencia de grasa saturada puede afectar al colesterol en la sangre negativamente.

Colesterol también se encuentra naturalmente en ciertos alimentos, incluyendo la carne de ganado [carnes rojas] (particularmente el hígado y otras carnes de órgano). También se encuentra en los productos lácteos de leche entera. La yema del huevo (las claras son libres de colesterol) contienen la concentración más alta de colesterol que cualquier otro alimento: la yema de un huevo Grado A contiene 71 por ciento de la ingesta diaria de colesterol recomendada para un persona, que es 300 mg al día.

Algunos moluscos y crustáceos -langosta, cangrejos de mar y camarones- también son altos en colesterol; sin embargo, también son muy bajos en grasa saturada. Consumidores conscientes deben leer las etiquetas de los productos y comprar artículos que son hechos con aceite no saturado (aceite de safflower, girasol, maíz, soya y semilla de algodón) o con aceite mono no saturado (aceites de olivo, maní y canola). Las grasas tanto no saturadas como mono no saturadas tienden a bajar el colesterol en la sangre.

La grasa saturada debe representar no más de 10% de la ingesta total de grasa.
La ingesta total de grasas debe representar no más de 30 por ciento de la ingesta calórica total. Actualmente, el estadounidense ordinario consigue 37 por ciento de sus calorías de la grasa, de la cual 13 por ciento es saturada.

¿Cuál es la diferencia entre el colesterol “bueno” y el “malo”?

Estos términos a veces se emplean para describir la lipoproteína de alta densidad (HDL) [high density lipoprotein] y la lipoproteína de baja densidad (LDL) [low density lipoprotein], que son tipos de moléculas proteicas que llevan el colesterol a través de todo el cuerpo. El LDL se denomina “malo” porque deposita el colesterol en las arterias coronarias, aumentando el riesgo para la cardiopatía coronaria. El HDL se considera “bueno” porque elimina el colesterol de la circulación sanguínea, en realidad reduciendo el riesgo.

¿Con qué frecuencia debo probar mi nivel de colesterol?

Hay un conflicto de opiniones sobre con qué frecuencia el colesterol debe ser probado.

Su médico de atención primaria puede darle más información. El Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol recomienda la prueba de colesterol para todos los adultos 20 años de edad y mayores. Si el nivel es menos de 200 mg/dl, la próxima prueba debe ser en cinco años. Si la persona prueba entre 200 y 239 y no tiene cardiopatía coronaria o dos factores de riesgo de la enfermedad, orientación alimenticia y pruebas de colesterol anuales se recomiendan. Si la persona prueba 240 o más y tiene cardiopatía coronaria o dos factores de riesgo de la enfermedad, un análisis lipoproteico (descomposición de los niveles de HDL y LDL) se recomienda.

¿Qué son triglicéridos?

Los triglicéridos, un tipo de grasa que se transporta en todo el cuerpo por las lipoproteínas de densidad muy baja (colesterol de LDL), son empleados por el cuerpo como energía. El hígado produce los triglicéridos y convierte algunos en colesterol. Las grasas saturadas, las no saturadas y las mono no saturadas son todas tipos de triglicéridos.

Una concentración persistentemente alta de triglicéridos en la sangre puede agregar al riesgo para la cardiopatía coronaria, especialmente si el colesterol está elevado u otros factores de riesgo para cardiopatías coronarias están presentes.

¿Si mi nivel de colesterol es alto, cómo puedo reducirlo?

Si su médico le recomienda que usted reduzca su nivel de colesterol, inicialmente puede darle normas alimenticias y de ejercicio, lo cual puede o no ser dirigido hacia una pérdida de peso. Si después de seguir las normas cuidadosamente su nivel de colesterol no ha alcanzado la meta deseada, su médico puede prescribirle medicación.

¿Que dieta se debe seguir?

La mayoría de las personas pueden reducir el nivel de colesterol alto en un 15 a 20% mediante la reducción de la ingesta alimentaria de los alimentos ricos en colesterol y altos en grasa saturada, según el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre. Las alternativas más saludables a los alimentos altos en colesterol y/o grasa saturada incluyen pescados, aves de corral, productos lácteos de bajo contenido de grasa [low-fat], frutas y vegetales. Las grasas no saturadas, que contienen ácidos adípicos Omega-3 y Omega-6 y grasas mono no saturadas son un buen sustituto para las grasas saturadas porque se piensan reducir el colesterol de LDL (malo). Los alimentos altos en grasa no saturada incluyen pescados y aceites de vegetales (de safflower, girasol, maíz, soya y semilla de algodón). Las grasas mono no saturadas incluyen los aceites de olivo, de maní y de canola.

Los suplementos de aceite de pescado, que se venden sin una prescripción, pueden reducir el nivel de colesterol, probablemente debido a su contenido alto de ácidos adípicos no saturados Omega-3. Dado que no bien se comprenden los efectos de los suplementos de aceite de pescado sobre el colesterol y sobre otros sistemas corporales, muchos médicos no apoyan estos productos. En cambio recomiendan que el paciente sencillamente agregue más pescado a su dieta. El salmón Chinook, las caballas, bluefin, los atunes, el halibut, el arenque y las anchoas de banco son particularmente altos en ácidos adípicos de Omega-3.

La comunidad médica también ha estado investigando la capacidad de reducir colesterol de la fibra soluble, un componente de muchos alimentos de plantas. Una correlación indiscutible no ha sido establecida, pero actualmente, el peso de la evidencia indica que el agregar alimentos altos en fibra soluble a la dieta puede ayudar a bajar el colesterol, en particular cuando las ingestas de grasas saturadas y de colesterol se bajan simultáneamente. Treinta y cinco gramos de afrecho de avena agregados diariamente a la dieta de sujetos de estudios ha mostrado reducir el nivel de colesterol.

El afrecho de avena, el afrecho de arroz y el plantago psyllium, un grano del Oriente que por mucho tiempo ha sido agregado a los laxantes, actualmente se están agregando a muchos productos alimentarios porque son particularmente altos en fibra soluble. Otras fuentes de fibra soluble incluyen frutas (plátanos, naranjas, manzanas, toronjas, uvas, ciruelas, fresas), frijoles (negros, judías), guisantes (secos, partidos, garbanzos) y otros vegetales (zanahorias, calabazas, batatas, coliflor y frijol verde).
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top