Muchas embarazadas sienten que su panza crece tanto que les parece imposible que aún pueda aumentar aún más en lo que queda del embarazo. Al mismo tiempo, no falta oportunidad para recibir todo tipo de pareceres de gente que cree hacer adivinación haciendo una lectura de la panza. Muchos de ellos afirman que se puede adivinar el sexo e incluso la fecha de nacimiento del bebé con sólo mirar las dimensiones, la forma o la posición del abdomen.

Estas creencias suelen comenzar a partir de los cuatro meses de embarazo y continúan hasta el final del mismo si es que una ecografia no resuelve antes semejante misterio. Pero como sucede con este tipo de resultados bivalentes, resultará que la mitad de estos adivinos acertarán.

Aún así, estos mitos todavía llegan a menudo a las consultas médicas pero no tienen ninguna validez. Su éxito radica en que siempre existe un 50% de probabilidades de que se cumpla su vaticinio.

También son habituales las dudas sobre por qué ciertas panzas parecen crecer mucho más que otras y esto se debe a que cada embarazo es único.  La apariencia del abdomen de una embarazada depende de múltiples factores que interactúan mutuamente.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top