Tiene una cabeza colosal, varios pezones, carece de cuello y sus pies parecen haber estado toda la vida en zapatos de tacón. Se llama Graham, y es el único ser capaz de sobrevivir a un accidente de tráfico.

También es último ingenio de la organización australiana Transport Accident Commission (TAC), que ha decidido crear este curioso espécimen para concienciar a la población sobre los peligros de la carretera.

La «madre» de Graham ha sido la escultora Patricia Piccinini, que ha decidido colaborar con el gobierno del Estado de Victoria para realizar esta inusual campaña vial. A su lado han estado todo un equipo de investigadores y expertos en accidentes de tráfico y un cirujano.

 

Para su realización, los creadores han utilizado silicona, fibra de vidrio, resina y cabello humano. «Escuché realmente e interioricé su ciencia y luego me acerqué a él de una forma creativa y emocional», comentó

Piccinini a medios estadounidenses. De entre todas sus particularidades, son los ojos, según ella, los órganos que son capaces de conectar y empatizar con las personas.


VIDEO


video



La organización ha explicado que Graham ha sido diseñado para mostrar la vulnerabilidad de las personas cuando sufren un accidente.

La falta de cuello le exime de sufrir una lesión en esta zona o una fractura en la columna cervical, una de las más peligrosas y comunes a la hora de chocar con un vehículo; mientras que los pliegues de sus costillas le ayudan a proteger el corazón.



Comparte este artículo con tus amigos
 
Top