Solemos pensar, porque las autoridades alimentarias están detrás, que los alimentos que ingieren nuestros hijos, y que nosotros comemos, son seguros. Sin embargo, en ocasiones no es así: lotes de alimentos que deben ser retirados por estar contaminados (lo que ha pasado con las alubias y el botulismo es increíble), alimentos que se demuestran dañinos y, a veces, el envase en el que vienen, que podría no ser el adecuado.

Esto es lo que ha denunciado la agencia independiente de seguridad alimentaria alemana Foodwatch, al analizar 20 tipos de diferentes de alimentos, que tres de ellos tienen en el envoltorio sustancias que podrían ser cancerígenas y que, por contaminación, pueden encontrarse también en el chocolate.

Hidrocarburos en el envoltorio

Así lo explica el diario alemán The Local, al afirmar que la agencia independiente de seguridad alimentaria alemana Foodwatch ha encontrado hidrocarburos aromáticos de aceites minerales (MOAH) en productos de las marcas Kinder, Lindt y Rübezahl.

Esas sustancias son consideradas potencialmente cancerígenas y pueden provocar mutaciones del genoma. Por eso han emitido un informe con esta información para hacer llegar a la población la recomendación de que no consuman esos productos concretos.
Dichos hidrocarburos provienen del refinamiento del petróleo y, pese a que forman parte de los envoltorios, el chocolate puede quedar contaminado y pueden llegar a ser consumidos.
 
Los productos en los que los encontraron son: las barritas Kinder Riegel, de Ferrero; Fioretto Nougat Minis, de Lindt; y Sun Rice Classic schoko Happen, de la marca Rübezahl.

Pero las marcas dicen que no hay peligro

Sin embargo, a pesar del informe de Foodwatch, en que instaron a las marcas a que retiraran estos productos, los fabricantes niegan que exista dicho problema y ni retirarán del mercado los comestibles afectados ni informarán a la población del riesgo.

Por su parte, la Asociación de Confitería Alemana ha intervenido en el caso para afirmar que los niveles de hidrocarburos detectados pueden ser consumidos sin preocupación por los compradores.

¿Qué son los MOAH?

Tal y como explica el Parlamente Europeo, los MOAH son hidrocarburos aromáticos de aceites minerales que tienen un comportamiento mutágeno capaz de influir en el sistema hormonal, por lo que se consideran peligrosos para la salud.

Por su riesgo el mismo parlamento europeo pidió en marzo de este año que hubiera "tolerancia cero con respecto a los MOAH".

Así que ahora son los padres los que tienen que decidir si comprar o no estos chocolates, porque mientras unos aseguran que los niveles de hidrocarburos son "inaceptables para el consumo", los otros dicen que no pasa nada, que los podemos comer.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top