Después de más de 20 años de investigaciones y experimentos en animales, el investigador químico-botánico Miguel Tárraga afirmó ayer que descubrió la cura contra el cáncer. Tres pacientes que padecían la enfermedad dijeron estar “totalmente curados” con la fórmula.
La impotencia de no tener una cura contra el cáncer y salvar de la muerte a dos de sus familiares (madre y hermano mayor) empujó a Tárraga a buscar en las plantas una medicina. Tras años de estudios y aprendizaje empírico descubrió ciertas propiedades de la savia de algunas plantas, que combinó con la sábila.

“Examiné las propiedades curativas de la sábila (aloe vera) y otras plantas medicinales; elaboré productos y comencé a realizar pruebas en animales enfermos (ratones) con buen resultado. Fueron 27 años de trabajo y pasé a tratar a pacientes con cáncer desahuciados y de escasos recursos con rotundo éxito”, indicó.

El primer paciente de Tárraga fue un niño de cuatro años, de Villa Montes, quien padecía de higroma quístico (anomalía congénita de protuberancias anormales que aparecen en el cuello o cabeza del bebé); los médicos del hospital Japonés de Santa Cruz lo intervinieron, pero no lograron nada hasta que lo trató el médico naturista. “Hoy está en un 99% curado”, señaló. Al igual que el pequeño, otros 202 pacientes fueron o están en tratamiento en Tarija y La Paz para curarse de cualquier tipo de cáncer.

Tres de los pacientes hablaron con La Razón y mostraron exámenes de laboratorio que especifican el tipo de cáncer que padecían. Manifestaron que fueron sometidos a quimioterapias o radioterapias sin ningún buen resultado. Ayer, los tres expresaron que después de ser desahuciados hoy están “muy saludables”.

El director de Medicina Tradicional del Ministerio de Salud, Víctor Chojyore, que también escuchó los testimonios, dijo que conoce y hace un seguimiento al trabajo de Tárraga; luego anunció que informará a la autoridad para apoyar en lo que se requiera. “Esperamos que el mundo entero se entere de este gran descubrimiento. Estoy realizando un seguimiento a todo su trabajo y no es un fraude, los testimonios son verídicos”.

El investigador llegó por primera vez a La Paz en octubre de 2015, para pedir al presidente Evo Morales ayuda y así patentar el producto que elaboró, pero la carta de audiencia fue derivada a la ministra de Salud, Ariana Campero, quien a su vez la delegó a un subalterno. “Volví porque tenía la esperanza de tener una respuesta favorable, como no la tengo, voy a buscar otro tipo de apoyo, porque necesito que se patente este medicamento y hacer una fundación para atender y curar de forma gratuita a la gente que tiene cáncer”.

Datos de médico empírico

Familia

Nació en el seno de la familia Tárraga Ruiz, en la población potosina de Villazón. Eran cinco hermanos, el mayor, Wilson, murió por cáncer de hígado, luego falleció su madre de cáncer de huesos.

Estudios

Estudió Ingeniería Química en la Universidad San Francisco Xavier, luego se capacitó empíricamente, con los libros de sus hermanos médicos, en botánica, medicina, laboratorio y  medicina naturista. Vive en Villa Montes.

Relato de pacientes tratados en La Paz

No tenía esperanza, Estoy curado: Miguel Estrada tenía un tumor en el cuello

“En Argentina detectaron que tenía un tumor en la garganta y que debía estar con radio y quimioterapias. Regresé al país sin esperanzas, pero mi familia ubicó al doctor. Estoy curado”.

Los médicos me desahuciaron: Elena Hurtado padecía cáncer de ovario

“Después de años de dolor, en 2015 me detectaron cáncer de ovario; tuve seis quimioterapias, luego los médicos me desahuciaron. Por el doctor Miguel estoy viva y muy sana”.

En una semana me puse mejor: A Amio Salas le detectaron cáncer de hígado
“El año pasado me sometieron a varias cirugías, pero seguía mal y con dolor; los médicos me dijeron que no había cura, pero me atendió el doctor y en una semana me puse mejor”.
Fuente :EFE

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top