A fin de generar una prueba no invasiva de medición de glucosa en sangre, investigadores del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (CIDETEQ), en Querétaro, desarrollan un método que utiliza las propiedades eléctricas de la piel para medir los niveles de azúcar sanguínea.

Este método se basa en una técnica electroquímica llamada espectroscopía de impedancia, que permite determinar las propiedades eléctricas de la piel, detalló René Antaño López, investigador del CIDETEQ en el área de Procesos Electroquímicos y Tratamiento de Superficies durante el 12º Congreso Internacional de Ingeniería, que fue organizado por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

El grupo de Procesos Electroquímicos y Tratamiento de Superficies del CIDETEQ está integrado también por Erika Vargas, Luis Alberto Arroyo, Roxana Larios, Aarón Rodríguez, además de voluntarios del programa de verano. Estamos estudiando una posible correlación entre estos parámetros, lo que permitiría calcular el nivel de glucosa a través de mediciones eléctricas como un método mucho menos agresivo, en especial para los pacientes que requieren un monitoreo constante de estos niveles en su sangre”, señaló el experto.

Antaño López explicó que este método consiste en colocar dos electrodos sobre la piel del paciente. Posteriormente, se aplica una pequeña perturbación de voltaje de aproximadamente 10 milivoltios. La medida, dijo, se lleva a cabo en respuesta a esta corriente eléctrica.

La medición de esta respuesta a diferentes frecuencias de perturbación nos permite calcular lo que llamamos un espectro de impedancia que hace posible obtener propiedades eléctricas de la piel. El método se encuentra en la fase de obtener la correlación entre las propiedades eléctricas de la piel y los niveles de glucosa, y para esto estamos utilizando un glucómetro; hasta ahora hemos obtenido resultados muy alentadores; sin embargo, todavía es importante optimizar el método”, apuntó.

La siguiente etapa del proyecto, realizado en colaboración con la Facultad de Medicina de la UAQ, consistirá en la fabricación de un prototipo, por lo que el Centro de Investigación en Matemáticas (CIMAT) se unirá al equipo.

El especialista dijo que en la siguiente etapa, trabajarán en la validación de la correlación y el desarrollo de un prototipo de dispositivo portátil que permita hacer mediciones de campo.

En cuanto a los ensayos clínicos “tenemos un equipo de doctores de la Facultad de Medicina de la UAQ, que es nuestra contraparte porque nosotros desarrollamos la parte tecnológica y la metodología basada en las mediciones que hacemos para hacer las electroquímicas que, en este caso, están aplicadas a los pacientes que han sido sujetos a este estudio”, concluyó.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top