Características Principales.


En la respuesta inmune innata hay un enfrentamiento directo e inmediato con una gran cantidad de patógenos. Es muy efectiva, pero con restricciones en su especificidad, ya que los fagocitos y otras células participantes, poseen un número limitado de receptores que reconocen estructuras compartidas por muchos microorganismos di- ferentes. 
La respuesta inmune adaptativa o específica, es diferente. En ella, participan los linfocitos B y T, que fabrican millones de inmunoglobulinas o de receptores celulares distintos, cada uno con la capacidad para reconocer específicamente a un patógeno o incluso, a sus diferentes estructuras. 
Los anticuerpos (Ac) o inmunoglobulinas (Ig) son moléculas glicoproteicas (90% polipéptidos, 10% carbohidra- tos) que tienen la capacidad de combinarse específicamente con un antígeno o un inmunógeno. Reciben también el nombre de: anticuerpos, gammaglobulinas (debido a su migración electroforética), antitoxinas, aglutininas o precipitinas (términos alusivos a su actividad).


Características particulares 






Características particulares 
 Ig A 


Protege en forma importante a los epitelios, es la inmu- noglobulina que más producen los tejidos linfoides submu- cosos y por consiguiente la que se encuentra en mayor con- centración en las secreciones. En ellas se encuentra como dímero o trímero. 
El dímero de IgA secretado por la célula plasmática es captado por las células epiteliales, éstas, al unirlo, le proporcionan una molécula pIgR (receptor para Ig poliméricas) que le da estabilidad y le permite cruzar en forma íntegra hasta llegar a la parte externa del epitelio, donde finalmente emerge unida a la pieza secretoria. 
IgD 
Esta molécula se encuentra en la superficie del linfocito B y es un marcador de su madurez. Actúa además como receptor de antígenos y transmisor de señales hacia el interior de la célula. 
Circula en cantidades muy pequeñas. 
Ig E 
Se encuentra en cantidades muy pequeñas en la circulación, pero tiene gran importancia por su participación en los trastor- nos alérgicos. Las células cebadas, basófilos y plaquetas tienen receptores para IgE, ésta se une a ellos y funciona como receptor del antígeno y/o del alérgeno. La unión Ag-IgE libera a los mediadores responsables de inflamación y alergia. 
Aumenta también, durante las invasiones parasitarias. 
IgG 
Es la que circula en mayor cantidad y la que más aumenta en una respuesta secundaria. 
Cruza la placenta ayudada por el receptor FcRn que expresan las células del trofoblasto, por lo que protege al infante al nacer y durante los primeros meses. Activa al com- plemento y favorece la fagocitosis (opsoniza). Neutraliza patógenos con gran efectividad. 
Se une a un gran número de células (cebada, macrófago, plaqueta, etcétera) que expresan receptores para ella, con la posibilidad de activarlas. 
Ig M 
Esta inmunoglobulina es la primera que aparece en la escala filogenética, la primera que se expresa en la superficie del lin- focito B y la que predomina en la respuesta inmune primaria. Por ser la de mayor tamaño (pentámero) puede unir varios antí- genos y es la principal activadora del complemento. 
Aplicaciones 
La capacidad de combinación específica con el antígeno y la capacidad inductora de la respuesta inmune de los anti- cuerpos, ha sido empleada para el desarrollo de vacunas y antitoxinas contra una serie de patógenos y sus derivados. También se ha utilizado en el tratamiento de enfermedades alérgicas y más recientemente, en enfermedades autoinmu- nes y cáncer, lo que ha motivado una investigación profun- da relacionada con la aplicación de los anticuerpos o sus componentes en estos padecimientos.

Fuente: http://medicinamnemotecnias.blogspot.com/2016/04/aprende-de-una-manera-facil-las.html
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top