Un grupo de científicos escoceses ha identificado un gen implicado en la susceptibilidad a padecer la enfermedad de Marek en pollos, así como el mecanismo de acción del virus, que inactiva los genes con efectos antitumorales. Su estudio permitirá conocer cómo se producen ciertos tipos de cáncer en personas.

Recientes hallazgos sobre la enfermedad de Marek podrían tener implicaciones fundamentales en la industria avícola, al posibilitar la producción de aves con mayor resistencia a la enfermedad, además de mejorar el conocimiento de algunos tipos de cánceres humanos.

Los científicos han analizado miles de genes para encontrar aquellos que juegan un papel importante en la enfermedad de Marek – una infección vírica que cuesta a la industria avícola mundial más de 1,4 billones de libras anuales.

La investigación se realizó en el Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo y en el Instituto de Salud Animal, y ambos recibieron financiación del Biotechnology and Biological Sciences Research Council (BBSRC). Se identificó un gen denominado IRG1 que hace a los pollos más susceptibles a la enfermedad. Se cree que este gen causa la muerte de las células, lo que puede llevar a enfermedades como el cáncer. Así mismo, los investigadores encontraron cómo el virus de la enfermedad de Marek puede estimular el crecimiento del tumor.

Las aves y los mamíferos, incluidos los seres humanos, tienen mecanismos antitumorales, uno de los cuales es controlado por un gen denominado HIC1. Este gen activa muchos otros que también tienen efectos antitumorales.

El virus de la enfermedad de Marek inactiva genes controlados por el HIC1, es decir, anula genes clave que normalmente bloquearían los tumores. Estos genes también están ligados a la lucha de tumores en humanos y el estudio podría ayudar a las investigaciones que se realizan para prevenir algunos tipos de cánceres en personas, que como la enfermedad de Marek, están causados por virus (por ejemplo, el virus del papiloma humano, que puede dar lugar a cáncer de cérvix y el sarcoma de Kaposi, que afecta a pacientes con VIH).

Según el Profesor Pete Kaiser, del Instituto Roslin, “la enfermedad de Marek es una enfermedad muy contagiosa y las aves son cada vez más resistentes a la vacunación. La identificación de un gen que incremente el riesgo de padecerla podría ayudar a producir aves menos susceptibles a la infección. Además, aprendiendo cómo los pollos afectados por esta enfermedad luchan contra la aparición de tumores, podremos entender más sobre cómo ciertos virus pueden producir cáncer en personas”.

Esta investigación se publica en un reciente número de la revista Journal of Virology 2016.







Fuente:EFE
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top