Morderse o comerse las uñas es una práctica muy común que afecta la apariencia de las manos, pero también puede provocar un desenlace fatal y te diremos por qué.
Es un caso reciente el de John Gardener, un hombre que tenía 40 años de edad y murió por una infección séptica que se extendió entre sus dedos y le causó un ataque al corazón.

Siempre sus uñas las tenía en mal estado pero llegó al límite que comenzaron a sangrar y fue al doctor, y se conviritió en una emergencia médica cuando le detectaron que había contraído una infección séptica, le propinaron antibióticos y luego le extrajeron las uñas.

Luego de la cirugía con signos de mejoras lamentablemente sufrió un ataque en su corazón y terminó muriendo a causa de la infección según dicen los doctores.

Fuente: EFE
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top