El limón, si bien es un fruto de sabor extremadamente ácido, son tantas sus propiedades que este pequeño defecto, se transforma en una virtud luego de conocer las ventajas nutritivas y curativas que aporta a nuestra salud. Hoy conoceremos la manera de usar la cáscara de limón para acabar con la inflamación.

Cuando notamos hinchazón en las piernas, significa que hay algo que no estamos haciendo bien, ya que nuestros tejidos están dañados o debilitados y por ello ocurre esa acumulación de líquido. Las toxinas se acumulan en nuestro revestimiento intestinal, causando enfermedades en el estómago y acidificando la sangre. Es aquí cuando buscamos un rápido remedio para sentirnos mejor, siendo cada vez más los que nos inclinamos por la medicina natural para calmar o prevenir dolencias. En este caso aprenderemos cómo utilizar la cáscara de limón para acabar con la inflamación.
El limón ocupa un primer lugar entre los frutos curativos, preventivos y de aporte vitamínico, transformándolo en el número uno de los eliminadores naturales de toxinas, además de ser un poderoso bactericida. Siendo el uso de la cáscara de limón para acabar con la inflamación uno de los usos más asombrosos.

Los aportes nutritivos del limón son: Vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, PP), gran cantidad de vitamina C, potasio, magnesio, calcio, fósforo, sodio, hierro, flúor, fibra, zinc, cobre, entre otros.
Los beneficios para la salud de los limones y jugo de limón son bastante conocidos. Generalmente exprimimos el jugo del limón y lanzamos a la basura su cáscara. ¿Pero sabías que la cáscara de limón contiene aún más nutrientes, vitaminas y beneficios para la salud que el jugo? Por ejemplo, la cáscara de limón para acabar con la inflamación de piernas es uno de los  remedios naturales más aconsejado.

Usos del limón contra enfermedades.

  • Ayuda en la absorción del hierro en la sangre, por ello refuerza los huesos, las articulaciones y previene la aparición del sangrado de las encías.
  • Refuerza el sistema inmunológico, ya que estimula los glóbulos blancos. Por ello previene los resfriados.
  • Ayuda a tener un aspecto externo más saludable ya que ayuda a mejorar la salud de la piel, las uñas y el cabello.
  • Es anti-oxidante y actúa como sustancia protectora. Ayuda a la salud de la vista y previene enfermedades degenerativas como las cataratas.
  • Tiene altos niveles de potasio y muy poco sodio lo que hace que ayude a combatir la hipertensión.
  • Ayuda a metabolizar las grasas más rápido. Los ácidos que contiene el limón ayudan a oxidar y a eliminar las grasas, también aquella que dificulta el trabajo del corazón. Además neutraliza las sustancias tóxicas de la sangre.
  • Es digestivo, estimula el aumento de saliva y de los jugos gástricos. Ayuda a combatir el estreñimiento. También ayuda  a combatir la inflamación intestinal.
  • Ayuda a eliminar toxinas.
  • Es anti-bacteriano y cicatrizante. Ayuda a desinfectar cortes, heridas y picaduras leves de insectos. Se puede utilizar también para combatir el acné, las llagas de la boca y herpes.
  • Previene la gastritis ya que limpia el intestino. Además la cáscara de limón para acabar con la inflamación también nos ayudará a desintoxicar el intestino.
La cáscara del limón particularmente contiene aceites esenciales, volátiles y aromáticos que ayudan a relajar los vasos sanguíneos. Siendo recomendados para el dolor articular ya que producen un efecto anti-inflamatorio. Por eso  se recomienda la cáscara de limón para acabar con la inflamación de piernas y pies.

Dos eficaces y sencillas recetas con cáscara de limón para acabar con la inflamación…

Receta 1

  • Quítale la cáscara a dos limones orgánicos (asegúrate de retirar solo lo amarillo y descarta lo blanco de la cáscara).
  • Coloca las cáscaras en un frasco y llénalo de aceite de oliva.
  • Cierra el frasco y deja reposar la mezcla por dos semanas.
  • El aceite de cáscara de limón para acabar con la inflamación ya está listo.
  • Frota con el aceite resultante la zona afectada.
  • Masajea muy bien la zona para que penetre el  producto.
  • Envuelve con una gasa o faja la zona.
  • Déjalo actuar toda la noche.
Repite el tratamiento de cáscara de limón para acabar con la inflamación por 7 días consecutivos. Puedes repetirlo cada 15 días.

Receta 2

  • Ralla la cáscara de un limón orgánico, sólo la parte amarilla necesitaremos.
  • Frota la cáscara sobre la parte del cuerpo que tengas inflamado o con dolor.
  • Envuelve con un vendaje o faja elástica.
  • Mantenlo así por dos horas para que actúe la cáscara de limón para acabar con la inflamación.
Recuerda que antes de tratar cualquier padecimiento con limón,  o si notas reacciones poco usuales en tu cuerpo al usar cáscara de limón para acabar con la inflamación, discontinúa su uso y consulta a tu médico.


Comparte este artículo con tus amigos
 
Top