Una nutrición apropiada es crucial para la prevención de casi todos los problemas relacionados con las articulaciones.
Pero también una buena nutrición juega un papel definitivo en la restauración de los cartílagos de las rodillas, las caderas y la espina dorsal.
Mantener un peso óptimo a través de una alimentación balanceada, evitar el sobreesfuerzo del cuerpo durante el día y evitar hacer fuerzas mal hechas, puede disminuir el riesgo de daños a los cartílagos.

Síntomas de una rodilla con sus cartílagos lesionados

Los cartílagos se componen de tejido conectivo. Este tejido es una tela elástica que es parte de muchas estructuras del cuerpo humano. Se encuentra en el pecho, la nariz, los bronquios, los oídos, la espina dorsal, los codos, las rodillas y las caderas. Es menos elástico que los músculos, pero no tan duro como los huesos. La función primaria es mejorar la movilidad de las conexiones previniendo que los huesos se topen el uno con el otro – así es como el daño sucede.
Es importante prevenir ese tipo de daños, especialmente en las rodillas. Ya que esta es la conexión más amplia del cuerpo humano, es muy importante prestar atención al menisco o al cartílago junto a sus partes interiores y exteriores. Deben estar sanas y lisas para que se puedan mover fácilmente.
Muchos factores pueden causar distorsiones, como enfermedades que provocan un envejecimiento más rápido, tal como la artritis a los huesos que casi siempre ataca los ligamientos en los hombros, el cuello (causando mareos y dificutad de mover la cabeza), las caderas, las rodillas, las manos y los ligamientos de los pies.
Síntomas que indican una calidad reducida de la estructura de los cartílagos son: una capacidad disminuida de movimiento, extremidades hinchadas y tensión muscular. Pueden haber otros factores que dañan a los cartílagos, como lesiones por accidentes que dañan el funcionamiento mecánico del cuerpo, el uso excesivo de fuerza, el transporte de objetos pesados y la obesidad.

Lo que necesitan los cartílagos

Estudios recientes han mostrado que el consumo de comidas ricas en ácido lisina puede ayudar, ya que el ácido amínico es parte de la restauración del colágeno que forma gran parte de los cartílagos. Como no es producido por el propio cuerpo, debe ser digerido a través de la comida. El monto recomendado son 12 miligramos por cada kilo de alimentos.
Comidas que son ricas en lisina son los porotos, el bacalao, la carne, los huevos, el yogurt, la soja, el queso, frutas secas, etc.
Otra sustancia importante es la condroitina que participa en la preservación de los cartílagos y que es crucial para la regeneración de la rodilla, las caderas y otras areas de ligamientos. Esta sustancia absorbe agua en los tejidos que están conectados, preservando así la flexibilidad y elasticidad de los cartílagos.
También es capaz de bloquear muchas enzimas que desgastan los tejidos conectivos y puede contribuir en la construcción de tejidos nuevos.
El monto recomendado es de 1000 a 1200 ml por dia. Generalmente se atrae de cartílagos de tiburón, de cerdos y de vacuno. Esta sustancia también es combinada con glucosamina, que incrementa la movilidad y flexibilidad de los ligamientos regenerando los cartílagos. Se deriva de la quitina, que es encontrada en las caparazones de cangrejos, jaibas, etc.

Comidas recomendadas

Una dieta basada en comidas ricas en vitaminas es esencial para la formación correcta y la renovación de los cartílagos. La parte más grande de éstos, eventualmente se de puede endurecer, haciendo la ingesta de vitaminas en gran cantidad algo muy importante, si uno desea prolongar su duración y resistencia.
La Vitamina C es crucial para el cuerpo ya que estimula la producción de los cartílagos, que es esencial para la construcción de ligamientos y tendones sanos y fuertes. El monto diario recomendado es de 75 ml y usted puede escoger entre frutas como el limón, la naranja, la mandarina, el pomelo, la uva, la mora etc. y sus jugos. También la vitamina C se encuentra en la cebolla, en pimientas, papas y lechugas. La nutrición basada en frutas y verduras pueden disminuir el riesgo de gota y acumulación de ácido úrico en los ligamientos.

Vitamina D

Un estudio publicado bajo el título “Artritis y reumatismo” mostró que la exposición a la luz solar y la adquisición de vitamina D contribuye altamente a una mejor movilidad de los ligamientos.
Los resultados de este estudio mostraron que es crucial tener un monto acumulado de vitamina D en el cuerpo a favor de la prevención de artritis a los huesos. La vitamina D esta presente en la leche, el pan, los cereales, los pescados grasosos como el salmón, el arenque y también las almejas.
También comidas ricas en vitamina A estimulan la regeneración de las caderas y los cartílagos de las rodillas, ya que posee una estructura similar a la vitamina D. La dosis recomendada es de 10 gramos al día. Un consumo regular puede parar los síntomas de la osteoartritis. La gelatina es rica en proteínas y contiene 10 aminoácidos esenciales. La gelatina no tiene grasa ni colesterol, tiene grandes montos de colágeno, que es la sustancia que colabora en la creación de tejidos, tendones, huesos y cartílagos.
Fuente:
http://www.tophealthylife.com/naturally-restore-knee-cartilages/
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top