¿Sabías que las semillas de chía contienen más ácidos grasos que el salmón? ¡Increíble! Éstas semillas son consumidas desde hace siglos. Tanto el pueblo Maya, como los Incas la utilizaban en múltiples preparaciones y formaban parte de la dieta cotidiana. “Chía” en la lengua nativa maya, significa “fuerza”.

A la Chía también se la denomina “salvia hispánica” y es una fuente muy rica en diversos nutrientes. Posee muchísimos antioxidantes, ácidos grasos esenciales Omega 3, proteínas y fibras. Un gramo de estas semillas contiene la misma cantidad de antioxidantes que un arándano, por lo que resultan muy eficaces para prevenir diversas enfermedades crónicas graves.

Su tamaño es muy pequeño aunque tienen la capacidad de absorber líquido y aumentar mucho su volumen. Esto las convierte en un alimento excelente para incluir en las dietas para adelgazar ya que proporcionan mucha saciedad. Además, activan el metabolismo, el glucógeno y ayudan a quemar la grasa adherida a los tejidos. El aroma se asemeja mucho al de las nueces, aunque ligeramente más suave.

Algunas investigaciones han revelado que las semillas de chía son excelentes para fortalecer la salud capilar, endurecer uñas y cabellos, y mejorar el estado de la piel. El estudio ha determinado que el 20% de la chía está conformado por proteínas muy saludables para nuestro organismo, especialmente en la producción de colágeno.

El 37% de la chía está compuesta por fibras. Las fibras ayudan a la salud digestiva y promueve el correcto funcionamiento de los órganos de todo el sistema, principalmente el de los intestinos. Investigaciones recientes confirman que el consumo regular de chía ayuda a combatir y prevenir el cáncer de colon; debido a su capacidad depurativa, por ayudar a fortalecer la flora intestinal y la desintoxicación de las paredes de los intestinos.

De igual forma, son un excelente alimento para combatir la fatiga crónica. Cuando sientas cansancio y falta de energía, puedes consumir chía para ayudar a la actividad cerebral y mejorar el estado muscular. Son muy recomendables para personas deportistas o con un ritmo de vida muy acelerado.

¿Cómo consumir correctamente estas semillas mágicas?

Como primera medida, puedes agregar una cucharada de semillas de chía a las ensaladas, cremas, guisados, batidos, sopas, etc. También pueden acompañar tus comidas con granos para potenciar sus propiedades. Intégralas a tu arroz integral, quinoa, amaranto o mijo antes de finalizar la cocción y prepáralos en conjunto.

Puedes sumarlas al pan rallado para rebozar carnes o verduras. También pueden formar parte de la mezcla con la que hagas tus albóndigas.
Para preparados dulces, puedes sumarlas a tus mezclas de budines y bizcochuelos. O  puedes mezclarlas con leche de almendras o de coco y licuar junto con algunos ingredientes como frambuesas, almendras tostadas, cacao, arándanos, pistachos o manzanas; para unos deliciosos batidos.

Si prefieres comerlas solas, recuerda siempre hidratarlas ya que aumentan mucho su volumen y pueden traerte problemas estomacales.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top