Científicos descubren cura para la depresión a través de terapias de luz

- 5:14 PM


El estudio del premio Nobel de Medicina, Susumu Tonegawa, elaborado sobre ratas de laboratorio, logró a través de estímulos lumínicos acabar con estados de depresión por estrés.

En varias oportunidades hemos escuchado que la luz influye directamente en nuestro estado de ánimo, pero el profesor Susumu Tonegawa, director del Instituto de Ciencias del Cerebro Riken y premio Nobel de Medicina 1987, descubrió que ambos factores se encuentran efectivamente ligados.

A través de un estudio, el japonés descubrió la cura para la depresión inducida por estrés a la que habían inducido a un grupo de ratones de laboratorio.

El antídoto para el mal se logró a través de terapias de luz, que reactivaron una serie de recuerdos positivos en los roedores que, supuestamente, habrían contrarrestado el estado de angustia.

En el experimento se utilizó a un grupo de ratones genéticamente modificados, de forma que se pudieran localizar las células de una zona determinada del cerebro, de nombre giro dentado, que es la encargada de activar la memoria positiva o bien alegre.

Durante el estudio se sometió a los roedores machos a una experiencia positiva en la que se les permitió convivir con hembras de la misma especie.

Una vez localizadas las células activadas con esta experiencia, los investigadores aislaron nuevamente a los machos y los indujeron a una situación de estrés para sumirlos en un estado depresivo en el cual ya no se alimentaban ni mostraban resistencia a estímulos negativos.

Una vez logrado el estado “depresivo”, a través de una fibra óptica implantada en el giro dentado de los animales macho, emitieron una luz azul, la cual reactivó las celulares que almacenaban “los recuerdos felices”.

“De manera sorprendente esto deparó una recuperación vigorosa del estado depresivo”, señaló el laboratorio a través de un comunicado, luego de que los ratones volvieran a comer y mostrarse fuertes ante los estímulos negativos.

Los investigadores suministraron a una parte de los ratones recuperados la terapia de luz durante cinco días para garantizar la reactivación sostenida de los recuerdos positivos, comprobando que esto “sugiere que el almacenamiento de memorias de experiencias positivas en el giro dentado se pueden utilizar para suprimir o sobrescribir los efectos dañinos del estrés en el comportamiento, un nuevo concepto en lo que se refiere al control del estado de ánimo”.
Advertisement
 

Start typing and press Enter to search