Alemania busca médicos: hay 12.000 plazas vacantes y en 2020 serán 56.000

Un estudio de la misma institución, en 2020 las plazas sin ocupar podrían elevarse a 56.000.

El año pasado se registraron en Alemania más de 32.000 médicos extranjeros de los que cerca de 28.000 se encontraban activos, la mayoría de ellos, unos 22.000 en hospitales.

A pesar de que el número de médicos extranjeros en Alemania se ha más que doblado en los últimos diez años, aún quedan miles de plazas sin ser ocupadas.

La noticia la ha revelado el rotativo sensacionalista Bild, que destaca la baja oferta de especialistas nacionales. El año pasado se registraron en Alemania más de 32.000 médicos extranjeros de los que cerca de 28.000 se encontraban activos, la mayoría de ellos, unos 22.000, en hospitales. Sobre el origen geográfico de los médicos extranjeros en Alemania, sólo se sabe que más de un tercio proviene de Europa del Este.

El Colegio Federal de Medicina con sede en Marburgo, en el land de Hesse, ha explicado al Bild que en 2002 había en Alemania había unos 16.000 médicos extranjeros registrados de los que 13.000 estaban activos. Según el Colegio, a pesar de haberse doblado la población médica extranjera, existen en Alemania unas 12.000 plazas médicas vacantes. El sindicato de medicina Marburger Bund calcula que actualmente hay en Alemania unas 12.000 plazas médicas vacantes y un estudio del mismo estima que en 2020 las plazas sin ocupar podrían elevarse a 56.000.

El diario destaca además la falta de conocimientos suficientes del idioma alemán por parte de muchos médicos extranjeros, lo que dificulta la comunicación con los colegas y los pacientes. Según Günther Jonitz, miembro de la dirección del Colegio de Marburgo, «los problemas de entendimiento aumentan según crece el número de médicos extranjeros por lo que necesitamos urgentemente criterios homogéneos de lenguaje» para su contratación, advierte Jonitz.

Según un estudio publicado por el Colegio alemán de médicos, casi tres cuartas partes de los médicos de hospital se sienten perjudicados en su salud por los exigentes horarios en sus puestos de trabajo. Son los resultados de una encuesta realizada a unos 3.000 médicos entre el 14 de enero y el 15 de febrero de 2013.

Los médicos alemanes se van fuera porque cobran más

Alemania pide médicos primero, porque existe un numerus clausus muy exigente: se pide una nota de Abitur, es decir, del examen que cierra los estudios de secundaria, de un 1,0 o de un 1,1 (en una escala descendente del 1 al 5).

Segundo, porque el crecimiento de la población enferma, con problemas crónicos o necesitada de cuidados por su elevada edad es muy superior al ritmo de formación de facultativos (un aumento de sólo un 2,3 por ciento en el año 2010, según datos del Colegio de Médicos alemán).

Tercero, porque no siempre están suficientemente pagados y prefieren trabajar en las grandes ciudades y en sus hospitales, donde los sueldos son mejores. Muchos emigran hacia otros países con mejores condiciones de trabajo o económicas, como Gran Bretaña o Noruega. Cada vez hay más carencia de especialistas, que se suplen con médicos no alemanes. Siempre según los datos del Colegio Federal de Médicos del año 2010, en la República Federal trabajan 25.316 facultativos no alemanes, con un incremento de un 9% con relación al año anterior.

Otros datos interesantes son los de la consultora Price Waterhouse Coopers que señala que "de seguir así las cosas en el año 2020 se necesitarán en Alemania 56.000 médicos y en los hospitales habrá 165.000 puestos de trabajo por cubrir, entre enfermeras, auxiliares, personal de cuidados intensivos y especialistas en el cuidado de ancianos.

El asunto de las convalidaciones de las titulaciones españolas corresponde a los Colegios de Médicos, una institución aquí llamada Bundesärztekammer, algo así como la Cámara Federal de Médicos. En principio, es más fácil equiparar los primeros seis años de licenciatura española que los siguientes de especialización.

Curiosamente, uno de los problemas que preocupa a los médicos alemanes es la feminización de la profesión: hay cada vez más mujeres en la carrera (un 64% de los estudiantes son féminas) pero éstas trabajan menos horas que sus colegas masculinos (hasta un 25 por ciento menos, según datos del Colegio de Médicos). Unos y otras se acogen también a reducciones de jornadas relacionadas con el cuidado de la familia u otras actividades de formación o trabajos en paralelo.

Hay pues, una oportunidad de trabajo clara para los médicos en paro en España, que tienen una buena consideración en el exterior. Particularmente la especialidad de médico de familia, que con sus cuatro años de estudios extra y añadidos a los seis de formación generalista coloca a estos facultativos como los mejor preparados para atender las urgencias hospitalarias.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top