Tatiana Kulikova, una enfermera rusa de 25 años de edad, ha sido despedida después de subir a Twitter selfies en los que aparecía burlándose de sus pacientes, moribundos y en estado crítico. Las instantáneas, tomadas en las ambulancias de Kirov, Rusia, estaban además acompañadas de mensajes cargados de crueldad que rápidamente impactaron a las redes sociales.

 La enfermera rusa de 25 años, Tatiana Kulikova, se ha granjeado una fama cuestionable en las redes sociales después de publicar a través de Twitter diversas imágenes en las que aparecía mofándose de varios pacientes que estaban en estado crítico y a punto de morir.

Acompañando sus selfies, entre los que se puede ver cómo realiza un corte de manga a un hombre moribundo o realiza el gesto de victoria junto a otro en el mismo estado de gravedad, incluía mensajes impregnados de crueldad y absoluta falta de compasión. 'Otro idiota' o 'Cómo odio mi trabajo', eran algunos de los tuits que publicaba junto a las lamentables instantáneas.


Del mismo modo que sucediese hace apenas unos días en nuestro país con el bochornoso caso del ya conocido como 'chico de la patada', probablemente Tatiana Kulikova pretendía simplemente llamar la atención de una forma incomprensiblemente despreciable. Y como el 'chico de la patada lo consiguió'. La noticia no solo llegó a sus seguidores en la red social, sino que se propagó y se fue difundiendo hasta llegar a sus jefes, quienes nada más conocer su actitud no dudaron en reprobarla y criticarla haciendo efectivo su despido.


"Tan pronto como hemos sido alertados de estas imágenes y después de llevar a cabo una investigación hemos despedido a la enfermera. No estaría sorprendido si las familias denuncian tanto a ella como a los servicios de emergencias", declaro un portavoz del propio servicio de emergencias de la ciudad en declaraciones recogidas por 'DailyMail'.

Durante la investigación citada, la propia Tatiana Kulikova tuvo que confesar los hechos ante sus jefes, a pesar de que por el momento no ha vuelto a realizar ningún comentario sobre el incidente y ha evitado pronunciarse.


Comparte este artículo con tus amigos
 
Top