El uso de las jeringas en nuestra profesión es común, pero a esto hay que añadir que es necesario saber las características de las jeringa, los colores de los conectores. en que tipo de pacientes usarlos, etc. Hablemos entonces sobre las jeringas y sus características, las cuales son:


PARTES DE UNA JERINGA

El émbolo

El émbolo se encuentra en el extremo de la jeringa y puede estar hecha de plático o vidrio opaco o con color. Su finalidad es la de llenar o vaciar el tubo. El émbolo se hala hacia atrás para llenar el tubo y se empuja hacia adelante para vaciarlo.

El tubo

El tubo es la parte de la jeringa que contiene el fluído, bien sea una medicina, sangre o solución que se va a insertar en el cuerpo. Por lo general, se calibra en décimas (una décima es igual a 0,1 milímetros) para realizar mediciones precisas de la cantidad de fluído que se va a administrar o remover. El tubo puede poseer distintos tamaños desde 0,5ml hasta 50ml.


El conector

El extremo bajo de la jeringa, opuesto al émbolo, termina con una aguja en el conector. El conector consta de un adaptador para la aguja que permite que ésta se una a la jeringa. Además, sirve para fijar la aguja en su lugar mientras se utiliza para lo que se desea.

La aguja

La aguja consta de mango, lumen y biselado. Las agujas varían según su longitud, tamaño del mango y tamaño del lumen. El mango es la elongación de metal y por lo general se escoge dependiendo de la vía y lugar de administración, masa corporal de la persona, y espesor de la medicina. El lumen, también conocido como calibre, es el espacio hueco dentro de la aguja. El diámetro del lumen se conoce por el número de calibre de la aguja y se escoje con las mismas especificaciones del mango. La última parte de la aguja, el biselado, es la punta de la aguja y determina su filosidad.


Cubierta o tapa protectora

La cubierta o tapa protectora se utiliza para mantener la esterilidad de la aguja. Las agujas son una vía común para la transmisión de infecciones en pacientes y empleados de salud. El biselado se cubre para limitar la cantidad de accidentes que pudieran ocurrir al envolver las agujas y para garantizar que solo el paciente utiliza esa aguja. En un intento por reducir la contaminación y aumentar la seguridad, la mayoría de las agujas son desechadas y tiradas luego de un solo uso.

OJO: Las jeringas no tienen color, al contrario en estas podemos ver las unidades de volumen que tiene cada una, estas son de 10ml, 5ml, 3ml, 1ml (insulina), etc., y su uso dependerá de la cantidad de volumen que se quiere administrar.

COLORES DE LOS CONECTORES O AGUJAS

Lo que tiene color son las agujas, las cuales son:

Rosa= 18g
Amarilla = 20g
Verde = 21g
Negra = 22g
Azul= 23g
Naranja= 25g
Gris = 27g
 


Agujas hipodérmicas, de arriba a abajo:
26G x 1/2" (0.45 x 12mm) (marrón),
25G x 5/8" (0.5 x 16mm) (naranja),
22G x 1 1/4" (0.7 x 30mm) (negra),
21G x 1 1/2" (0.8 x 40mm) (verde),
20G x 1 1/2" (0.9 x 40mm) (amarilla),
19G x 1 1/2" (1.1 x 40mm) (blanca).


La "g" hace referencia a "gauge", que es un diámetro luminal que se refiere al diámetro interno. El lumen interno se mide comparando el flujo de las agujas con el flujo que puede pasar por una aguja de gauge conocido.

Regularmente la aguja rosa de 18g (gauge) se utiliza para casos de emergencia, y la gris 27g (gauge), para terapias, es decir; el diámetro interno de la de 18g es mas amplio que del de la 27g, por lo cual los fluidos pasan con mayor rapidez en la de 18g.

Ahora bien, en nuestra profesión la que más usamos es la color verde de calibre 21g, en diferentes servicios es la más usada.

CALIBRE DE LAS AGUJAS

Por el momento no existen dispositivos que extraigan sangre humana que no contengan agujas de metal. La razón del empleo de las agujas se fundamenta en la necesidad de atravesar la piel hasta la profundidad de la vena. Las agujas vienen en presentaciones de diferentes diámetros, los cuales se representan con números.

El diámetro de la aguja está indicado por el calibre de la aguja. Cada calibre tiene una serie de diferentes longitudes para el uso que ameriten. Hay una serie de sistemas para medir el calibre de las agujas. Las agujas más comúnmente usadas en el campo médico van en escala desde la número 7 y la más ancha, hasta la número 33, la más pequeña: el calibre mayor es reservado para las agujas de menor diámetro. Las agujas de calibre 21 son las que más se usan para la venopunción, mientras que las de calibre 16 son agujas comúnmente utilizadas para la donación de sangre, ya que son lo suficientemente gruesas como para permitir que los glóbulos rojos pasen a través de la aguja sin que se rompan; además, el calibre más grueso permite que más sangre se recoja o entregue en un período más corto. Aunque las agujas reutilizables tienen aplicación en situaciones de investigación científica, las agujas desechables son mucho más comunes en el uso de la Medicina con la finalidad de evitar la transmisión de enfermedades.

El calibre de la aguja también depende de lo espeso que pueda ser le medicamento administrado si el medicamento es espeso, una aguja con un calibre pequeño y gran diámetro sería la aguja a elegir.

Los medicamentos intramusculares se administran con agujas largas, mientras que los medicamentos subcutáneos se administran con agujas más cortas.


Webgrafía consultada:
- www.ehowenespanol.com
- www.es.wikipedia.org
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top