Malformaciones de la uretra

Valvas de la  uretra posterior
Es una malformación exclusiva del sexo masculino, relativamente frecuente (uno de cada tres mil nacimientos).
Las válvulas son repliegues membranosos más o menos consistentes que desde el veru montanum se dirigen lateralmente por el tubo uretral hasta converger en la cara dorsal de la uretra posterior, cerca del esfínter externo. Forman dos repliegues cóncavos hacia la vejiga, que obstruyen el paso de la orina.
La obstrucción del tramo urinario inferior, común, provoca en el feto la dilatación de todo el tramo urinario suprayacente al punto obstructivo, y puede llegar a lesionar gravemente los riñones del niño, por lo que es una malformación que amenaza la vida del recién nacido y que, incluso tratada adecuadamente, puede llevar al niño hasta la insuficiencia renal crónica unos cuantos años después.

Diagnóstico.
En la actualidad se establece la sospecha diagnóstica prenatalmente. Los más importantes son la presencia de dilataciones renoureterales bilaterales en un feto varón. Pero hay otras malformaciones que pueden presentar estos mismos hallazgos, por lo que el diagnóstico debe confirmarse por exploraciones post-natales, que consisten en la práctica de una ecografía, que si confirma la presencia de ureterohidronefrosis bilateral debe ir seguida de un cistograma miccional.

Tratamiento.
Estos niños pueden nacer con problemas hidroelectrolíticos importantes y se infectan con facilidad. El primer paso del tratamiento consiste en obtener un buen balance hídrico, corregir la acidosis y equilibrar los electrolitos, y tratar o prevenir las infecciones urinarias. A veces es necesario establecer un drenaje urinario para evitar la obstrucción. Esto puede lograrse mediante un catéter introducido bien por vía uretral o bien por punción suprapúbica.
En casos muy graves donde estas medidas no son suficientes, puede pensarse en practicar una derivación urinaria a nivel vesical (vesicostomía) o ureteral (ureterostomía) .
El paso siguiente será la eliminación de las valvas. Se realiza mediante cirugía
endoscópica.




Ejemplos de patologías secundarias a las válvulas y que requerirán atención urológica después de que éstas hayan sido eliminadas, son las siguientes:
1) Uno de los dos riñones es displásico y no funciona; en ese caso será necesaria la realización de nefrectomía.
2) Existe reflujo vesicoureteral importante. Deberá realizarse profilaxis médica, y eventualmente cirugía antirreflujo.
3) Vejiga hipertónica, que mantiene una ureterohidronefrosis bilateral.
Requerirá tratamiento médico, y a veces ampliación vesical con intestino, y por encima de todo profilaxis y tratamiento de la infección urinaria.

Divertículos de la uretra anterior
Constituyen dilataciones a expensas de la cara ventral uretral. Pueden ser
obstructivas o no serlo, y asientan a lo largo de toda la uretra bulbar y peneana. Se tratan mediante plastias uretrales.

Megalouretra
Es una malformación uretral caracterizada por la ausencia de cuerpo esponjoso o también de cuerpos cavernosos . Ambos tipos pueden formar parte del complejo sindrómico de la “ciruela pasa”.

Hipospadias
Es la malformación uretral en la que el meato no se encuentra en la situación normal, es ectópico en la cara ventral del pene, en el escroto o en el periné, asociado o no a una curvadura ventral del pene.
Es una malformación muy frecuente (1 % de niños).
De acuerdo con la situación del meato, los hipospadias se clasifican en distales y proximales.

Las formas distales son las más frecuentes (90%) y menos graves. El meato puede estar desplazado en el mismo glande, en el surco bálanoprepucial, o en el pene subbalánico.
La piel prepucial debe conservarse, pues será de gran valor en la reconstruccion quirúrgica de las formas más graves proximales de hipospadias.
En algunos hipospadias, sobre todo en los casos más graves, el pene está incurvado ventralmente y como enterrado entre los pliegues de la piel escrotal. A esta acodadura se la denomina corda o cuerda ventral, y es muy importante identificarla y corregirla antes de proceder a la uretroplastia, porque de lo contrario esta incurvación impedirá la erección recta del pene y dificultará su introducción en la vagina.
Dependiendo del nivel del hipospadias la reconstrucción de la uretra será más complicada. Los hipospadias perineales necesitrán reconstrucciones en varios tiempos.

Duplicación uretral
Es la presencia de dos uretras una anterior y otra posterior. Es muy rara.

Pólipos de uretra posterior
Rara entidad de la que apenas se han descrito 400 casos.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top