Cáncer de Pulmón
Cáncer
Cuando esta multiplicación de células se produce de manera descontrolada, se forman masas anormales. A estas masas se les denomina tumores. Puede haber tumores benignos y malignos. Los tumores benignos son aquellos que no se propagan a otras zonas y que no comprometen la vida de la persona.
Cáncer
Los tumores malignos suelen extenderse a otras partes del cuerpo y causan daño a los tejidos y a los órganos corporales pudiendo incluso provocar la muerte de la persona. Las células malignas pueden moverse a través de la linfa o de la sangre y llegar a cualquier parte del cuerpo provocando un segundo tumor, que se denomina metastásico, porque no es el que se originó primero
Cáncer de pulmón
El consiste en un crecimiento anormal de las células del pulmón.
La enfermedad se produce habitualmente en las paredes internas de los bronquios, y al crecer puede obstruir el paso del aire y alterar la respiración.
Produce generalmente falta de aire, ahogo y fatiga.
Tipos
Existen dos tipos principales de cáncer de pulmón:
 el cáncer de células pequeñas o microcítico
 el cáncer de células no pequeñas (no microcítico o broncogénico).
TIPOS DE CÁNCER DE PULMÓN
 El 90% de ellos son de células pequeñas o de células no pequeñas.
El 10% restante está compuesto por clases muy infrecuentes, como la mixta, los carcinoides o los tumores neuroendocrinos.
El pulmón es un lugar muy frecuente para la aparición de metástasis de cánceres de otros órganos, como la mama o el intestino
CAUSAS
El hábito de fumar tabaco es la causa principal en el 90% de los casos de cáncer de pulmón, tanto en varones como en mujeres.
Se debe a sustancias inhaladas y que se encuentran en el lugar del trabajo; un fenómeno relacionado con el 10%-15% de cáncer de pulmón en los varones y el 5% en las mujeres.
Las más importantes de estas sustancias son los asbestos, como los que se emplean en las fábricas de amiantos
CAUSAS
El cáncer de pulmón también puede estar causado por radiaciones recibidas en el tórax, como los tratamientos con radioterapia empleados para tratar el cáncer de mama y los linfomas.
El intervalo entre la exposición a las radiaciones y la aparición del cáncer suele ser muy largo, en torno a los 20 años. El mayor riesgo lo sufren las personas que se trataron hace muchos años, con aparatos antiguos
Los factores hereditarios apenas tienen relación con el cáncer de pulmón

Factores de riesgo

La nicotina potencia el efecto cancerígeno de las otras sustancias procedentes del humo del tabaco y los efectos de los carcinógenos en el medio ambiente. La nicotina actúa sobre el mecanismo de apoptosis, o muerte celular

Asbesto: las personas que trabajan con asbesto tienen siete veces más posibilidades de sufrir cáncer que las que no mantienen contacto con esta sustancia. Estas personas sufren un tipo de cáncer denominado mesotelioma, que se da en la pleura

Agentes causantes de cáncer en el trabajo: un grupo de riesgo laboral son los mineros. Éstos trabajan con materiales que al ser inhalados puede dañar sus pulmones( sustancias son minerales radiactivos como el uranio)
 los trabajadores expuestos a productos químicos tales como el arsénico, el cloruro de vinilo, los cromatos de níquel, los productos derivados del carbón, el gas de mostaza y los éteres clorometílicos.

Otro tipo de factores serían aquellos que han producido algún daño en el pulmón  como haber sufrido tuberculosis, silicosis o berilosis (enfermedades, estas dos últimas, causadas por inhalación de ciertos minerales).
Otro motivo que favorece el crecimiento de células cancerígenas sería el exceso o déficit de vitamina A.

Aspectos a tener en cuenta
El cáncer de pulmón representa el 13,4% de los nuevos casos de cáncer y es el motivo más frecuente de mortalidad por cáncer, es el tipo más frecuente en el mundo desarrollado.
Mueren más personas a causa del cáncer de pulmón que de cáncer de mama, de colon y de próstata juntos. Concretamente en nuestro país se diagnostican 19.000 nuevos casos de cáncer de pulmón al año.

El 90% de las personas que padecen esta enfermedad son fumadoras
Sólo el 5-10% de los fumadores padece cáncer, sus probabilidades de desarrollar la enfermedad son quince veces mayores que en los no fumadores.
TIPOS DE CÁNCER DE PULMÓN
Se clasifica por el tipo de célula que produce el tumor. El 90% de ellos son de células pequeñas o de células no pequeñas.
El 10% restante está compuesto por clases muy infrecuentes, como la mixta, los carcinoides o los tumores neuroendocrinos.
Es un lugar muy frecuente para la aparición de metástasis de cánceres de otros órganos, como la mama o el intestino.
Cáncer de pulmón de células pequeñas (microcítico)
Recibe este nombre por el tamaño de las células vistas a microscopio.
Se relaciona casi invariablemente con el hábito de fumar y se estima que alrededor del 20% de todos los cánceres son de células pequeñas.
Éstas se multiplican rápidamente y se pueden formar grandes tumores; además su capacidad de extenderse a otros órganos es mayor.
 El de células pequeñas es, casi siempre, un tumor muy agresivo.
Cáncer de pulmón de células pequeñas (microcítico)
Las metástasis suelen afectar a los siguientes órganos: ganglios linfáticos, huesos, cerebro, glándulas suprarrenales e hígado.
El tumor primario generalmente se origina cerca de los bronquios y se expande hacia el centro de los pulmones.
Cáncer de pulmón de células no pequeñas
Este tipo de cáncer representa casi el 80% del total de los cánceres de pulmón.
 Se extiende más lentamente que el de células pequeñas y, ocasionalmente, puede aparecer en personas que no fuman.
Hay algunas variedades de cáncer no-microcítico de pulmón
Cáncer de pulmón
Las dos más comunes son:
el carcinoma escamoso o epidermoide es el más común  como el microcítico, suele nacer de la profundidad del pulmón.
 el adenocarcinoma. es más raro y suele ser la clase de tumor pulmonar que padecen las personas no fumadoras. Tiende a nacer de las partes más periféricas del pulmón, cerca de la pared del tórax.
ETAPAS DEL CÁNCER
Los cánceres de pulmón no microcíticos se clasifican en varias etapas o fases siguiendo un sistema bastante complejo conocido por las siglas TNM.
 La estadificación del tumor es muy importante porque permite, en primer lugar, distinguir a los pacientes curables de los que no lo son y, en segundo, calcular la probabilidad de curarse.
Los cánceres de pulmón no microcíticos
La T hace referencia al tamaño del tumor.
 Se clasifica entre T1 y T4, según el tumor sea más voluminoso o afecte estructuras cercanas importantes como los bronquios principales, las arterias o el propio corazón.
Los cánceres de pulmón no microcíticos
La N indica si están o no afectados los ganglios linfáticos cercanos. N0 significa que no lo están.
 La afectación de los ganglios es un factor pronóstico muy importante que se gradúa de N1 a N3.
En particular es vital conocer si están o no invadidos los ganglios más centrales del tórax, una región conocida como mediastino.

Los cánceres de pulmón no microcíticos
Por regla general, la afectación del mediastino significa que el tumor es inoperable
La M indica si no hay metástasis (M0) o, por el contrario, si el cáncer ya se ha ramificado a órganos lejanos (M1)








Etapas del cáncer del pulmón de células pequeñas
La clasificación de los tumores microcíticos de pulmón es mucho más simple.
En este tipo de cáncer se habla de etapa limitada y de etapa extensa.
Etapas del cáncer del pulmón de células pequeñas
La etapa limitada significa que el tumor se encuentra limitado en el hemitórax de origen, el mediastino y los ganglios supraclaviculares.
Esto sería un campo tolerable para el empleo de radioterapia.

La etapa extendida es aquella en la que el cáncer está demasiado diseminado para ser incluido dentro de la definición de etapa limitada, es decir, el cáncer se ha extendido al otro pulmón, a los ganglios linfáticos del otro pecho, a órganos distantes.
Los pacientes que tienen una etapa limitada del cáncer podrán ser tratados eficazmente con radioterapia.
 En los que tienen una etapa extensa, no es tan aplicable la radioterapia. 
SÍNTOMAS

  Suelen aparecer en los primeros estadios sino que surgen cuando ya se ha extendido demasiado como para aumentar las probabilidades de curación.
  Desde que se produce la primera célula maligna hasta que una persona consulta por primera vez al médico ante los síntomas de la enfermedad pueden pasar muchos años.
SÍNTOMAS
Tos insistente.
- Dolor en el pecho que aumenta al respirar.
- Pérdida de peso y apetito.
- Falta de aliento.
- Respiración jadeante o con silbido.
- Esputos con sangre o coloración rojiza
PRUEBAS DIAGNÓSTICAS
Un 15% de este tipo de cáncer se diagnostica en estadios iniciales, esto es debido a que los síntomas no aparecen hasta que la enfermedad está avanzada.
 Si no hay afectación ganglionar en el momento de la cirugía, el índice de supervivencia a cinco años es de un 50%.
Si se consideran globalmente todos los casos, el índice de supervivencia se reduce a un 14%.
PRUEBAS DIAGNÓSTICAS
La exploración física
El análisis de sangre
Radiografía de tórax
TAC
La resonancia magnética
La biopsia del tejido
Mediastinoscopia y mediastinostomía 
TRATAMIENTO
Consistirá en una combinación de varias técnicas que son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia
Depende de cuatro circunstancias: del tipo y el grado de diseminación del tumor, del estado de salud del paciente y del estado funcional de los diversos sistemas del organismo (corazón, hígado, riñón, neurológico etc.).

La cirugía es la modalidad de tratamiento con más probabilidades de resultar curativa, por lo tanto, se recurre a ella siempre que la totalidad del cáncer se pueda extirpar .
el estado respiratorio del paciente tolere la eliminación de la porción de pulmón que es necesario extirpar.

Los cánceres microcíticos de pulmón rarísima vez se operan, puesto que casi siempre se diagnostican en fase extensa, cuando sólo la limitada es operable.
La mitad de cánceres no microcíticos de pulmón se pueden extirpar dada su extensión. Para ello es esencial que no existan metástasis y que los ganglios de la zona central del pecho (mediastino) estén libres de tumor, así como que el tumor no haya invadido estructuras.

Se puede extirpar sólo una pequeña porción de pulmón, si está muy localizado el tumor, que se denominará resección en cuña o segmentectomía. Si se extirpa un lóbulo del pulmón, se llamará lobectomía. Si se quita todo el pulmón, se habla de neumonectomía
La radioterapia
Emplea radiaciones X de alta energía para destruir las células cancerosas.
 Se utiliza un aparato llamado acelerador lineal que envía los rayos sólo a la zona afectada. Este tratamiento se utiliza, a veces, como primario o principal en aquellos pacientes que no pueden someterse a una cirugía.
En este caso, no se pretende curar sino retardar la evolución de la enfermedad, aunque algunos casos excepcionales se llegan a curar sin operación, sólo con la radioterapia.
La radioterapia
Se suele emplear para aliviar una obstrucción de las vías respiratorias principales debido al cáncer. Cuando se emplea la radioterapia como tratamiento secundario, tras la cirugía, se utiliza sobre todo para destruir aquellas células que no se hayan podido extirpar. Otra utilidad para la que se emplea la radioterapia es para aliviar los síntomas que provoca el cáncer, como son el dolor, la dificultad para
La quimioterapia
es la primera opción de tratamiento en la mayoría de casos de cáncer de células pequeñas.
Es capaz de controlar fácilmente los síntomas, que suelen ser muy acusados en esta clase de cáncer. Sin embargo, las curaciones son excepcionales
No todos los enfermos podrán ser intervenidos quirúrgicamente pues dependerá de si tienen suficiente capacidad respiratoria como para soportar una escisión de parte o de la totalidad del pulmón y de cómo sea su estado general.
Diagnósticos de Enfermería
Disnea relacionada con la compresión del tejodo pulmonar
Deterioro de gases relacionado con las secreciones retenidas y la oclusión de los bronquiolos
Dificultad para ingerir alimentos relacionadas con la disnea, fatiga y tratamiento quimioterapico
Diagnósticos de Enfermería
Dificultad para caminar relacionado con el dolor y disnea
Diagnósticos de Enfermería
Controlar y registrar signos vitales
Pesar diariamente
Higienizar con jabón neutro
Evitar exposición al sol y ropa ajustada
Enseñar ejercicios respiratorios
Fomentar la respiración diafragmática
Aspirar secreciones bronquiales
Diagnósticos de Enfermería
Auscultar los ruidos respiratorios
Ofrecer sus comidas en pequeñas cantidades y aumentar la frecuencia
Fomentar a las actividades y descanso
Colocar en posición semisentado
Bibliografia
Joan Luckmann. Cuidados de Enfermería. Vol.I Editorial Interamericana
www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish
www.cancer.org/downloads/ESP/9495

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top