Semiología: La semiología es la ciencia que estudia los síntomas y signos de las enfermedades. Por síntomas se entienden las molestias o sensaciones subjetivas de la enfermedad (ejemplo: dolor, nauseas, vértigo). Por signos se entienden las manifestaciones objetivas o físicas de la enfermedad (ejemplo: observación de ictericia, palpación de un aneurisma abdominal, auscultación en la región precordial de un soplo cardiaco que sugiere una estenosis mitral).

Síndrome: Un síndrome es una agrupación de síntomas y signos, que puede tener diferentes causas por ejemplo: síndrome febril, síndrome hipotiroideo, síndrome meníngeo, síndrome metabólico, genético, neoclásico.

Enfermedad: Una enfermedad tiene características propias y  en general, tiene una causa específica. En un comienzo es posible que el clínico pueda plantear solo un determinado síndrome sin poder indentificar a que enfermedad corresponde posteriormente, sobre la base de exámenes o la evolución clínica, podrá pasar del diagnostico de sindroma al de la enfermedad propiamente tal. Una fiebre tifoidea, una influenza o una endocarditis infecciosa, pueden presentarse con un síndrome febril. Una meningitis bacteriana o una hemorragia subaracnoidea pueden manifestarse con un síndrome meníngeo. Indudablemente es necesario aprender aspectos de cada enfermedad que permitan diferenciarlas.

Objetivo de la semiología: El objetivo de la semiología es llegar a conocer las manifestaciones de la enfermedad y finalmente llegar al diagnostico.

Para recoger la información necesaria es muy importante:
•    El método que el clínico tenga y su capacidad para relacionarse con el paciente.
•    Debe saber que preguntar y cómo hacerlo. Es en esta interacción con el paciente (la entrevista medica propiamente tal), donde se obtiene la información mas valiosa).
•    Con esta información se confecciona la historia clínica o anamnesis. Cuando el enfermo no es capaz de comunicarse, habrá que conversas con las personas que puedan informarnos, ya sean familiares o conocidos.
•    Al conocimiento que se obtiene mediante la entrevista medica, se agrega la información que aporte el examen físico general y segmentario.

Características de la entrevista con el paciente.
•    Lugar acogedor
•    Manejo del tiempo
•    Actitud y preparación profesional
•    Escuchar y dirigir la entrevista
•    Saber que preguntar sin influir en la respuesta
•    Cómo presentar la información
•    Cuidado con el lenguaje no hablado
•    Respetar el pudor del paciente
•    Ser delicado en el momento del examen
•    Informar al paciente (explicar al paciente lo que tiene y lo que conviene hacer)
•    Despedida (recordar cuidados, ejercicios, etc. Acompañar al paciente a la puerta)

Ficha Clínica: La ficha clínica de un paciente consta de varias secciones que se guardan en una carpeta cuya portada o caratula se identifica con el nombre del paciente, su número de RUT (o el numero de ficha clínica del hospital), Dirección, previsión, y otros como si hay alergias (por ej.: a la penicilina, ac. Acetilsalicílico, etc.).
En el caso de una hospitalización las secciones son:
•    Anamnesis o historia clínica
•    Examen físico (general y segmentario)
•    Diagnósticos
•    Fundamentos de los diagnósticos y plan a seguir
•    Evoluciones diarias de la situación del paciente
•    Indicaciones y tratamientos (debe anotarse cada día)
•    Exámenes efectuados con sus resultados
•    Epicrisis o resumen de egreso al momento del alta del paciente

Etapas del examen físico

1° Inspección: entrenar el ojo, se observa al paciente desde que entra hasta que sale de la sesión.
2° Palpación: Usando las manos, palpando con delicadeza, tenemos la posibilidad de captar las características, suavidad de la piel, su humedad, la temperatura, lo blando o dura que pueda ser una superficie si siente dolor a la presión que ejercen los dedos, etc.
3° Percusión: Percutir es dar golpes, estos a su vez producen sonidos que son audibles. Mediante la percusión se distingue si los tejidos por debajo contienen aire o son más densos, la penetración que se logra es de unos 5cm. A 7cm.
4° Auscultación: Variedad de sonidos. Mediante la auscultación se escuchan ruidos que se generan en el organismo. Estos pueden ser soplos del corazón o de diversas arterias, ruidos que provienen del intestino y una gama de sonidos que se identifican en la auscultación pulmonar.

Examen físico general

Posición y decúbito: se refiere a la postura que la persona adopta estando de pie o acosada. Normalmente cuando la persona está de pie tiene una postura erecta, activa, que puede cambiar a voluntad. En algunas enfermedades la posición o postura puede tener características especiales.
Marcha o de ambulación.
Facies y expresiones de fisonomía: A través de estas podemos captar si el paciente esta angustiado, deprimido, si presenta parálisis, hipertiroidismo (ojos separados), desarrollo mandibular, etc.
Examen mental: si el paciente está en cama, somnoliento, capacidad de aprendizaje.
Constitución y estado nutritivo: Peso y talla
Examen de piel y sus anexos: (pelo, uñas)
Sistema linfático
Pulsos arteriales
Respiración: frecuencia respiratoria, intensidad, tipo
Temperatura: hipo o hipertérmico
Presión arterial

Examen Físico complementario

Examen de cabeza:
•    Ojos
•    Nariz
•    Boca y faringe
•    Oídos
•    Cuello
Examen de cuello
Examen de tórax y pulmones
Examen del corazón
Examen de mamas
Examen de columna y articulación
Examen vascular periférico
Examen neurológico

Examen neurológico kinésico
Esquema general: el examen neurológico se divide en las siguientes partes:
I.    Conciencia y examen mental
II.    Nervios craneales
Numero                    Funciones
 I                                Olfato
 II              Agudeza visual, campos visuales y fondo de ojo
 II, III              Reflejos pupilares
III, IV, VI          Movimientos extra oculares
V              Reflejos craneales, sensibilidad de la cara y movimientos de la mandíbula
VII                             Movimientos de cara
VIII              Audición
 IX, X              Deglución, elevación del velo del paladar y reflejo faríngeo
V, VII, X, XII         Voz y lenguaje
XII             Inspección y lenguaje.

III.    El sistema motor

Para evaluar el sistema motor conviene fijarse en:
•    MOVIMIENTOS Y FUERZAS
Se examinan los distintos grupos musculares siguiendo un orden. Se le pide al paciente que efectué movimientos en forma libre o mientras se le opone resistencia. Que mantenga una posición contra la fuerza de gravedad o mientras se le aplica una fuerza externa.
La fuerza muscular se puede expresar según la siguiente escala internacional:
    0 No se detectan contracciones musculares.
    1 Se detecta una contracción muy débil.
2 Se produce movimiento en posiciones en que la fuerza de gravedad no influye (por ej.: flexión de muñeca cuando el brazo esta horizontal y la mano en posición intermedia entre pronación y supinación.)
3 Movimiento activo que es capaz de vencer la fuerza de la gravedad
4 movimiento activo que es capaz de vencer la fuerza de gravedad y algo de resistencia externa.
5 movimiento activo que vence o resiste una fuerza externa sin evidencia de fatiga (esta es la condición normal).

•    TONO MUSCULAR.
El tono es la contracción mantenida que obedece a un estado neurológico normal. Se explora la resistencia muscular ofrecida al desplazamiento articular. Generalmente se busca en los codos, muñecas, rodillas y tobillos, haciendo movimientos de flexo-extensión.
Una resistencia disminuida corresponde a hipotonía. Se observa en lesiones de cerebelo y de sus vías, de nervios periféricos y de moto neuronas del asta anterior de la medula espinal.
Un aumento de la resistencia corresponde a una hipertonía. Existen varios tipos de aumento del tono muscular:
-Rigidez espástica: o “en navaja” se caracteriza por un tono mayor al iniciar el movimiento que luego disminuye. Es propio de lesiones de la vía piramidal.
-Rigidez plástica: o “en tubo de plomo” el aumento del tono muscular es parejo a lo largo de todo el movimiento (por ej.: se puede encontrar en la enfermedad de Parkinson).
-Rigidez en rueda dentada: la resistencia muscular se siente como pequeñas sacudidas sucesivas, como si la articulación estuviera reemplazada por una rueda dentada (por ej.: también se puede encontrar en la enfermedad de Parkinson).




•    REFLEJOS OSTEOTENDÍNEOS Y OTROS
Para desencadenar estos reflejos el paciente debe estar relajado. El estimulo se aplica con un
Martillo de reflejos sobre el tendón con la energía suficiente para producir una contracción.
La intensidad de los reflejos se puede expresar según la siguiente escala:
    0    no hay respuesta
    +    Respuesta débil
    ++    Respuesta normal
    +++    Hiperreflexia
    ++++     Hiperreflexia y clonus

Los reflejos mas estudiados son los siguientes (con las raíces que los integran):
-Reflejo bicipital (C5, C6): el brazo del paciente debe estar parcialmente flectado a nivel del codo. El examinador apoya su dedo pulgar (o índice) sobre el tendón del bíceps y con el martillo de reflejos se golpea directamente su dedo el que transmite el golpe al tendón del bíceps.
-Reflejo tricipital (C6, C7): se flecta el brazo del paciente ene l codo y se tracción el brazo ligeramente hacia el pecho. Se golpea el tendón por encima del codo. Se observa la contracción muscular y la extensión del codo.
-Reflejo braquiorradial o supinador (C5, C6): el antebrazo debe estar parcialmente pronado y el golpe sobre el tendón se aplica a unos 3 a 5 cm. Por encima de la muñeca. Se observa la flexión y supinación del antebrazo.
-Reflejo rotuliano (L2, L3, L4): el paciente debe estar sentado con las piernas colgando, o si esta en decúbito, examinador toma las piernas y las flecta un poco. El golpe se aplica en el tendón rotuliano. Se observa la contracción del cuádriceps.
-Reflejo aquliano (fundamentalmente SI): estando el paciente en decúbito la extremidad se gira en rotación externa, la rodilla se flecta, y el pie se hiperextiende poco para estirar los músculos gasatrocnemios. El golpe se aplica sobre el tendón Aquiles. Se observa la contracción muscular y la flexión plantar del pie. En hipotiroidismo se observa una relajación lenta del musculo. Una forma de observar mejor esta etapa de relajación es sacando el reflejo con el paciente hincado al borde de la camilla, mientras el examinador le flecta el pie hacia dorsal.
OTRSOS REFLEJOS:
-Cutáneos abdominales: corresponde a un reflejo de tipo poli-sináptico que se estimula en la piel. Sobre el ombligo corresponde a los dermatomos D8 a D10 y bajo el ombligo. D10 a D12. El estimulo se aplica con un objeto romo desde el borde lateral hacia el centro. Lo normal es que en el lado estimulado los músculos abdominales se contraigan. Estos reflejos se integran a nivel del encéfalo y cuando existe una lesión de la vía piramidal se comprometen. En personas obesas, o con grandes cicatrices abdominales, o que son mayores, pierden significado.
-Reflejo plantar: (L5, S1): el estimulo se aplica con un objeto romo por el borde lateral de la planta del pie, desde el talón hacia arriba, tomando una curva hacia medial a nivel de la cabeza de los metatarsianos. Lo normal es que los dedos se flecten. Cuando existe una lesión de la vía piramidal el reflejo se altera y ocurre una dorsiflexión del primero dedo, pudiendo los otros dedos presentar una separación como abanico, esta alteración se conoce como signo de Babinski. Puede también ocurrir en otras condiciones como intoxicación medicamentosa o por alcohol, o después de una convulsión epiléptica.
-Clonus: se presenta en estado de Hiperreflexia exagerada por lesión de la vía piramidal. Para desencadenarlo se produce un estiramiento brusco del musculo y luego se sostiene la tracción. El clonus consiste en contracciones sucesivas como una oscilación muscular. Se encuentra de preferencia a nivel del reflejo aquiliano y el rotuliano.

•    COORDINACIÓN
La coordinación de los movimientos musculares requiere que cuatro áreas del sistema nervioso funciones en forma integrada:
- El sistema motor, para la fuerza muscular.
- El cerebelo para los movimientos rítmicos y la postura.
- El sistema vestibular, para el equilibrio y la coordinación de los ojos la cabeza y los movimientos del cuerpo
- El sistema sensorial, para captar las posiciones.

Entre las pruebas que se efectúan para evaluar estas áreas, destacan las siguientes.
-Prueba índice nariz y talón rodilla: se le solicita al paciente que con el dedo índice de una mano toque en forma alternada el dedo índice de una mano del examinador y su propia nariz. Con las piernas el movimiento consiste en tocarse una rodilla con el talón de la otra pierna y luego estirarla (o deslizar el talón por la regio pretibial de la pierna, hacia el tobillo), efectuando esto varias veces. Cuando existe una lesión en el cerebelo, el movimiento no es preciso y presenta oscilaciones: al acercarse el dedo o el talón al objetivo se ven ajustes en la trayectoria pudiendo finalmente chocar con el o pasar de largo. Esta alteración se conoce como dismetría. La prueba se efectúa con las extremidades de un lado y del otro.
-Efectuar movimientos alternantes rápidos: Por ejemplo, tocarse el muslo con una mano con la palma hacia abajo ya luego con la palma hacia arriba en forma sucesiva y alternada. Después se repite con la otra mano. Otra alternativa es mover las manos como atornillando una ampolleta. La falta de coordinación se llama adiadococinesia. Se ve en lesiones del cerebelo.
-Observación de la marcha: Se observa la posición, el equilibrio, el movimiento de las piernas, si hay braceo. Por ejemplo, en personas con lesiones cerebelosas presenta una marcha zigzagueante; pacientes con Parkinson tienen una marcha rígida, con pasos cortos, etc.

•    MASAS MUSCULARES
Así como se evalúan las fuerzas, el observar el volumen de las masas musculares puede ser  otro elemento del examen físico. Fenómenos de denervación, por afección de nervios periféricos o neuronas de las astas anteriores, pueden llevar a una atrofia muscular o fasciculaciones. Debe plantearse el diagnóstico diferencial con enfermedades del músculo mismo (miopatías) y atrofias por desuso o por desnutrición.
•    PRESENCIA DE MOVMIENTOS INVOLUNTARIOS
Diversos movimientos involuntarios pueden presentarse: temblores, tics, fasciculaciones, movimientos atetósicos, corea, distonías, disquinesias, etc. Muchos de ellos dependen de lesiones de lo núcleos basales del cerebro.

IV.    Sistema Sensorial
Se examina la sensibilidad protopática (gruesa) y la epicrítica (fina)

GLOSARIO
•    Adiadococinesia: incapacidad para realizar movimientos alternos rápidos como consecuencia de un trastorno del cerebelo o de sus conexiones.
•    Analgesia: Alivio de sensaciones dolorosa.
•    Atetosis: Son movimientos de contorsión, generalmente con posturas alternantes, de la zona proximal de los miembros que se entremezclan continuamente en una cascada de movimientos.
•    Corea: Son movimientos involuntarios breves y sin finalidad aparente, de la parte distal de las extremidades y la cara, que pueden aparecer de forma imperceptible en el seno de actos con propósito que enmascaran el movimientos involuntario. La corea y la atetosis aparecen a menudo juntas (coreoatetosis). Se manifiestan con un exceso de actividad dopaminérgica en los ganglios basales.
•    Clonus: movimiento involuntario que se libera cuando no hay reflejo de estiramiento. Daño en la vía corticoespinal (piramidal-primera motoneurona).
•    Cuadriparesia: Debilidad y ataxia (coordinación defectuosa del movimiento muscular) de los 4 miembros.
•    Cuadriplejia: parálisis de los 4 miembros.
•    Disestesia: Alteración de sensibilidad general por percepción disminuida, aumentada o inadecuada, lo que puede causar que un estimulo común sea desagradable o doloroso.
•    Dismetría: Deterioro en la habilidad de medir las distancia en relación con los movimientos del cuerpo.
•    Disquinecias o discinecias: movimientos involuntarios anormales que afectan principalmente a las extremidades, tronco o mandíbula y que ocurren como manifestación de un proceso patológico subyacente. Son una manifestación, relativamente común de las enfermedades de los ganglios basales.
•    Distonía: Son trastornos del movimiento en los cuales contracciones sostenidas del musculo causan torceduras y movimientos repetitivos o posturas anormales. Estos movimientos, que son involuntarios y a veces dolorosos, pueden afectar a un solo músculo, a un grupo de músculos tales como los de los brazos, las piernas o el cuello, o al cuerpo entero.
•    Espasticidad: resistencia al estiramiento, velocidad dependiente, involuntaria. Es causada por daño de la vía corticoespinal y se manifiesta por u incremento de la excitabilidad de los músculos afectados.
•    Estereognosis: Facultad de percibir y entender la forma y naturaleza de los objetos mediante el sentido del tacto. Capacidad para identificar un objeto por el tacto, teniendo los ojos cerrados.
•    Fasciculaciones: son pequeñas e involuntarias contracciones musculares, visibles bajo la piel. Generalmente locales, como en los parpados, las pantorrillas o el dedo pulgar y se debe a la fasciculación (cripación) incontrolable de un grupo musculas que contiene una sola fibra nerviosa.
•    Grafestesia: Capacidad de reconocer, estando con los ojos cerrados, un numero que el examinador escribe con un objeto de punta roma en la palma de la mano u otra parte del cuerpo.
•    Hemiparesia: Debilidad muscular (mas acusada en las manos y pies) que afecta a un hemicuerpo.
•    Hemiplejia: parálisis de un hemicuerpo.
•    Hiperalgesia o hiperestesia: percepción exagerada del dolor después de un estímulo doloroso.
•    Hipoalgesia o hipoastesia: percepción exagerada del dolor después de un estímulo doloroso.
•    Miopatía: desorden muscular de variado etiología que ocasiona una debilidad muscular gradual con la correspondiente distrofia.
•    Monoparesia: Perdida parcial de la función motora de una extremidad, como resultado de una disfunción neurológica.
•    Monoplejia: parálisis de un único miembro
•    Paraparesia: Debilidad muscular en ambos miembros inferiores.
•    Paraplejia: Parálisis de los miembros inferiores.
•    Paresia: pérdida parcial de la movilidad voluntaria, de la fuerza
•    Parestesia: Sensación de hormigueo, pérdida de sensibilidad y adormecimiento de los brazos y piernas.
•    Plejía: Ausencia de movimiento, parálisis.
•    Tinitus: zumbido en los oídos
•    Escala de Glasgow: Escala usada para medir el nivel de conciencia del paciente con traumatismo craneoencefálico. Para determinarlo se utilizan como indicadores la apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora.
Apertura Ocular (E):
-Espontanea: 4
-Al estimulo verbal (al pedírselo): 3
-Al recibir un estimulo doloroso: 2
-No responde: 1

Respuesta Verbal (V):
-Orientado: 5
-Confuso: 4
-Palabras inapropiadas: 3
-Sonidos incomprensibles: 2
-No responde: 1

Respuesta Motora (M):
-Cumple órdenes expresadas por voz: 6
-Localiza el estimulo doloroso: 5
-Retira ante el estimulo doloroso: 4
-Respuesta en flexión (postura de decorticación): 3
-Respuesta en extensión (postura de descerebración): 2
-No responde: 1

Los valores de los tres indicadores se suman y dan el resultado en la escala de Glasgow. El nivel normal es 15 (4+5+6) que corresponde a un individuo sano. El valor mínimo es 3 (1+1+1).
La puntuación obtenida es empleada para determinar el estado clínico del paciente, pronóstico, indicaciones terapéuticas y realizar un seguimiento del estado neurológico. Cuando se emplea en un paciente con trauma craneoencefálico (TCE) se puede clasificar como:

- TCE Leve: 14-15 puntos
- TCE Moderado: 9-13 puntos
- TCE Severo: 8 puntos o menos (requiere intubación)

PREGUNTAS
1.    Diferencias entre parálisis facial central y periférica.

Parálisis facial central:
•    Lesión: De la vía piramidal desde la corteza hasta el núcleo de origen (supranuclear). Afecta principalmente al núcleo motor inferior del facial (VII par craneal), ya que el superior recibe fibras de inervación motora de la corteza cerebral de ambos lóbulos frontales.
•    Causa: enfermedad cerebrovascular isquémica o hemorrágica o procesos neoformativos cerebrales.
•    Musculatura comprometida: Solo la musculatura facial inferior (peribucal), siendo posible arrugar la frente, levantar las cejas y cerrar los ojos con escasa o ninguna dificultad.

Parálisis facial periférica:
•    Lesión: del VII par craneal (nervio facial) después del núcleo de este nervio (infranuclear), que estén comprometiendo la medula oblongata.
•    Causa:
-Parálisis facial idiomática, de Bell o primaria: es la forma más frecuente de parálisis facial periférica, etiología desconocida, aunque la cusa vira es la más vinculada (virus herpes simple tipo I).
-Parálisis facial sintomática o secundaria:
    Traumática: obstétrica, traumatismos craneales.
    Infecciosa: otitis, parotiditis, mastoiditis, sífilis, tuberculosis, sarampión, herpes simple, herpes zoster (síndrome de Ramsay-Hunt) mononucleosis, VIII.
    Neoplásica (tumoral): tumores de parótida, del huso temporal, tumor Glómico, meningioma, colesteatoma, metástasis, neurinoma del acústico, neurinoma del nervio.
    Neurológicas: Esclerosis multiple, síndrome de Guillain Barré, Síndrome de Melekersson-Rosenthal, Síndrome de Moebius, accidentes cerebrovasculares.
    Enfermedades sistémicas o metabólicas: Diabetes Mellitus, hipertiroidismo, porfiria, enfermedades autoinmunes, sarcoidosis, enfermedad de Lyme, enfermedad de Paget ósea, vasculitis, leucemias.
-Paralasis facial periférica bilateral:
    Simultanea (diplejía facial): Guillain Barré, enfermedad de Lyme, esclerosis lateral amiotrofica (ELA), síndrome de Moebius (diplejía facial congénita con estrabismos convergente).
    Sarcoidosis: fiebre uveoparotidea o síndrome de Heerfordt.
    Síndrome de Melekersson-Rosenthal: Parálisis facial recurrente, edema facial (sobre todo labial) y lengua plicata.
    Infecciones: VEB, neurolúes, sarampión, tétanos, parotiditis, polio, meningitis.

•    Musculatura comprometida: toda la musculatura facial. Paciente no puede cerrar ojo, levantar cejas ni ceñir la frente.

2.    ¿Que alteración de la mirada produce una parálisis del sexto nervio craneal de un lado?
Estrabismo. Si el lado afectado es el derecho, cuando el paciente mira a la izquierda, ambos globos oculares se desvían en forma paralela, pero cuando se mira a la derecha, el ojo izquierdo llega hasta el lado nasal, pero el ojo derecho solo llega hasta la línea media.

3.    Reflejo de Babinski
Se produce cuando al frotar firmemente la planta del pie, el hallux se extiende hacia el dorso del pie y los otros dedos se abren en abanico. Este reflejo es anormal, siempre es patológico y se asocia con un daño de las vías piramidales (corticoespinal o de 1° motoneurona).

4.    ¿Cómo se manifiesta una lesión en la corteza cerebral a nivel frontal y parietal?

-Lesión de la corteza cerebral a nivel frontal:
    En la corteza motora: produce marcada paresia contralateral, flacidez, reflejos tendinosos exagerados (espasticidad) signo de Babinski positivo.
    En la corteza premotora: Agrafia, (no puede escribir) y/o afasia (el sujeto no entiende lo que oye o lee, pero puede hablar)
    En la corteza prefrontal: Produce un cambio de carácter, perdida de iniciativa y del juico, junto con una alteración en las emociones (tendencia a la euforia), a la vez que pierde capacidades en el comportamiento social (se cuida menos la apariencia externa).
-Lesión de la corteza cerebral a nivel parietal:
    Lesiones de la parte posterior de la corteza parietal alteran la capacidad para localizar objetos visualmente. Así como para guiar los movimientos de su mano para alcanzarlo y agarrarlos (apraxia), pero no altera la capacidad para verlos e identificarlos.

5.    Signos de una meningitis
    Convulsiones
    Rigidez de nuca: resistencia a la flexión pasiva del cuello.
    Signo de Brudzinski: La rigidez severa del cuello produce que las rodillas y cadera del paciente se flexionen cuando se flexiona el cuello
    Signo de Kerning: para valorar la irritación meníngea, el paciente en decúbito supino con las caderas flexionadas es incapaz de extender las rodillas sin dolor.

6.    Decorticación
Son dos tipos de posturas anormales, las cuales pueden alternarse u ocurrir una en un lado del cuerpo y la otra en otro lado.
La postura de decorticación (es más favorable) puede avanzar a una postura de descerebración (menos favorable)
Decorticación: Postura anormal que implica rigidez, flexión de los brazos, puños cerrados y piernas extendidas en rotación medial. La persona sostiene los brazos doblados hacia a adentro y hacia el cuerpo con las muñecas y los dedos doblados y puestos sobre el tórax. Esta postura es un indicio de daño del fascículo corticoespinal, comunicación entre cerebro y medula espinal.
Descerebración: Es una postura corporal anormal que involucra extensión rígida de los brazos y las piernas. Piernas con rotación medial, inclinación de los dedos de los pies hacia abajo y arqueo de la cabeza hacia atrás. Es causada por una lesión cerebral a nivel de tronco encefálico.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top