El Recién Nacido de Alto Riesgo

- 2:01 AM



El Recién Nacido de Alto Riesgo

    El nacimiento de un bebé es un proceso maravilloso y, sin embargo, muy complejo debido a que tanto la madre como el bebé experimentan muchos cambios físicos y emocionales.
     El bebé debe llevar a cabo muchos ajustes físicos a la vida fuera del cuerpo de su madre. Salir del útero significa que ya no puede depender de la circulación y la placenta de su madre para las funciones fisiológicas importantes.


    Antes del nacimiento, la respiración, la alimentación, la eliminación de desechos y la protección inmunológica provenían de su madre. Pero cuando llega al mundo, muchos de sus aparatos y sistemas del cuerpo cambian dramáticamente el modo en que funcionaban durante la vida fetal:

Los pulmones deben inhalar aire.
La circulación cardiaca y pulmonar cambia.
El aparato digestivo debe comenzar a procesar alimentos y excretar los desechos.
Los riñones deben comenzar a funcionar para regular los líquidos y elementos químicos del cuerpo y excretar los desperdicios.
El hígado y el sistema inmune deben comenzar a funcionar en forma independiente.



    Los aparatos y sistemas de cuerpo del bebé deben funcionar en conjunto de forma completamente nueva. A veces, un bebé puede tener dificultades para llevar a cabo esta transición. Nacer prematuramente, sufrir un parto difícil o padecer defectos congénitos pueden hacer que estos cambios sean aún más desafiantes. Afortunadamente, se dispone del cuidado especial necesario para estos recién nacidos.
¿Qué es la unidad de cuidados intensivos neonatales?

    A menudo, los recién nacidos que necesitan cuidados médicos intensivos ingresan en un área especial del hospital denominada Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). La UCIN combina tecnología avanzada y profesionales de la salud capacitados para brindarles cuidados especializados a los pacientes más pequeños.

    Las unidades de este tipo a veces cuentan con áreas de cuidados intermedios o continuos para los bebés que no se encuentran graves, pero que necesitan cuidados de enfermería especializada. Algunos hospitales carecen de este personal especializado o de una UCIN, y los bebés deben ser trasladados a otro hospital.


    Si bien un 9 por ciento de todos los recién nacidos requieren cuidados en una UCIN, dar a luz a un bebé enfermo o prematuro puede resultar inesperado para los padres. El entorno, los sonidos y el equipamiento extraño de la UCIN pueden ser abrumadores. Esta información se proporciona para ayudarle a comprender algunos de los problemas de los bebés enfermos y prematuros. También encontrará aquí información sobre algunos de los procedimientos para el cuidado que su bebé pudiera necesitar.
Qué bebés necesitan cuidados especiales?

    La mayoría de los bebés que ingresan en la UCIN son prematuros (es decir, nacen antes de las 37 semanas de embarazo), tienen bajo peso (menos de 2250 gramos o 5,5 libras) o padecen un trastorno médico que requiere cuidados especiales. En Bolivia , casi el 12 por ciento de los bebés nacen prematuramente y muchos de ellos también tienen bajo peso.

    Los bebés que nacen de embarazos múltiples (mellizos, trillizos, o más) con frecuencia ingresan en la UCIN, puesto que tienden a nacer antes y ser más pequeños que los bebés de partos de un único feto.
    Los bebés con trastornos médicos como por ejemplo, problemas cardíacos, infecciones o defectos congénitos, también reciben cuidados en la UCIN.

    Los siguientes son algunos factores que pueden poner a un bebé en situación de alto riesgo y aumentar las probabilidades de su ingreso en una UCIN. Sin embargo, cada bebé debe ser evaluado individualmente para determinar la necesidad de admisión. Los factores de alto riesgo incluyen:

los factores maternos:
edad menor de 16 o mayor de 40 años
consumo de drogas o alcohol
diabetes
hipertensión (presión sanguínea alta)
hemorragias
enfermedades de transmisión sexual
gestación múltiple (mellizos, trillizos o más)
escasez o exceso de líquido amniótico
ruptura prematura de las membranas (también
llamadas saco amniótico o bolsa de aguas)

los factores del parto:
sufrimiento fetal/asfixia en el nacimiento (cambios en los sistemas orgánicos debidos a la falta de oxígeno)
parto en presentación pelviana (de nalgas) u otra presentación anómala
meconio (la primera deposición del bebé durante el embarazo en el líquido amniótico)
circular de cordón (cordón alrededor del cuello del bebé)
parto con fórceps o por cesárea


los factores del bebé:
nacimiento con menos de 37 o más de 42 semanas de gestación
peso al nacer menor que 2500 gramos (5 libras y 8 onzas) o mayor que 4000 gramos (8 libras y 13 onzas)
bebé pequeño para la edad gestacional
administración de medicamentos o reanimación en la sala de partos
defectos congénitos


dificultad respiratoria, incluidas la respiración rápida, los quejidos o la apnea (suspensión de la respiración)
infecciones como por ejemplo, herpes, estreptococos grupo B, clamidia
convulsiones
hipoglucemia (bajo nivel del glucosa en sangre)
necesidad de oxígeno adicional o monitoreo, terapia por vía endovenosa (IV) o medicamentos
necesidad de tratamiento o procedimientos especiales, como por ejemplo, transfusiones de sangre
Quiénes  trabajan en la UCIN

    Los siguientes son algunos de los profesionales del cuidado de la salud especializados que se ocuparán del cuidado de su bebé:
neonatólogo - pediatra con capacitación adicional en el cuidado de bebés enfermos y prematuros.
     El neonatólogo supervisa a sus colegas de pediatría y residentes, a enfermeros practicantes y a las enfermeras que cuidan a los bebés en la UCIN.
Licenciadas en Enfermería con especialidad en neonatología y terapia intensiva

Advertisement
 

Start typing and press Enter to search