Patologías del pelo y uñas
PATOLOGÍA DEL PELO Y UÑAS 
El pelo y las uñas son anexos cutáneos denominados “fanéreos”, originados desde la dermis y epidermis. Su estructura histológica corresponde a la de cualquier porción de la piel sólo con modificaciones en sus capas superficiales, acordes a su función. Es así como, por ejemplo, la lámina ungueal no es otra cosa que la capa córnea epidérmica modificada y endurecida y no un tejido calcificado como es la creencia popular.
A. EL PELO
En la mayoría de los mamíferos, el pelo tiene funciones de termorregulación, aspecto irrelevante en los humanos, en quienes se ha convertido en un medio de comunicación social y sexual. Su exceso o insuficiencia puede provocar trastornos en la imagen que pueden ser críticos para el o la paciente.
Existe pelo en toda la superficie cutánea, con excepción de las palmas, plantas y labios. La densidad, color, grosor y textura varía de acuerdo a la zona, como también su dinámica de crecimiento.
El pelo tiene un ciclo de crecimiento compuesto de 3 etapas:

a) Anágeno: Fase de crecimiento activo. En el cuero cabelludo dura de 2 a 8 años, mientras que en tronco y extremidades dura de 1 a 6 meses. Un 80 a 90 % de los pelos están en esta fase.
b) Catágeno: Fase de disminución de las mitosis hasta la detención total del crecimiento, dura unos pocos días y usualmente menos del 1 % de los pelos está en esta fase.
c) Telógeno: Es la fase de reposo del ciclo, en que el pelo se mantiene unido a su folículo hasta que comienza una nueva fase anágena y el pelo nuevo empuja al antiguo. Dura de 1 a 4 meses y un 10 a 20 % de los pelos están en esta fase en un momento dado.
Los folículos pilosos mantienen sus ciclos no sincronizados, lo que permite mantener siempre la presencia de pelos. En promedio, existen 100.000 a 150.000 pelos en el cuero cabelludo, siendo normal la pérdida de 70 a 100 pelos diarios.
Los mecanismos celulares que median el crecimiento del pelo pueden ser similares o idénticos en todos los folículos, pero el mensaje molecular genético que cada folículo lleva puede ser distinto dependiendo de su localización en el cuerpo. En cualquier caso, el rol de los andrógenos es importante para comprender el crecimiento del pelo.
Los andrógenos tienen un efecto dual: Estimulan el crecimiento del pelo en todo el cuerpo mientras que median la pérdida del mismo en el cuero cabelludo.
Las enfermedades del pelo se pueden dividir en las que existe una pérdida localizada o difusa de éste, las alopecias, y en las que existe un aumento de la cantidad de pelo, el hirsutismo.
Alopecias:
La alopecia es la pérdida o la miniaturización del pelo. Esta puede ser en parches o difusa y puede ser no cicatricial o cicatricial. En la tabla 1 se enumeran las principales causas de alopecia:

Alopecias en parches Alopecias difusas
No Cicatricial Cicatricial No Cicatricial Cicatricial
Alopecia Areata
Alopecia Androgenética
Tricotilomanía
Sífilis
Tiña cápitis Traumatismo
Liquen Plano
Lupus Discoide
Lupus Sistémico
Sarcoidosis Efluvio Telógeno
Hipertiroidismo
Hipotiroidismo
Lupus sistémico Traumatismo difuso
Lupus Sistémico


Alopecia Areata:
Es un trastorno frecuente caracterizado por áreas de pérdida de pelo en parches, no inflamatoria, sin cicatrices. Puede presentarse en cualquier edad y afecta por igual a ambos sexos. 
Su causa es desconocida, aún cuando se asocia fuertemente a enfermedades autoinmunes, especialmente con el vitiligo y tiroiditis autoinmunes. También es más frecuente en pacientes con Lupus Eritematoso y síndrome de Down. Frecuentemente se asocia a períodos de stress emocional.
Clínicamente se presenta como parches solitario o muy escasos, circunscritos, claramente definidos, redondos u ovalados, que pueden medir de 1 o hasta varios centímetros. La piel de los parches se observa de aspecto generalmente sano, de superficie lisa, blanda y pálida, aunque ocasionalmente puede observarse ligero eritema y descamación. Por lo general es asintomática, aunque hay pacientes que pueden presentar prurito o dolor en la zona que incluso puede anteceder a la caída del cabello. En la periferia de la lesión es posible observar característicamente pelos quebrados y cónicos, con ligera hipopigmentación en su base, dando el aspecto de signos de exclamación (!). Al traccionar suavemente los pelos periféricos, éstos se desprenden con facilidad.
La zona más frecuentemente afectada es el cuero cabelludo, pero puede afectar cualquier superficie pilosa, incluyendo barba, cejas, tórax, extremidades, etc. En un 10 % de los casos es posible observar compromiso de las uñas, consistente en hoyuelos (pits) en la lámina ungueal.
Existen variantes clínicas de la Alopecia Areata más severas: La Ofiasis, denominada así por que se presentan varios parches adyacentes siguiendo un curso sinuoso similar al paso de una serpiente (ofídio). La alopecia areata total corresponde a la pérdida de todo el pelo del cuero cabelludo pero manteniendo los pelos de la mayoría de las otras zonas pilosas. La alopecia areata universal es la pérdida de pelos en toda la superficie corporal.
La alopecia areata tiene un curso crónico y recurrente, aunque en la mayoría de los casos existe redoblamiento del pelo en forma espontánea dentro de meses hasta en 2 años, con pelos que suelen ser más blanquecinos y finos que el habitual pero con el tiempo recuperan sus características previas. En los casos más severos, como en la ofiasis, total y universal, el ataque puede durar varios años e inclusive ser permanente.
En el diagnóstico diferencial se debe considerar cualquier otra causa de alopecia no cicatricial. El diagnóstico es fundamentalmente clínico, observando la calidad de la piel subyacente y el estado de la periferia de la lesión, observando la presencia de pelos en signo de exclamación.
El tratamiento depende de la gravedad y de la extensión de la lesión. Lo más utilizado es la inyección intralesional de corticoides. En casos leves pueden utilizarse corticoides tópicos y en los más severos corticoides sistémicos. Otros tratamientos alternativos son la sensibilización con Dinitroclorobenzeno, el uso de antralina y la ciclosporina.
Hirsutismo:
Es el crecimiento excesivo de pelos terminales grueso, oscuros, en especial en mujeres, habitualmente en áreas que dependen de los andrógenos. No existe un aumento en el número total de pelos, sino un aumento de su longitud y grosor, el vello apenas visible se vuelve pelo terminal.
El hirsutismo es el resultado de la producción excesiva de andrógenos o la sensibilidad aumentada de los folículos pilosos a ellos. Puede tener origen funcional, neoplásico o inducido por fármacos. Dentro de las funcionales están las idiopáticas, cuando no hay evidencia de disturbio endocrino o cualquier otra causa. Esta es la variedad más común. Las causas más frecuentes se observan en la siguiente tabla
Funcional Neoplásico Por fármacos
Ováricos (Sd Ovario poliquístico)
Suprarrenal (Hiperplasia suprarenal congénita)
Raciales o familiares
Posmenopáusicas
Idiopáticas Tumor ovárico
Adenoma o Carcinoma suprarenal
Hipofisiarias (Enf de Cushing, acromegalias) Progestágeno
Corticoides
Ciclosporina
Fenitoína
Minoxidil
Clínicamente se ven pelos terminales, gruesos, oscuros, en áreas en las que normalmente no están presentes. No hay inflamación ni erupción asociada. Habitualmente solo están afectadas las áreas dependientes de andrógenos: Parte superior del labio, mentón, área preauricular, zona intermamaria, zona infraumbilical, glúteos y zona anterior de muslos. Hay que diferenciarlo de la hipertricosis, que corresponde al engrosamiento de los pelos en zona no andrógeno-dependientes. El tratamiento consiste en corregir factor desencadenante si éste existe. Si no existe alteración endocrina o tumoral corregible, el pelo puede ser tratado con fines estéticos con decoloración y diferentes formas de depilación.
LA UÑA:
La uña corresponde a una modificación de la piel en que la capa córnea se presenta compactada y dura. Los componentes anatómicos de la uña son: 
a) Lámina: Corresponde a estructura dura de la uña
b) Lecho: Corresponde a la superficie de soporte de la lámina sobre la falange distal
c) Matriz: Es el tejido donde se forma la lámina. Tiene forma semilunar con sus extremos hacia proximal. La lúnula corresponde a la porción más distal de la matriz, que se transparenta a través de la lámina
d) Epiniquio: Es el pliegue superior y proximal de la piel sobre la uña.
e) Periniquio: Corresponde a los pliegues de piel lateral y medial a la uña
f) Hiponiquio: Es la porción de piel que queda por debajo del borde libre de la uña
g) Cutícula: Es la extensión del epiniquio hacia la lámina ungueal, cuya función es la de sellar dicho pliegue.
Desde el punto de vista semiológico, se pueden distinguir los siguientes signos:
a) Onicolisis: Corresponde al desprendimiento distal de la lámina ungueal
b) Onicomadesis: Es el desprendimiento proximal de la lámina ungueal
c) Onicosquisis: Es el término médico para señalar la fragilidad y/o fragmentación en capas de la lámina.
d) Onicodistrofia: Es la alteración en la forma y/o grosor de la lámina ungueal
e) Onicogrifosis: Es la distrofia extrema de las uñas, en que se produce un encurvamiento del eje longitudinal, dando la forma de garra de Grifo (animal mitológico).
f) Pits u hoyuelos: Son depresiones puntiformes de la lámina. Pueden ser observados en forma aislada en personas normales, pero pueden ser numerosos en pacientes con psoriasis, alopecia areata y dermatitis atópica.
Las patologías más frecuentes de la uña son la onicomicosis (tratada en el capítulo de micosis), la paroniquia y la onicocriptosis.
Paroniquia:
Corresponde a la inflamación del epiniquio y/o periniquios. Este proceso inflamatorio puede ser de origen infeccioso, traumático, dermítico, tanto alérgico como irritativo, o por depósito de materiales en la dermis.
En su forma más frecuente, la paroniquia comienza con un traumatismo de la zona, ya sea el desprendimiento de pliegues excesivos de piel o el rebaje de la cutícula. Eso permite la entrada de bacterias bajo la piel y, en especial en dueñas de casa, la entrada de cándida álbicans, produciéndose un proceso inflamatorio que tiene a la cronicidad. La afectación del epiniquio por lo general se acompaña de distrofia de la lámina.
El tratamiento es el de la infección bacteriana y/o micótica y la corrección de los factores precipitantes.

Onicocriptosis:
Es la inflamación y eventual sobreinfección del periniquio producida por el choque de la lámina ungueal contra éste, en especial en los ortejos mayores. La causa más frecuente es el mal corte de las uñas, uso de calzado inadecuado y el mal alineamiento del aparato ungueal con respecto al ortejo.
Al producirse el enclavamiento de la lámina, se forma una proliferación de vasos sanguíneos reactivos conocida como granuloma telangectásico. Si persiste el enclavamiento la superficie del granuloma se queratiniza y tiende a producirse una hipertrofia del periniquio. Los bordes de la lámina comienzan a verticalizarse, aumentando la incrustación.
El tratamiento depende del grado de compromiso. En las fases iniciales se puede utilizar ácido tricloroacético a saturación para quemar el granuloma telangectásico, además de producir el alzamiento de la lámina incrustada con algodón o gasa. En conjunto con esto debe tratarse la infección sobre agregada, con antibióticos como la flucloxacilina o el ciprofloxacino.
En las fases con queratinización o hipertrofia el tratamiento es quirúrgico, ya sea con onicectomía y matricectomía parcial o la reducción quirúrgica de las partes blandas hipertrofiadas. La onicectomía total no está indicada, por cuánto al estar ausente la lámina se produce un levantamiento del hiponiquio, lo que llevará en la gran mayoría de los casos a una nueva onicocriptosis.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top