Mecanismos de regulación de la presión arterial

2. GENERALES

    Estos mecanismos actúan sobre todo el sistema cardiovascular con el objetivo de mantener la presión arterial estable. Podemos realizar una división según la rapidez de la respuesta:
    A corto plazo: Se trata de mecanismos de urgencias que actúan en milisegundos o como mucho en pocos segundos. No son adecuados para una respuesta de corrección de la presión arterial prolongada en el tiempo. Son todos de naturaleza nerviosa, reflejos nerviosos. Hay muchos y muy complejos de estos reflejos que se llegan a sobreponer e interactuar unos con otros. El elemento a controlar es la PA.
    El valor de la presión arterial es captado por unos sensores que van a enviar la información al sistema nervioso central de forma constante. La captación de ésta es realizada por una serie de centros reguladores cardiovasculares cuya función es comparar el valor de esta presión con un Set Point cuya magnitud (alrededor de 90mmHg) está marcada por otros centros de control de orden superior a estos últimos. Cuando no se corresponde con el valor impuesto se ordena la corrección del sistema de presión arterial por medio de los componentes Simpático y Parasimpático. Este último tiene un efecto muy pequeño y sólo va a frenar la frecuencia cardiaca provocando bradicardia y actuando por tanto sobre el corazón únicamente, de esta forma desciende la presión arterial. El Simpático sin embargo va a tener una acción al menos triple: aumenta la frecuencia cardiaca
( taquicardia) y el volumen sistólico (eleva el gasto cardiaco) , esto sobre el corazón, y además va a producir vasoconstricción en las arteriolas, por tanto resistencia al flujo y aumento de la presión arterial.

    Existen varios reflejos agrupados en este apartado en los que la diferencia entre unos y otros viene dada por la unión a un receptor de la pared arterial diferente en cada caso. Tipos:
        Reflejos Barorreceptor
        Constituyen el subgrupo más importante de reflejos a corto plazo, son alrededor del 90% de ellos. Actúan por receptores que se van a situar por un lado en el cayado de la aorta (aórticos) y por otro en los senos carotídeos. Estos últimos son terminaciones nerviosas amielínicas enrolladas en espiral en la adventicia del seno, que se independizan como nervio de Hering, que luego se va a unir al Glosofaríngeo (IX) tomando dirección hacia el Sistema Nervioso Central. Los aórticos por su parte se van a independizar y adjuntar al Vago (X) para después dirigirse también al SNC.
    Se estimulan ambos por distensión de las paredes arteriales cuando la presión arterial asciende (la pared del seno es muy delgada y se deja distender con facilidad). Obedecen a este mecanismo: a más presión más estimulación y mayor grado de respuesta.


o    En situaciones de presión arterial normal el nervio envía descargas basales a razón de 1-2 potenciales de acción por seg.
o    En situaciones de hipertensión las descargas aumentan con una frecuencia mayor a las basales.
o          La hipotensión se marca con potenciales de acción más bajos que los basales.
A más presión arterial más potenciales de acción y viceversa. Los potenciales de acción son el modo de respuesta de las neuronas que forman los componentes parasimpático y simpático.
    Existe un factor en el que la respuesta del receptor es diferente:
1.    Cuando la onda de presión está cambiando, es decir, nos situamos justo en el momento de la variación, la respuesta del receptor es Dinámica, y la descarga de potencial es todavía mayor a la que debería corresponder a la magnitud del cambio.
2.    Cuando la presión es alta o baja pero el cambio ya es estable la respuesta se denomina estática y el valor de las descargas disminuye

Existe en este subgrupo de barorreceptores una tercera agrupación de una clase especial: se trata de unos receptores que se hallan a nivel de la pared auricular derecha especialmente. Se denominan volorreceptores (volumen) o receptores de baja presión. Están entre las fibras de la musculatura auricular y se estimulan por la distensión de estas cuando el volumen de sangre que llega a la aurícula es mayor del que debería ser. Existen los de tipo A y los de tipo B; y se distinguen porque realizan las descargas de sus potenciales en do momentos diferentes.

1.    Tipo a: coincidiendo con la sístole auricular.
2.    Tipo B: coincidiendo con la diástole auricular. Con la distensión de las fibras.
Es muy importante nombrar que no hay descarga basal.
Los de tipo B son los verdaderos volorreceptores porque responden a la distensión de volumen de llenado; los de tipo A en cambio van a hacerlo a la fuerza que ejerce la pared auricular.
   










Centros Reguladores Circulatorios

Son los encargados de recibir la información de estos barorreceptores. Se sitúan en el tronco del encéfalo, en el piso inferior (bulbo) y medio (puente entre el bulbo y el piso superior); que para simplificar diremos que los vamos a localizar en el piso inferior. Hay varios núcleos reguladores, estructuras formadas por la agrupación de neuronas; y nosotros nos vamos a quedar con cuatro importantes:

1.    NTS  Núcleo del Tracto Solitario; es la puerta de entrada de todos los receptores
2.    NA  Núcleo Ambiguo; componente parasimpático cuyas neuronas son las que inciden sobre el seno auricular.
3.    CVL  Caudal-Ventral-Lateral: Neuronas inhibidoras para el RVL
4.    RVL  Rostral-Ventral-Lateral. Neuronas cuyos axones bajan por la médula hasta niveles torácicos y desde ahí se independizan para formar los nervios del componente simpático. Este núcleo se mantiene activo siempre hasta que es inhibido por el anterior como ya se ha dicho como causa de ascensión de la presión arterial.
Los núcleos son siempre pares. Al recibir el NTS las fibras aferentes de los receptores, éstas se reparten a todos los núcleos después de hacer sinapsis en él.


    Eferentes de los Reflejos
Se denominan así las fibras que sirven de camino para la transmisión de las respuestas desde los núcleos.
1.    VAGOS: desde el NA hacia el nódulo del seno para producir bradicardia
2.    SIMPÄTICO: produce  A) taquicardia en el nódulo del seno.
B) Elevación de la fuerza de contracción en el         ventrículo izquierdo
C) Vasoconstricción actuando sobre el calibre arterial
D)Movilización de sangre como resultado de las anteriores
E)Liberación de adrenalina de la médula suprarrenal reforzando esta hormona los efectos de éste.
   
Otro punto importante de estas respuestas es su componente excesivo ante un cambio, es decir:
Presión arterial altaactúa el parasimpático disminuyéndola pero más de los valores normales, por eso se desata el efecto contrario entonces activándose el componente simpático.


Presión arterial en oscilación continua
A este fenómeno de ondas se le denomina las Ondas de Mayer y la frecuencia es de una onda cada medio segundo aproximadamente.




    Otros Reflejos No Barorreceptores

Sirven de ayuda a los barorreceptores y representan alrededor del 10% de los reflejos reguladores generales. Son en sentido funcional:
1.    Quimiorreceptores: Son los reguladores de la respiración pero también son capaces de influir en menor medida en la circulación y por tanto en la mantención de la estabilidad de la presión arterial. Se encuentran muy cercanos a los barorreceptores de los senos, en concreto en los cuerpos de las carótidas; y son sensibles a la hipoxia (niveles bajos de O2 y altos de CO2) y a la acidez (pH disminuido.

2.    Bezold-Jarisch: Nos los encoramos en las arterias coronarias y son sensibles a sustancias químicas como la serotonina. La respuesta que inducen es la caída muy fuerte de la presión arterial, bradicardia muy fuerte y situación de apnea (no hay respiración).

3.    Bainbridge: Es más bien una característica funcional, no un reflejo. La respuesta es una taquicardia motivada por la llegada de excesivo volumen sanguíneo a las grandes venas y el corazón; se produce una distensión auricular y el marcapasos responde de esta manera con el aumento de la frecuencia de latido.

4.    Mc. Dowall: Reflejo vagal proveniente de los volorreceptores auriculares. La presión arterial se ve disminuida ante una distensión de la pared auricular.

5.    Somatosimpático: Se refiere a sensaciones como el dolor en cualquier parte del cuerpo, en este caso se eleva le presión arterial.

6.    Cushing: Tampoco es un verdadero reflejo. Se da siempre que hay algún proceso que implica el aumento de la presión arterial en el cráneo (tumores, meningitis…). Se comprime el órgano cerebral y por tanto los centros reguladores, elevándose la presión en alto grado como respuesta. Es un intento de conservar una irrigación arterial a pesar de que la compresión lo pueda estar comprometiendo.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top