Circulaciones esplácnica y renal

1)CIRCULACIÓN RENAL
Los riñones son órganos metabólicamente muy activos situados en la pared posterior del abdomen por fuera de la cavidad peritoneal. Entre ambos pesan entre 300-400 gramos, es decir, representan el 0´5% del peso total del organismo. Éstos reciben un aporte sanguíneo un 20% mayor de lo que les correspondería según su tamaño y peso: es una cantidad de sangre proporcionalmente excesiva. Este flujo tan abundante es debido a su función de depurar la sangre. En términos absolutos reciben 1250ml/ min. y en términos relativos ½ l/ 100 gramos de tejido. El flujo sanguíneo de los dos riñones constituye en condiciones normales el 22% del GC.
SISTEMA PORTA RENAL
La nefrona es la unidad funcional del riñón. Cada riñón está formado aproximadamente por un millón de nefronas todas ellas con capacidad de formar orina funcionando todas ellas de forma muy similar. Cada nefrona contiene:
a)    El glomérulo renal formado por una red de capilares glomerulares que se ramifican y anastomosan entre sí y que, comparado con otros capilares corporales tienen una presión hidrostática elevada.
b)    Tubo de la nefrona.

En el dibujo vemos representado en rojo los vasos más importantes de esta circulación. La sangre llega por la arteria renal que entra en el riñón a través del hilio renal (situado en la cara interna del riñón). La ramificación de ésta es muy escueta ya que se forma una arteriola aferente ( menor de 100 micras y arteriola de entrada al glomérulo) en la 3ª- 4ª división y debido a las pocas divisiones sucedidas la arteriola recibe la sangre con una presión muy alta, del orden de 90 mm Hg. La arteriola entra en el glomérulo y se divide en los capilares glomerulares que tienen como particularidad el ser fenestrados (el intercambio a partir de ellos es muy fácil). La presión de los capilares renales es mayor que en el resto de nuestro organismo; su valor se ha medido indirectamente obteniendo valores entre 45 y 75 mm Hg estimando la media en 60 mm Hg, por lo que los fenómenos de filtración y reabsorción serán diferentes.
En estos capilares sólo habrá filtración porque en el extremo final la presión capilar sigue siendo mucho mayor que la coloidoosmótica. La filtración se estima en 125 ml/ min. lo que sumando todas las nefronas de los dos riñones da como resultado 180 l de plasma al día: es absolutamente desmedido ya que en el resto de capilares se filtran 20. A continuación el líquido filtrado se introduce en la cápsula de Bowman y pasa por los túmulos formando la orina. Los capilares glomerulares terminan su recorrido formando otra arteriola (no una vena como sería normal).
Esta arteriola recibe el nombre de arteriola eferente (salida) y también sigue teniendo una presión muy alta, del orden de 40 mm Hg. Ésta llega a todo el recorrido de los tubos y se vuelve a descomponer en capilares formando un segundo lecho vascular de capilares peritubulares. Aquí la presión  ha caído bastante (porque el calibre disminuye aumentando la resistencia y disminuyendo la presión). De 8 a 10 mm Hg a la entrada y alrededor de 5 a la salida. La filtración reabsorción también es anormal ya que al ser tan baja la presión no existe filtración, sólo reabsorción de parte de los líquidos que circulan por los tubos ( es lo contrario a lo sucedido en el primer lecho vascular). Se trata por tanto de un sistema porta constituido por 2 lechos capilares separados por una arteriola para que la filtración y la reabsorción no se de en los mismos capilares. De la arteriola eferente nacen los llamados vasos rectos que tienen una dirección de horquilla similar a la de los tubos.



AUTORREGULACIÓN RENAL
El músculo liso de las arteriolas responde a mecanismos contrayéndose y distendiéndose y por tanto modificando el flujo sanguíneo. Estos mecanismos locales son muy potentes, casi tanto como los que se dan en el cerebro ya que interesa que se mantenga constante la tasa de filtración de orina (ésta no debe variar porque es el origen de producción de orina y debe ser constante a lo largo del día).
En rojo encontramos representado el flujo sanguíneo renal, FSR, que al igual que el flujo sanguíneo de los demás órganos no varía si la presión se encuentra en el rango fisiológico ( oscilando entre 60 y 200 mm HG). El flujo por tanto es constante: 1250 ml/ min.
En color verde encontramos el flujo plasmático renal creado por el plasma, FPR, que al igual que el sanguíneo debe ser constante. Su valor es aproximadamente 500-550 ml/ min.
En azul esta representada la tasa de filtración glomerular, TFG, que es la fracción del flujo plasmático renal, de modo que si la tasa del plasma aumenta esta también. El objetivo es mantener FPR constante para que TFG también lo sea.










RETROALIMENTACIÓN TUBULOGLOMERULAR
La retroalimentación es uno de los mecanismos de autorregulación más importante. Existe un mecanismo miogénico muy desarrollado en estos vasos, sobre todo en las arteriolas aferentes. Este mecanismo consiste en que a un aumento de presión se da una distensión arteriolar y éstas responden contrayéndose fuertemente.
La retroalimentación es sencilla. Suponiendo que en el glomerulo entre más sangre y con más presión la filtración será mayor. A través del tubo el líquido filtrado llega a la mácula ( es la zona donde termina la parte ascendente del tubo renal). Ésta detecta la llegada masiva de orina (Cl y Na) y manda una orden para que la arteriola se cierre. En caso de que el fenómeno fuera al contrario la arteriola aferente se abriría. Se trata de una orden química en donde el mediador es una prostaglandina.




REGULACIÓN GENERAL

Peculiaridades: el SNS libera noradrenalena (NAD) que genera vasoconstricción pero que es poco importante: la respuesta es pequeña. La vasoconstricción es mayor en las arteriolas aferentes y si estas se cierran, baja la presión en el glomerulo, disminuye la circulación glomerular y se disminuye la formación de orina. Otro efecto es la producción mayor de renina que provoca el aumento de la presión arterial.
La angiotensina 2 funciona al contrario: aumenta la filtración de orina porque su efecto es mayor en las arteriolas eferentes.
 Las prostaglandinas son los vasodilatadores mas importantes. El SNPS no inerva a los vasos renales, su efecto es prácticamente nulo.
Una dieta rica en proteínas provoca vasodilatación aunque el mecanismo de actuación es desconocido.


2) CIRCULACIÓN ESPLÁCNICA

Es la circulación de las vísceras abdominales que guardan relación con la digestión: hígado, estómago, páncreas, bazo, intestinos delgado y grueso. El peso global de éstos es de unos 4 kg, esto es, el 5% del total y reciben alrededor de ¼ del GC: más o menos 1´5 l cada minuto. Esto es otro caso de desproporción ya que recibe mucha mayor cantidad de sangre de lo que le correspondería por tamaño y peso. Es una zona muy activa metabolicamente pero aun teniendo en cuenta el consumo de O2 por el hígado el VO2 total es desproporcionado.


La circulación venosa se realiza a través de la porta que entra al hígado y de aquí sale por la vena suprahepática que desemboca en la cava inferior. Además al hígado le llega sangre oxigenada con una alta presión por la arteria hepática de modo que se mezcla un sistema de alta presión con otro de baja presión, siendo un 30% sangre arterial y un 70% sangre venosa.

En los sinusoides del bazo e hígado hay almacenado un volumen de 500-700 ml de sangre que puede ser movilizado. El bazo es como una esponja mojada de sangre y rodeada por músculo liso que cuando se contrae hace que el contenido se libera a la vena esplénica por lo que se da un aporte mayor de flujo sanguíneo. El hígado por su parte no tiene una cápsula contráctil pero la fuerte capa muscular de la vena porta es muy potente y al contraerse provoca un aumento de presión. Además de esto, el esfínter de la vena suprahepática también colabora que se abre/cierra dejando entrar/ salir a la sangre hacia la vena cava inferior.
Dentro de este territorio, también existen glándulas de secreción digestiva como puede ser el páncreas, intestino y estómago con sus correspondientes jugos. El páncreas secreta hasta 2 litros/día y el estómago hasta 1,5 litros/día. Estas glándulas para secretar el jugo requieren de un elevado aporte sanguíneo para fabricarlo.



REGULACIÓN

Como en otros territorios vasculares aquí también encontramos:
a)    regulación local: viene dada por una autorregulación que principalmente afecta a la arteria mesentérica superior y a las arteriolas de la arteria hepática (que es el lugar donde se va hacer la mezcla de las dos circulaciones y ambas presiones se igualaran). La adrenalina en el territorio hepático es vasodiladora( existen pocos territorios en los que esto suceda)
b)    regulación nerviosa: Es muy poderosa, fundamentalmente el SNS (aparece en verde), este segrega Noradrenalina que provoca vasoconstricción en todas las arteriolas de este territorio, en el músculo liso de la vena porta y también en las arteriolas de la arteria hepática ( también están autorreguladas). El SNPS envía ramas del nervio vago a todos los órganos de este territorio exceptuando al intestino grueso. El SNPS los estimula y hace que estos órganos secreten más jugo, lo que sucede es que a los vasos no los estimula (sino a estos como ya hemos dicho anteriormente los estimula el SNS) y para fabricar jugo se requiere mucha sangre, por lo que se da una vasodilatación no producida por nervios sino por Acetil colina que lo hace de una vía indirecta: mediante la segunda via de la bradikinina  produciendo vasodilatación.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top