Circulación pulmonar

No es estrictamente una circulación parcial, aunque la estudiaremos como tal.
 La sangre sale del corazón y se distribuye en paralelo, llevándose cada órgano un cierto porcentaje del volumen total de sangre, el cerebro por ejemplo se lleva el 15% del volumen circulante y el corazón el 5% para su propia nutrición por la circulación coronaria.

Aquellos órganos que se llevan mucho caudal circulatorio es porque lo necesitan. Llama la atención el caso del riñón ya que el volumen de sangre es desproporcionado con el tamaño (pesan entre los dos 300 gramos aproximadamente, lo que representa el 0´5 del total del peso del organismo). Esto es debido a su función de depuración y limpieza de la sangre.
El músculo estando en reposo y la piel en condiciones normales son territorios que reciben poco caudal sanguíneo.


V̊O2: consumo de O2/ minuto en un adulto sano es de ¼ de litro por minuto. En este parámetro también existen diferencias llamativas entre tejidos ya que hay tejidos que consumen mucho (corazón y riñones) y otros que consumen poco (músculo en reposo).
La circulación pulmonar está situada en serie con las demás, no en paralelo. Por los pulmones pasa la totalidad del GC (5-6 l) por lo que no sigue las reglas generales del resto de los órganos.


La arteria pulmonar solo se prolonga 5 cm desde la punta del VD y a continuación se divide en las correspondientes arterias izq. y dcha. Que irrigan los respectivos pulmones. La arteria pulmonar es más delgada con un espesor de la pared aproximadamente el doble que el de las venas cavas y un tercio del de la aorta. Las arterias pulmonares se dividen en ramas sucesivamente más pequeñas hasta llegar a los vasos más pequeños que son los capilares. Éstos se encuentran en contacto directo con los alvéolos pulmonares (pared con pared). Aquí tiene lugar el intercambio gaseoso y la sangre retorna oxigenada al corazón por las venas pulmonares hasta la AI. Al ser un recorrido muy corto no hace falta un gran gradiente de presión, mucha fuerza impulsora. En los pulmones siempre hay un volumen de sangre almacenado en las venas que actúan como reservorio. Éste volumen es de 600 ml, que equivale al 12% del total. En caso de que este volumen sea necesario se movilizará.
El pulmón no se nutre por la sangre de la arteria pulmonar, ya que esta en realidad lleva sangre venosa, con bajo contenido de O2 y un alto contenido de CO2. Para su nutrición usará, al igual que el resto de tejidos sangre arterializada, suministrada por las arterias bronquiales que provienen de la aorta. Luego, la sangre regresa al corazón por las venas pulmonares hasta la AI por lo que el caudal que llega a esta aurícula es mayor que el que salió del VD (se le ha unido la sangre de las arterias bronquiales). La sangre que ha nutrido a los pulmones es sangre ya desoxigenada que se mezcla con la oxigenada que llevan las venas pulmonares que servirá para nutrir al resto del cuerpo. Esto no es de importancia ya que el volumen de sangre desoxigenada es tan solo el 5%.


PRESIONES

La presión arterial pulmonar sistólica es en promedio de unos 25 mmHg en el ser humano normal. La presión arterial pulmonar diastólica de unos 8 mmHg. La presión arterial media, por tanto, de unos 15. Estos valores, son mucho más bajos que los de la circulación sistémica y esto se debe a que no hace falta más fuerza para atravesar un circuito tan pequeño, sin olvidar también que por esto la pared del VD es más fina que la del VI. La presión va bajando y al tiempo la oscilación se hace más pequeña: en los capilares no existe pulsación y la presión en el extremo inicial es de unos 7-8 mmhg (la ¼ parte o menos del resto de los tejidos). La presión sigue cayendo hasta la AI, donde la presión es de unos 3-4 mmHg, siendo por tanto el gradiente de presión de 12. Es una presión baja pero suficiente ya que los vasos son muy anchos y ofrecen poca resistencia.



ZONAS DE FILTRACIÓN / REABSORCIÓN

La fuerza de filtración (Presión hidrostática) tiene como valores al comienzo 10mmhg y finaliza con 5mmhg. La fuerza de reabsorción (Presión coloidoosmótica) tiene como valor, el mismo de siempre, 25mmhg, por lo que es mayor de la fuerza filtradora a lo largo del capilar. Por este motivo existe una tendencia favorable a la reabsorción y nula a la filtración. Esto hace que no haya filtración pero podría haber reabsorción en caso de que existieran líquidos en determinados puntos o que la persona se medicara con aerosoles ya que lo que llega líquido a los alvéolos se absorbe muy rápido.






DISTRIBUCIÓN DEL FLUJO SANGUÍNEO
El flujo sanguíneo a través de los pulmones es prácticamente igual al gasto cardiaco. Por tanto, los factores que controlan el gasto cardiaco, también controlan el flujo sanguíneo pulmonar. En la mayoría de las situaciones los vasos pulmonares actúan como tubos pasivos, distensibles, que se distienden cuando aumenta la presión y se estrechan cuando disminuye. Para que la aireación de la sangre sea adecuada, es importante que la sangre se distribuya a aquellos segmentos de los pulmones en los que los alvéolos están mejor oxigenados, razón por la cual la distribución del flujo es muy desigual.
La presión en el pie de una persona en bipedestación puede ser hasta  90 mmHg mayor que la presión a nivel del corazón. Esto se debe a la presión hidrostática, es decir, al propio peso de la sangre en los vasos sanguíneos. El mismo efecto, pero en menos grado, se observa en los pulmones. En el adulto normal en posición erecta el punto más bajo de los pulmones esta a unos 30 cm por debajo del punto más elevado. Esto es, los vértices están 15 cm por arriba del punto de entrada de sangre al pulmón y las bases 15 cm por abajo. Estos 15 cm equivalen a cm de 15 cm de H20 y estos a su vez a 12 mmHg. Por tanto la presión en los vértices es de –4 mmHg (los capilares se encuentran colapsados) y en las bases es de 20mmhg (los capilares están distendidos debido al peso de la columna de sangre que gravita sobre ellos) Como la presión de la sangre es menor que la alveolar, esta se va hacia abajo.
Los pulmones en posición vertical se subdividen en 4 partes:


Zona 1= Ausencia de flujo sanguíneo (cantidad tan mínima que es despreciable) en todos los momentos del ciclo cardiaco porque la presión capilar local en esta zona es siempre menor a la alveolar durante todo el ciclo cardiaco.  En caso de que se diese flujo en esta zona sería por una condición anormal.   
   
Zona 2= Los capilares están parcialmente abiertos por lo que el flujo sanguíneo es intermitente (más abiertos cuanto más abajo, pero nunca llegarán a estar completamente abiertos en esta zona; por esta razón el flujo aumenta según bajamos en la zona 2).
 Zona 3= Los capilares están completamente abiertos por lo que el flujo sanguíneo es continuo. Los capilares son cilíndricos y distensibles.

Zona 4= El flujo vuelve a disminuir porque el peso del propio órgano influye en el calibre de los capilares al comprimirlos.


FUNCIONES NO RESPIRATORIAS
Además de intervenir en el intercambio gaseoso los pulmones realizan más funciones, como se ve reflejado en el consumo de 02 (consume 5ml/100gr/min., cantidad que sólo es superada por el corazón y los riñones), son las llamadas funciones no respiratorias del pulmón.
Conforme la sangre atraviesa los capilares pulmonares existen cambios dentro ella (sustancias formadas, eliminadas e inactivadas) ya que es un punto ideal para que las células del endotelio de los capilares la ataquen y modifiquen enzimáticamente dado que la totalidad del gasto cardiaco pasa por aquí, lo que conlleva un enorme gasto energético. Ejemplo de los cambios son:
a)    Sustancias formadas: Angiotensina II: En un 80% en su paso por los capilares pulmonares.
b)    Sustancias eliminadas: Prostaglandinas, leucotrienos y serotonina .

REGULACIÓN
Los pulmones tienen una regulación general y local. Las arteriolas se constriñen por la acción del SNS pero la respuesta es escasa ya que solamente aumenta la resistencia en un 30% por lo que decimos que el SNS modifica más bien el volumen de sangre contenido. Esta circulación sigue los reflejos reguladores vistos en el tema anterior, pero en cuanto a la regulación local tiene una característica distintiva:
El calibre de los vasos puede ser modificado con la intención de mantener la relación  ventilación/ percusión  (V̊/Q, siendo la V el volumen de aire que entra en los pulmones y Q el volumen de sangre que circula por los vasos pulmonares. El cociente ideal es de 0’8 reduciéndose la entrada de sangre en caso de que la de aire disminuya con el fin de mantener las proporciones. Cuando una zona del pulmón se aleja de este cociente los vasos reaccionan. En caso de hipoxia se produce una vasoconstricción (en cualquier otro tejido provocaría vasodilatación)  porque se reduce la fabricación de NO en los pulmones; conllevando a una hipertensión pulmonar; se ven afectadas personas que viven a grandes alturas como en Bolivia y Los Andes.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top