.    

Generalidades 

 La piel es un órgano que como membrana  envuelve el cuerpo en su totalidad. 
 Las principales funciones de la piel son la función inmunológica y la función barrera.  Otras funciones son la capacidad reparadora de heridas, ulceras y del daño celular; las funciones vasculares nutritivas y reguladoras de temperatura;  las funciones sensitivas y de comunicación. 

  La piel está uniformemente extendida por toda la periferia del cuerpo. Su superficie, un poco más extensa que la del cuerpo mismo, por razón de los pliegues que forma en diferentes sitios, mide en promedio 1.6 m2.  La piel tiene  un peso de aproximadamente 4 Kg (6% peso corporal). La piel es, en toda su extensión, continua, excepto a nivel de los orificios naturales, en donde se continúa con las mucosas correspondientes. El espesor de la piel oscila, en general, entre 0,5 mm y 2 mm (aunque llega a 3 y 4 mm en la palma de las manos y la nuca). Su resistencia es considerable. Su coloración varía según: 

-Edad: blanco rosada en el nacimiento, blanca en el niño y en el adulto, ligeramente amarilla en el viejo.
-Regiones: siendo más oscura en las partes descubiertas que en las ocultas, particularmente teñida en los órganos genitales externos y en la aréola del pezón.
-Razas: razas blancas, razas amarillas y razas negras.





 La coloración de la piel depende de: 1º, de la hematina de la sangre que circula por los vasos capilares de la dermis, 2º de la melanina o pigmento negro, que se distribuye en forma de granulaciones por las células profundas de la epidermis.  

Configuración externa

 La  cara superficial de la piel, además de las uñas y los pelos, que estudiaremos más adelante, presenta:

a) Eminencias. Son de dos tipos
1. Las eminencias temporales son producidas por la proyección hacia fuera de los folículos pilosos bajo la influencia del frío o a consecuencia de una emoción (piel de gallina). 
2. Las eminencias permanentes están formadas por las papilas de las dermis: son principalmente visibles en la palma de las manos y en la planta de los pies, en donde forman un sistema de curvas concéntricas dispuestas en cierto número de tipos (importancia de las impresiones o huellas digitales en Medicina Legal).

b) Surcos o pliegues: Son de cinco tipos: 

1. Surcos interpapilares, que separan las hileras de papilas
2. Pliegues musculares, producidos por los músculos subyacentes
3. Pliegues de expresión al principio temporales y después permanentes (patas de gallo).
4. Pliegues de locomoción, situados cerca de las articulaciones (líneas de la mano)
5. Pliegues seniles, constituidos por las arrugas propias de la vejez.

c) Orificios: son de dos clases:

1. Orificios de los folículos pilosos, que dan paso a los pelos
2. Orificio de las glándulas sebáceas y de las glándulas sudoríparas, que dan paso, los primeros a la materia sebácea, y los segundos al sudor.


Constitución anatómica

 La piel está constituida por 2 capas: la epidermis y la dermis. 

Epidermis

 La epidermis es la parte más externa y está constituida por un epitelio escamoso que tiene un grosor de 0,4 a 1,5 mm. En ella podemos encontrar 4 tipos celulares: queratinocitos, melanocitos, células de Langerhans y células de Merkel. 


El queratinocito  es la célula más presente en la epidermis (representa el 80% de las células epidérmicas). Los queratinocitos forman las  4 capas de la epidermis: capa basal, estrato espinoso, estrato granuloso y capa córnea. 
La capa basal es la más profunda y está constituida por una sola capa de células cuboidales que se disponen por encima de la unión dermo-epidérmica. 
El estrato espinoso o de Malpighi está constituido por múltiples hileras de queratinocitos, de citoplasma eosinófilo, aplanados y unidos entre si por puentes intercelulares. 
La capa granulosa está por encima y está constituida por una o varias hileras de células que contienen los gránulos de queratina. 
Por encima de la capa granulosa se encuentra la capa córnea en la que las células han perdido el núcleo y conforman la queratina blanda. Las queratinas son un complejo de proteínas de entre 50 y 70.000 Kd de peso molecular. Existen dos formas de queratina: la queratina blanda que constituye la mayor parte de queratina que cubre la superficie cutánea y la queratina dura que forma el pelo y las uñas.  
En ciertas localizaciones (palmas y plantas) existe una capa visible, amorfa, entre la capa granulosa y la capa córnea que se denomina estrato lúcido. 

Dermis

  La dermis es una capa fibro-elástica, formada por una red de colágeno y fibras elásticas. Es 20 a 30 veces más gruesa que la epidermis.
  En la dermis podemos encontrar fibras (colágena, elásticas y reticular), células (fibroblastos, mastocitos y macrófagos), elementos vasculares, neurales y anexos (pelos, glándulas ecrinas, apocrinas y sebáceas). 
 La dermis es una capa vascular, ella se pueden encontrar múltiples capilares. Hay dos plexos importantes. El plexo superficial que se encuentra en la unión de la dermis papilar y la dermis reticular y el plexo profundo que esta en la unión de la dermis con la hipodermis. 
  Es un tejido eminentemente fibroso (fibras colágenas, fibras elásticas y de reticulina). 
Contiene a los apéndices o anexos cutáneos que son de dos tipos: córneos (pelos y uñas) y glandulares (glándulas sudoríparas y sebáceas). 
 Desempeña también una función protectora, representa la segunda línea de defensa contra los traumatismos. Provee las vías y el sostén necesario para el sistema vascular cutáneo. Constituye un enorme depósito potencial de agua, sangre y electrolitos.

La dermis se puede dividir en dos partes: 
1.- Dermis papilar o superficial: La dermis papilar está constituida por las papilas dérmicas que son proyecciónes de la dermis hacia la epidermis y que se alternan con los procesos interpapilares de la epidermis. En este nivel encontramos receptores de presión superficial o tacto (corpúsculos de Meissner).
 2.- Dermis reticular o profunda: La dermis reticular se encuentra por debajo de las papilas dérmicas y es de un grosor mayor que la dermis papilar. La dermis reticular es más rica en colágeno y fibras elásticas. Contiene la mayoría de los anexos de la piel.

Hipodermis 

 También llamado tejido celular subcutáneo o panículo celuloapidoso. Ubicado por debajo de la piel, específicamente de la dermis y por sobre la aponeurosis de los músculos.

  La hipodermis está constituida por una hoja conjuntiva superficial o dérmica, adherida a la dermis, una hoja conjuntiva profunda o aponeurótica, adherida a la aponeurosis, y entre las dos hojas, una capa adiposa, formada por lóbulos de tejido graso separados entre sí por septos fibrosos, por los que discurren los vasos sanguíneos y linfáticos, así como nervios superficiales que se dirigen hacia la piel. 

  La hipodermis sirve como aislamiento para el cuerpo, como reserva de energía, protege a la dermis y epidermis y permite su movilidad sobre las estructuras subyacentes.


 Fanéreos o Anexos cutáneos                                                                          .    

 Los fanéreos incluyen los pelos, las uñas, las glándulas sebáceas y  las glándulas sudoríparas. 

Pelos

 Los pelos son producciones epidérmicas, filiformes y flexibles, que se desarrollan en mayor o menor número en la superficie libre de la piel (cubren toda la superficie corporal excepto palmas, plantas y mucosas).
En ellos hay que distinguir el pelo propiamente dicho y el órgano productor de pelo.

Pelo propiamente dicho: el pelo propiamente dicho es la formación epidérmica misma. Comprende un tronco (parte libre que es más o menos largo y termina en punta), una raíz (una parte oculta en el folículo dérmico) y un bulbo (masa ovoide o piriforme cuya extremidad interna cubre el órgano productor de pelo). 

 Los pelos se dividen en: 

-Cabellos: son los pelos que se desarrollan en la superficie de la cabeza. Su longitud es muy variable y oscila de ordinario, en la mujer, entre 50 cm y 1 m. Su color varía mucho según las razas y los individuos. Topinard reduce la gama a cinco colores primordiales: negro absoluto, pardo oscuro, castaño claro, rubio y rojo. Según su forma, se distinguen cabellos lisos, cabellos ondulados y cabellos rizados.  Su abundancia es muy variable según los individuos. 
-Barba: así se llama el conjunto de pelos que ocupan las diferentes regiones de la cara. Miden, por término medio, de 6 a 10 cm de longitud.
-Pelos de los órganos genitales y de las axilas 
-Pelos anexos a los órganos de los sentidos: son las pestañas y las cejas relacionadas con el sentido de la vista; las vibrisas que ocupan la entrada de la nariz; y los pelos del conducto auditivo externo. Todos estos pelos son cortos, rectilíneos y más o menos rígidos.
-Pelos de la superficie cutánea general: se encuentran preferentemente en la cara anterior del pecho, en los hombros y en los miembros. Siempre son más desarrollados en el hombre que en la mujer. Generalmente como son reducidos en longitud se llaman vellos.

 Cabe destacar la existencia del Músculo piloerector que se origina del folículo pilosos tiene una dirección oblicua y se inserta en las papilas dérmicas.   Este músculo al contraerse produce elevación del vello.

Órganos productores del pelo: comprende la papila. Los pelos se implantan en depresiones cilíndricas de la dermis, que han recibido el nombre de folículos pilosos.  Los pelos se forman a nivel del folículo piloso, estando constituidos por queratina dura. El crecimiento medio del cabello es de 0,3 mm. por día. El crecimiento del cabello esta regulado en zonas por las hormonas, especialmente los andrógenos, las zonas donde tiene más influencia la actividad androgénica son la barba, región presternal, área genital y el cuero cabelludo.






Uñas

  Las uñas también están formadas por queratina dura y están formadas por diversas partes que incluyen la matriz, la cutícula, la lúnula, la lámina ungueal y el hiponiquium. 


A. Matriz 
B. Cutícula 
C. Lúnula 
D. Lámina ungueal  
E. Hiponiquio  
F. Pliegue ungueal lateral 






Glándulas sebáceas: Son glándulas cuya función consiste en secretar una materia grasa, el sebo o materia sebácea, que derraman enseguida, ya dentro de un folículo piloso, ya directamente en la superficie de la epidermis. Se encuentran en todo el cuerpo, excepto en la palma de la mano, en la planta del pie, en la cara palmar de los dedos de las manos y en la cara plantar de los dedos de los pies.  Vierten su contenido directamente al folículo piloso excepto en determinadas áreas como areola, pezón (en esta localización se denominan tubérculos de Montgomery) y labios en que no se relacionan con el folículo y drenan directamente a la superficie cutánea. Estas glándulas aumentan su actividad en la pubertad y su número y actividad son muy variables entre las diferentes personas. 
Glándulas sudoríparas o ecrinas: su función consiste en secretar el sudor y esparcirlo por la superficie de la piel. Cada una de estas glándulas está constituida por un tubo largo y delgado, una de cuyas extremidades se abre en la superficie libre de la epidermis, mientras que la otra termina en fondo de saco.  La parte interna del tubo, flexuosa y enrrollada sobre sí misma, forma una masa esférica, llamada glomérulo o parte secretante del tubo. La parte externa, casi rectilínea, va desde el  glomérulo a la superficie cutánea y constituye el conducto excretorio. Las glándulas sudoríparas existen en casi todos los puntos de la superficie cutánea, juegan un rol fundamental en la termo regulación. En las palmas de manos, plantas de pies, frente y axilas su densidad es máxima. No las hay en los labios menores y en la superficie interna de los labios mayores.
Glándulas apocrinas: Desembocan también en el folículo piloso, por sobre las glándulas sebáceas. Su secreción es viscosa y de un olor peculiar. Tienen un rol importante en la producción de feromonas y atracción sexual.
En el individuo adulto se ubican exclusivamente en axilas, areolas mamarias, región ano genital, ombligo, cara y cuero cabelludo (estos dos últimos variables).



 Vasos sanguíneos y nervios de la piel                                                           .    

Vasos

  La piel recibe el riego sanguíneo de los vasos perforantes del tejido graso subcutáneo y músculo, formándose 2 plexos vasculares intercomunicados entre si. Un plexo vascular profundo localizado a nivel de la unión dermo-hipodérmica y un plexo vascular superficial localizado en la porción alta de la dermis reticular desde el cual salen las asas capilares que se distribuyen en la dermis papilar. El flujo sanguíneo cutáneo es de gran importancia en la termorregulación. 

Nervios

   Existe un sistema eferente que es responsable del funcionamiento del sistema vascular y anexial, derivado del sistema nervioso autónomo simpático y un sistema aferente responsable de la sensibilidad cutánea. 
Los nervios aferentes son muy numerosos y terminan por pequeños abultamientos (corpúsculos de Pacini, corpúsculos de Ruffini), que se alojan bajo la dermis. En la dermis las fibras nerviosas terminan libremente (terminaciones nerviosas libres responsables de la sensibilidad a la temperatura, prurito y dolor) o en los corpúsculos del tacto (corpúsculos de Meissner).  

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top