INTRODUCCION.
   El aire que respiramos tiene una concentración de oxigeno de aproximadamente 21%, el cual debe entrar a través de la via aérea a los pulmones, donde ocurre la hematosis, entrando el oxigeno a los capilares, y saliendo dióxido de carbono hacia el exterior.
   Una vez que el oxigeno atraviesa la barrera alveolo capilar, entra en contacto con los glóbulos rojos, uniéndose a la hemoglobina en un 99%, mientras el resto permanece disuelto en el plasma sanguíneo. Así los glóbulos rojos cargados de oxigeno van a viajar a través de la sangre por todo el organismo, proporcionando a cada órgano y células de nuestro organismo este vital elemento
La oxigenoterapia se define como el aporte artificial de oxigeno (O2) en el aire inspirado, su objetivo principal es la oxigenación tisular, que se consigue cuando la presión parcial de oxigeno (pO2) en la sangre arterial supera los 60mmHg, lo que corresponde aproximadamente, con una saturación de hemoglobina del 90%. Hoy por hoy, la oxigenoterapia es la herramienta terapéutica fundamental en el tratamiento en los pacientes con insuficiencia respiratoria, tanto aguda como crónica. El empleo de la administración de oxigeno en el fallo respiratorio agudo se inicio ya en la décadas del siglo XX. En cuanto a su empleo en situaciones en insuficiencia respiratoria crónica, se ha puesto de manifiesto una reducción significativa en la mortalidad secundaria a algunos procesos, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica del adulto.
En el paciente pediátrico el empleo de la oxigenoterapia domiciliaria en situaciones crónicas, fundamentalmente la enfermedad pulmonar crónica de la prematuridad (EPCP), antes denominada displasia broncopulmonar (DBP), se ha extendido de forma importante.
  Hay que diferenciar dos conceptos importantes, como son la hipoxemia y la hipoxia.
LA HIPOXEMIA: Es la disminución de los valores de la presión parcial de oxigeno en la sangre arterial (Pa02) por debajo de los 60 mmHg, siendo la principal indicación de oxigenoterapia tanto en niños como adultos.

LA HIPOXIA: Es la disminución del aporte de oxigeno a nivel tisular, obedeciendo a múltiples causas. Existen cuatro tipos:
La hipoxia hipoxémica.- Deficiente oxigenación de la sangre arterial S/a disminución de oxígeno en el aire inspirado (mal de las alturas).
Hipo ventilación alveolar.- Desequilibrio entre la ventilación (V) y perfusión (Q), alteración de la difusión.
La hipoxia circulatoria.- Es debida a una insuficiente perfusión tisular.
La hipoxia anémica.- Trastorno de la capacidad de la sangre para transportar oxígeno por disminución de la hemoglobina.
La hipoxia histotóxica.- (envenenamiento por cianuro), el oxígeno no puede ser captado por los tejidos.

OXIGENOTERAPIA
DEFINICION    
Oxigenoterapia es la administración de oxigeno (O2) con fines terapéuticos, en concentraciones superiores a la mezcla de gases del ambiente. La concentración de oxígeno del aire ambiental es de 21%.
Suministro de oxígeno, un elemento esencial para la vida, con los métodos y en las cantidades adecuadas para asegurar el funcionamiento del corazón, el cerebro y todas las células del organismo.
OBJETIVOS DE LA OXIGENOTERAPIA
•    Tratar o prevenir la hipoxemia y mejorar la hipoxia tisular.
•    Reducir el trabajo respiratorio y miocárdico.
•    Tratar la hipertensión pulmonar (HTP)
•    Mejorar el transporte y entrega de oxigeno a los tejidos.
•    Evitar el daño orgánico debido a la hipoxia.

INDICACIONES DE LA OXIGENOTERAPAIA
•    En Hipoxemia arterial es la indicación más frecuente. Hay un desequilibrio entre la Ventilación- perfusión (V/Q), por ejemplo: En neumonías, bronquiolitis, el asma o las atelectasias
•    Hipo ventilación alveolar (Central o periférica): La oxigenoterapia corrige
Rápidamente la hipoxemia, si bien el objetivo fundamental en estas enfermedades ha de ser la restauración de la ventilación, como por ejemplo: Enfermedades neuromusculares o las depresiones respiratorias por fármacos.
•    Shunt de derecha a izquierda (intrapulmonar, extra pulmonar): es el caso de las
Cardiopatías congénitas cianosantes, fistulas arteriovenosas, tromboembolias, etc.
•    Disminución de la FIO2 en el aire ambiente: grandes alturas.
•    Hipoxia tisular sin hipoxemia. En este grupo puede estar indicado la oxigenoterapia pese a tener una pO2 superior a 60mmHg porque hay un deterioro del aporte tisular: Por ejemplo: en situaciones de bajo gasto cardiaco: Anemia, insuficiencia cardiaca y Shock hipovolemico; intoxicación por CO2, a pesar de una pO2 norma, la administración de O2  es beneficiosa debido a su competencia con el CO2 en su unión con la hemoglobina.
•    El objetivo de la oxigenoterapia domiciliaria es tratar la Hipoxemia crónica o intermitente derivada de la enfermedad de base que presente el niño. Enfermedades pulmonares: Fibrosis quística,

•    Procesos agudos con PaO2 < 60 MmHg, o SaO2 < 90%.
•    Hipoxemia grave crónica que no responde a terapia médica.
•    PaO2 < 55 MmHg o SaO2 < o igual 88%, en personas crónicas en fase estable.
•    Personas graves con hipotensión arterial, bajo gasto cardiaco, bradicardia y acidosis metabólica con disfunción del SNC.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que una saturación de oxigeno normal no significa necesariamente una oxigenación normal, pues puede que tengamos a un niño con saturación de 95%, por lo que no requerirá teóricamente de oxigeno, pero si además presenta polipnea, dificultad respiratoria y retracción costal, aun cuando su saturación sea normal, debemos indicar oxigeno a nuestro niño. Por lo que no se debe tomar los valores de los exámenes de laboratorio en forma aislada, sino en forma conjunta con los antecedentes aportados por la anamnesis.



     Frente a la presencia de cianosis central
secundaria a hipoxemia


 CARACTERISTICAS  DE UNA ADMINISTRACIÓN ADECUADA DE 
                                                    OXÍGENO
•    El oxígeno se debe administrar humidificado y calentado: El oxígeno es un anhidro sin agua, es seco por lo que suele estar indicado humidificado.,para;
-    Evitar el espesamiento de las secreciones.
-    Evitar  las pérdidas insensibles de agua.
-    Evitar el excesivo enfriamiento del niño.
•    El oxígeno que se administra al prematuro debe ser húmedo y caliente (32- 34%), para reducir las pérdidas de calor y agua y disminuir la acción irritante  sobre las mucosas.
•    El oxígeno se debe aplicar a la FiO2 mínima para mantener una adecuada homeostasis cardiopulmonar; PaO2 nunca debe ser > 100MmHg; altas concentraciones de oxígeno puede condicionar lesiones en el pulmón (Fibroplasia retrolental en prematuros).
•    Su administración debe ser constante, sin fluctuaciones bruscas, con el objeto de evitar periodos de hipoxia.
•    Por ser el oxigeno un medicamento, se debe administrar teniendo en cuenta los siguientes principios:
-    Dosificada.               – Controlada        
-    Continuada.              – Humidificada.
.     El estado del paciente, severidad, cuadro y causas de la hipoxemia determinan el método de administración de oxigenoterapia.

Niveles de oxigeno en Sangre    Pa02 (presión parcial de 02 en sangre
Normal    80- 100 mmHg
Hipoxemia leve    60-70mmHg
Hipoxemia moderada    40- 59 mmHg.
Hipoxemia grave    Bajo 40mmHg

Dependiendo del tipo de Hipoxemia del paciente se debe elegir el tipo de terapia a realizar.
ADMINISTRACIÓN
Para administrar convenientemente el oxígeno es necesario conocer la concentración del gas y utilizar un sistema adecuado de aplicación.
Para administrar oxigeno, es necesario conocer algunos conceptos que van a ser determinantes para el buen uso del dispositivo elegido.
FLUJO: Es la cantidad de gas administrado, medida en litros por minuto.
 FiO2: Fracción inspirada de oxigeno, expresa concentración y se mide en porcentaje
El oxigeno es la droga más utilizada en los casos antes mencionados y, como toda droga, tiene riesgos y beneficios que no deben ser olvidados. Por este motivo, debe estar indicado y dosificado. El oxigeno para ser administrado en neonatos se utiliza mezclado con aire, humidificado, calentado y monitorizado, con una FiO2 o concentración conocida.
Humidificador
El oxígeno proporcionado por los diferentes métodos es seco, de manera que es conveniente agregar vapor de agua antes que se ponga en contacto con las vías aéreas, para evitar la desecación de éstas y de las secreciones. La necesidad de humidificación es muy crítica cuando el flujo de gas proporcionado es mayor de superior a 3 L/min. y cuando se han excluido los sistemas naturales de acondicionamiento del aire inspirado, como sucede en los pacientes intubados.
En estos sistemas, la humidificación se logra pasando el gas a través de agua. Al formarse de esta manera múltiples burbujas, aumenta exponencialmente la interface aire-líquido y, por lo tanto, la evaporación. Los humidificadores de burbuja de uso corriente con las cánulas nasales son, sin embargo, poco eficaces en la producción de vapor y como los flujos empleados con estas cánulas son habitualmente inferiores a 2L/min, su empleo es discutible.
Algunos autores consideran que flujos menores de 3 lpm no precisan
Humidificacion, y evita ası´ el paso de bacterias desde el agua al flujo de O2.
El humidificador-calentador esta’ indicado a partir de un flujo de 4 lp
Traen nivel de llenado y se debe observar lo siguiente:
Llenar con agua destilada
No rellenar cuando esta bajo nivel
Cambio de agua y del humidificador diario
Cuando el nivel está muy alto se filtra por el conector de oxígeno
Cuando el nivel está muy bajo no humidifica y se empaña la mascarilla.
       Al estar licuado, enfriado y secado, se debe humedecer para no resecar las
      vías respiratorias.
      Se coloca agua destilada estéril hasta dos tercios ( 2/3) de su capacidad.



DISPOSITIVOS O SISTEMAS PARA ADMINISTRACION DE OXIGENO
Existe una gran variedad de sistemas de administración de oxígeno para niños; éstos varían en eficiencia, complejidad, precisión de entrega de oxígeno, costo, y aceptabilidad de los niños.

Existen dos sistemas para la administración de oxígeno.
1.- Sistemas de bajo flujo
2.- Sistemas de alto flujo.
1.- SISTEMA DE BAJO FLUJO.- No proporciona la totalidad de gas inspirado y parte del volumen inspirado debe ser tomado del medio ambiente. La FiO2 que llega a la vía aérea varía en relación con el volumen corriente y la frecuencia respiratoria de la persona, debido al bajo flujo de O2 que entrega el sistema.
Estos sistemas suministran O2 puro (100%) a un flujo menor que el flujo inspiratorio del paciente. El O2 administrado se mezcla con el aire inspirado y, como resultado, se obtiene una concentración de O2 inhalado (la FiO2) variable, alta o baja, dependiendo del dispositivo utilizado y del volumen de aire inspirado por el paciente. Es el sistema de elección si la frecuencia respiratoria es menor de 25 respiraciones por minuto y el patrón respiratorio es estable, de lo contrario, el sistema de elección es un dispositivo de alto flujo.
Proporciona  concentraciones de oxígeno entre 21 – 90%.
Entre los sistemas de bajo flujo tenemos:
•    Cánula o catéter nasofaríngeo y las gafas o cánulas nasales (bigoteras), que aportan FiO2 entre  0.24 0.40 (24 y 40%), a un flujo que varía 1 – 2 litros por minuto, a  recién nacidos y  niños. No se aconseja mayores flujos porque debido a que el flujo rápido de oxigeno ocasiona resequedad e irritación de las fosas nasales y no aumenta la concentración del oxigeno inspirado.
Ventajas:
Permiten comer y hablar y se usan en personas estables con bajos requerimientos de oxígeno y en tratamientos domiciliarios.
Desventajas:
Requiere de aseo nasal constante.
Debe seleccionarse el tamaño adecuado y rotaciones permanentes, ya que puede causar erosión en la mucosa nasal.
•    La mascarilla facial simple, dispositivo de plástico transparente, que debe ajustarse a la nariz y boca de la persona que lo requiere, posee unos orificios laterales que permiten la entrada libre del aire ambiente.
Ventajas:
Concentración de oxigeno mayor que una cana binasal.
Desventaja
 Es menos utilizada, es mal tolerada, interfiere en la alimentación, por lo que durante esta debe utilizarse cánula de oxigeno para evitar hipoxemia.
Su empleo a largo plazo puede ocasionar irritación en la piel y ulceras de presión.
 Utiliza un flujo  mínimo de 5 litros por minuto con el  fin de evitar la re inhalación de CO2 secundario al acumulo de aire espirado en la máscara.
Puede administrar un FiO2 entre  0.35-0.50 (35- 50%)
Cada litro por minuto de oxígeno es capaz de incrementar la FiO2 en más o menos  un 4%.
•    Mascarilla con recirculación parcial con bolsa de reservorio, es una máscara simple con una bolsa o reservorio en su extremo inferior; el flujo de O2 debe ser siempre suficiente para mantener la bolsa inflada. que aporta un FiO2 de 0.40-0.70 (40-70%), a un flujo de 6-10 litros por minuto. Parte del aire inspirado, que corresponde  al espacio muerto, se mezcla en la bolsa y pasa a ser parte de la inspiración siguiente.
•    Mascarilla sin recirculación parcial con bolsa de reservorio, que aporta un FiO2 de 0.6-0.80 (60-80%), con un flujo de 10 litros por minuto como mínimo,  éstas poseen una válvula unidireccional entre ellas y el reservorio, de modo que la persona sólo puede inhalar aire del reservorio y exhala a través  de válvulas unidireccionales, ubicadas en las paredes de las mascarillas.
Éstas dos últimas necesitan controles seriados de gases arteriales y deben ser utilizados en tratamientos a corto plazo, en personas con altas necesidades de oxígeno, teniendo cuidado de comprobar el ajuste de la mascarilla y mantener inflada la bolsa de reserva.


                                                                                                       
Sistemas de alto flujo.- Es aquel en el cual el flujo total de gas que suministra el equipo es suficiente para proporcionar la totalidad del gas inspirado, es decir que la persona solamente respira al gas suministrado por el sistema. Los sistemas de alto flujo aportan mezclas preestablecidas de gas con FiO2 altas o bajas a velocidades de flujo que exceden las demanda del paciente, es decir, el flujo el flujo  total de gas que suministra el equipo es suficiente para proporcionar la totalidad del gas inspirado. tenemos:

•    Mascarillas tipo Venturi, que emplean el efecto Venturi mediante el principio de BERNOULLI, (a medida que aumenta la velocidad de un gas, su presión lateral disminuye). Suministra una concentración exacta de oxigeno independientemente del patrón respiratorio del paciente. Pasando oxigeno por un tubo que va disminuyendo su diámetro, va a ir aumentando su velocidad. Tiene un agujero lateral que permite la aspiración de aire ambiental. Además posee un dispositivo que permite asegurar una Fi02 constante y conocida. Es importante tener cuidado de no dejar la mascarilla cubriendo los ojos pues se puede producir ulceras cornéales.
Suministran concentraciones de oxígeno fijas de 24, 28, 35, 40, 50, según modifiquemos el diámetro del estrechamiento a la amplitud de las ventanas laterales. Se utilizan en personas inestables o con necesidad de concentraciones fijas de FiO2.

Mascarilla de Venturi:  
    De alto flujo.
    FIO2 exacta-
    FIO2: 24- 50%
    Las más utilizadas en hospitales.


INDICACIONES:
    En enfermos con insuficiencia respiratoria aguda grave, en lo que es preciso controlar la insuficiencia de forma rápida y segura.
    Aquí se incluyen los pacientes con hipoxemia e hipercapnia, en los que debemos asegurarnos que  aumentación la presión arterial de O2 a un nivel tolerable (entre 50- 60 mmHg.


Las mascaras de traqueotomía, los adaptadores de tubo en T para tubos endotraqueal y las tiendas faciales funcionan como sistemas de O2 suplementario de alto flujo si se conectan a un sistema Venturi. Requieren humificadores de aerosol (micro nebulizado) o humificadores de cascada o reservorio


Fracción Inspirada de Oxigeno con dispositivos de bajo y alto flujo
Sistemas de Bajo Flujo
DISPOSITIVO    Flujo en L/min    FiO2 (%)
Cánula Nasal    1    24
    2    28
    3    32
    4    36
    5    40
Mascara de Oxigeno Simple    5-6    40
    6-7    50
    7-8    60
Mascara de Re inhalación Parcial    6    60
    7    70
    8    80
    9    90
    10    99
Mascara de no Re inhalación    4-10    60-100
Sistemas de Alto Flujo
Máscara de Venturi (Verificar el flujo en L/min. Según el fabricante)    3    24
    6    28
    9    35
    12    40
    15    50


TUBOS EN “T”
El tubo en T proporciona un alto grado de humedad, se utiliza en pacientes intubados con tubos endotraqueal. La extensión en chimenea funciona como un sistema de recirculación parcial y,  por tanto, debe mantenerse colocada de lo contrario, se  disminuye en forma significativa la FIO2.

COLLAR O MASCARRILLA DE TRAQUEOSTOMIA.
Proporciona un alto grado de humedad. Debe eliminarse la condensación acumulada, por lo menos cada dos horas, con el propósito de evitar el drenaje hacia la traqueotomía. La mascarilla debe ser limpiada cada cuatro horas con agua, puesto que, las secreciones acumuladas producen infección en el estoma. El orificio frontal de la máscara permite la aspiración de secreciones y no debe ser ocluido.
•    La tienda de oxígeno (en desuso).
•    Las campanas o Halo o Hood, casco cefálico. Son cilindros de diversos tamaños, transparente que se colocan sobre la cabeza y cuello del niño con el objeto de asegurar una FiO2 constante y estable. Se utiliza en neonatos, lactantes con alteración en la oxigenación, que pueden sostener una mecánica ventilatoria espontanea efectiva, generalmente en la fase aguda de la enfermedad respiratoria. El flujo de oxígeno aportado debe ser lo suficientemente elevado como para evitar la acumulación de CO2, esto se logra con flujos entre 4 – 8 litros  por minuto.
•    Proporciona un alto grado de humedad y funciona como un sistema de alto flujo  si se conecta a un sistema Venturi.
VENTAJAS:
•    Es un método que permite ofrecer altas concentraciones de oxigeno, entre 0.21 (21%) y 1.0 (100%).
•    Permite un monitoreo continuo de la FiO2 aportada.
•    Favorece la fluidificación de secreciones respiratorias.

DESVENTAJAS:
.    
•     Una desventaja de este método es la limitación de movilidad y los cambios frecuentes que se producen en la FiO2 al realizar los diversos procedimientos de enfermería.
•    Produce enfriamiento en el recién nacido y lactantes menores, por lo tanto deben tener un calentador.
•    Si se utiliza calentador, asegurar una temperatura de 34.5 a 35.6ºC en el interior de la cámara con controles cada 4 horas.

                

    

    A. Entrada para venoclisis: Por las aberturas a cada lado de la caperuza pueden colocarse tubos de venoclisis que se conectan a una vena del cuero cabelludo.
B. Entrada de oxígeno: Tiene un deflector para evitar que el oxígeno llegue directamente a la cabeza del lactante. Ahí se conecta la fuente de oxígeno.
C. Entrada para vigilancia: La sonda del analizador de oxígeno se coloca en esta abertura para vigilar la concentración del mismo dentro de la caperuza.
D. Vigilancia de la temperatura: Un termómetro con cubierta de seguridad proporciona constante de la temperatura dentro de la cámara. Esta se registra en la gráfica junto con los otros signos vitales del lactante.
E. Tapa desprendible: Proporciona acceso completo al lactante para aspirar o realizar otros procedimientos.
F. Cuello abierto: El cuello abierto (en diámetros de 15, 20 ó 25 cm. para poder ajustarse a lactantes hasta de 8,165Kg.) queda lo suficientemente estrecho para tener la concentración de oxígeno, pero también suficientemente laxo, de modo que no se acumule bióxido de carbono y brinda un factor de seguridad en caso de que falle el sistema de aporte de oxígeno.
 

Oxigenoterapia domiciliaria
Criterios para el alta
La oxigenoterapia domiciliaria, aunque es cara, proporciona una serie de ventajas, tales como facilitar el alta precoz y mejorar la calidad de vida del niño y de sus padres. También puede evitar que en las reagudizaciones respiratorias haya que ingresar al niño por causa de la hipoxia. Todo esto con lleva asimismo una reducción  importante en los costos de hospitalización.
Antes de plantear el alta desde el centro hospitalario, se debe comprobar que el paciente y su familiar cumplen los requisitos necesarios.
La familia también debe evaluarse para su capacidad del tratamiento del O2 en el domicilio, reconocer la aparición de los signos de hipoxia y ser capaces de enfrentarse a todos los aspectos del cuidado del niño.
Una primera visita o un contacto telefónico en las primeras 24 h es importante para aliviar la ansiedad familiar.
OTROS SSITEMAS:
CPAP.


VENTILACION MECANICA EN SUS DIVERSAS MODALIDADES.

Ventilador
Mecánico         Permite mejorar la ventilación y oxigenación, disminuir el CO2 y aumentar el O2, reducir el trabajo respiratorio y mejorar la distribución de aire intrapulmonar


 Cuidados de enfermería
Cuidados específicos del neonato:
Elegir el tamaño de cánula adecuado, midiendo la distancia que hay entre las narinas.
Proteger la piel de la zona de la fijación.
Fijar sobre la protección sin excederlos bordes.
Valorar el estado clínico en forma frecuente, priorizando los aspectos respiratorios
Controlar la saturometría, colocando las alarmas según recomendaciones.
Valorar la presencia de secreciones y sus características.
Mantener las narinas permeables.
Rotar decúbito del recién nacido.
Realizar los registros de enfermería en relación a la valoración del estado clínico del neonato y de las modificaciones de la FiO2 y flujo.

Cuidados del sistema:
Revisar las conexiones
Controlar el flujo.
Observar el burbujeo del frasco testigo.
Realizar el recambio del dispositivo y rotular de acuerdo a las normas del servicio.

MONITORIZACION
El O2 como cualquier otro tratamiento, debe administrarse en la dosis y durante el tiempo necesario, por esto es conveniente la reevaluación continua del paciente. La oxigenoterapia puede monitorizarse a través de gasometrías arteriales, mas importante cuanto más crónico sea el paciente, o ante la sospecha de hipo ventilación asociada.
También es posible monitorizar el estado de oxigenación a través de la pulsioximetria.
La oxigenoterapia debe garantizar una pO2 igual o mayor de 60mmHg o una SaO2 superior al 92%, tanto en reposo como durante el sueño.

1.    Determinación de gases arteriales, sigue siendo el método ideal, es fundamental  para conocer el estado inicial y determinar la PaO2, PaCO2, SaO2 y PH. En la insuficiencia respiratoria aguda, esta medición debe hacerse después de 10 minutos de oxigenoterapia, para dar tiempo a que el oxígeno alcance un estado de equilibrio.
Gasometría arterial Con este método medimos el oxígeno disuelto en el plasma y es considerado el gold estándar para evaluar la oxigenación (PaO2); además, nos ayuda a evaluar también ventilación (PaCO2) y el estado ácido base (pH y HCO3).

Los valores normales de los gases respirando aire ambiente a nivel del mar son:
pH: 7,35-7,45
PaO2: 85-100 mmHg
PaCO2: 35-45 mmHg
Saturación de O2: 94-98%
HCO3: 18-21 mEq/l

En el primer día de vida, la PaO2 normal de un recién nacido sano, independientemente
de su edad gestacional, es de 50 y 60 mmHg; posteriormente se estabiliza por encima de los 70 mmHg. En general, niveles entre 50 y 80 mmHg son adecuados para cubrir las necesi­dades metabólicas. En los recién nacidos con cardiopatías congénitas, niveles de 40 a 50 mmHg pueden ser bien tolerados.

2.    La pulsioximetria.- u oximetría de pulso, es un medio sencillo y sin dolor no invasivo para medir la saturación de oxígeno Sat.O2 de la hemoglobina (sangre), que una vez que se conecta a la persona proporciona una lectura de la velocidad del pulso y la saturación de oxígeno.
Método seguro y preciso de la oxigenación que muestra mediante espectrofotometría el porcentaje de moléculas de hemoglobina en los vasos sanguíneos que se han combinado con el O2 para formar la oxihemoglobina. La oxihemoglobina capta más cantidad de luz infrarroja y la hemoglobina reducida capta más cantidad de luz roja.
Para que funcione correctamente, se deben tener ciertas consideraciones al respecto como:
•    Dependiendo de la persona, se utiliza en diferentes lugares (recién nacido y lactantes se mide en el pie, mano, muñeca, tobillo, lóbulo de orejas; en los niños mayores se utiliza en dedos de la mano).
•    Evitar movimiento de la persona y del sensor, como también colorantes y pigmentos en la zona de lectura.


TOXICIDAD  POR OXIGENO
   La administración aguda o crónica de oxígeno debe ser monitorizada para asegurar una adecuada oxigenación tisular y evitar sus efectos tóxicos. Esta se observa en personas que reciben oxígeno en altas concentraciones (mayores del 60% por más de 24 horas, a los cuales se llega sólo en ventilación mecánica con la persona intubada, siendo las más frecuentes : Atelectasias, edema de mucosas, fibrosis pulmonar.
Dolor retro esternal secundario a inflación de la vía aérea baja,
Contaminación bacteriana e infecciones  asociadas con ciertos sistemas de nebulización
y humidificación. 
En el recién nacido y prematuros, la administración crónica de concentraciones elevadas de O2 produce dos efectos colaterales conocidos: la fibroplasia retrolental y la displasia broncopulmonar.
La fibroplasia retrolental, Puede ocasionar constricción de los vasos retinianos inmaduros, daño de células endoteliales, desprendimiento de retina y ceguera.

Técnicas de administración de oxígeno
Administración de oxígeno por cánula nasal

Equipo
•    Cánula de puntas nasal.(binasal)
•    Fuente de oxígeno.
•    Medidor de flujo (flujómetro).
•    Humidificador.
•    Solución estéril.
•    Pulsioximetro
Procedimiento
1.    Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno.
2.    Reunir el equipo.
3.    Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento.
4.    Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación.
5.    Lavarse las manos.
6.    Colocar solución estéril en el frasco humidificador a nivel donde marca el frasco (se debe realizar cuando el flujo es mayor de 4 l/min).
7.    Conectar el humidificador al flujómetro de oxígeno y ambos conectarlos a la toma de oxígeno y comprobar funcionamiento.
8.    Conectar cánula nasal con el humidificador de oxígeno.
9.    Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente.
10.    Colocar la cánula nasal en los orificios nasales y sostenerla con el dispositivo a nivel de la barbilla pasando el tubo por la región retro auricular o a nivel de perímetro cefálico.
11.    Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios de respiración.
12.    Observar los orificios nasales en busca de zonas de irritación.
13.    Ordenar el  material.
14.    Anotaciones de Enfermeria.


TERAPIA CON NEBULIZADOR  (nebulizaciones)

  Objetivo: Humidificar la via respiratoria con el objeto de licuar las secreciones, administrar medicamentos u otros.
Se utiliza para administrar fármacos como broncodilatadores o mucolíticos, también se puede usar solo con suero fisiológico para ayudar a fluidificar secreciones.

Indicaciones.
Suministrar medicamentos directamente en el tracto respiratorio para tratar lo siguiente:
1.-Broncoespasmo agudo debido a una patología reactiva  de la vía aérea (asma) y a otras causas.
2.-Acumulación excesiva de moco.
3.-Crup. Etc.
Los nebulizadores emplean deflectores para fragmentar partículas hasta un tamaño  lo suficientemente pequeño como para que puedan ser inhaladas hasta las partes más distales del árbol traqueobronquial. La administración de medicamentos nebulizados humidifica también el aire inspirado, lo cual ayuda a soltar las secreciones bronquiales.

Equipo
- Fuente de oxígeno      - Flujómetro.     – Nebulizador    - Solución salina normal.
- Medicación que se va a administrar por nebulizador.  – Vaso con agua.
- Escupidera, toallas de papel higiénico.


Cuidados de Enfermería.
1.    Preparación del paciente, colocar en posición semifowler, lo que permite la ventilación profunda y el movimiento diafragmático máximo.
2.    Valore los sonidos respiratorios, la frecuencia del pulso, el estado respiratorio, la saturación de oxígeno, antes de administrar la medicación.
3.    Verifique la frecuencia cardiaca durante el tratamiento.
4.    Explicar el procedimiento a realizar de acuerdo a la edad.
5.    Prepare el líquido y materiales, verifique su funcionamiento.
6.    Lavarse las manos antes y después del procedimiento.
7.    Elegir la mascarilla de acuerdo a la edad de la persona.
8.    Añada la cantidad prescrita de suero fisiológico (3- 4 c/c) estéril al nebulizador  con el medicamento indicado.
9.    Conectarlo en el extremo distal a la fuente de oxígeno y ajustar el flujómetro para que se produzca la gasificación, 6- 8 l/minuto..
10.    Colocar la mascarilla boca- nariz, pedir que respire con lentitud y profundamente, que elimine el aire con los labios entreabiertos.
11.    Valorar los efectos adversos del medicamento como cefalea, vómitos, taquicardia, etc.
12.    Vuelva a verificar los sonidos respiratorios, la frecuencia del pulso, la saturación de oxígeno, la frecuencia respiratoria.
13.    Realizar fisioterapia respiratoria, estimulando a la persona a toser y eliminar secreciones.
14.    Mantener la higiene y comodidad de la persona. Lavarse las manos.
15.    Realizar los registros de enfermería. 

Administración de oxígeno por casco cefálico
La administración de oxígeno a través del casco cefálico, para administrarse en pacientes pediátricos (neonatos y lactantes menores) el cual contiene un indicador para la limitación de la concentración de oxígeno, para que no exceda del 40%, reduciendo el riesgo de fibroplasia retroventicular. El casco cefálico se ajusta en la cabeza del niño, proporcionándole oxígeno húmedo tibio en concentraciones altas.

Equipo
•    Casco cefálico.
•    Fuente de oxígeno.
•    Flujómetro.
•    Humidificador.
•    Solución para irrigación.
•    Tubo para conexión.
Procedimiento
1.    Verificar la prescripción médica e identificación del paciente.
2.    Reunir el equipo.
3.    Lavarse las manos.
4.    Colocar solución para irrigación en el humidificador para oxígeno al nivel donde marca el frasco.
5.    Conectar la tapa del humidificador al flujómetro de oxígeno, y a su vez conectar a la fuente de oxígeno.
6.    Unir el tubo de conexión al humidificador de oxígeno y a la conexión del casco cefálico.
7.    Regular el flujo de oxígeno (litros por minuto) prescritos al paciente.
8.    Colocar el casco cefálico alrededor de la cabeza del niño y fijar el tubo de acceso a la fuente de oxígeno. El casco cefálico también se puede utilizar estando el paciente instalado en la incubadora.
9.    Mantener la concentración y el flujo de oxígeno indicado en un 40 a 50% y verifique la cantidad de humedad que pudiese acumular y empañar el casco, con el cual se pierde visibilidad a nivel de la cara del niño.
10.    Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios.
 NOTA:
o Se utiliza suero fisiológico y no agua destilada porque la molécula de agua destilada es más grande que la del suero fisiológico y otros diluyentes pueden provocar bronco espasmos
o Al incrementar el flujo del gas, se crean partículas más pequeñas en el nebulizador, pero acorta la nebulización, aumentando las pérdidas en la fase inspiratoria, se recomiendan flujos máximos de 6 a 9 L/min.
o Evitar el volumen muerto el cual se provoca por el volumen que hay en el reservorio el cual queda atrapado y no puede ser nebulizado. Para minimizar este efecto la cantidad mínima recomendada de solución total es de 5 c/c.
o El tiempo de nebulización debe ser mínimo, se recomienda entre 5 a 10 minutos.



CONCLUSIONES
     El uso de la terapia de oxigeno en pediatría es fundamental en el tratamiento de soporte siendo la principal indicación la hipoxemia.
     Se recomienda usar la oximetría de pulso en casos de niños, por ser un método rápido, simple no invasivo y correlacionarse con la hipoxemia de la persona.
     El apoyo ventilatorio con oxigenoterapia debe estar controlado por la hipoxemia de la persona, discontinuando su uso en el momento que la persona logre una oxemia dentro de los niveles adecuados, para evitar posibles efectos adversos.
     Para la elección del método de administración a utilizar se debe tener en cuenta ventajas y desventajas de cada uno mas la necesidad de la persona.
     Si bien es cierto, el oxigeno es esencial en el Ser humano, no debemos abusar de el.



BIBLIOGRAFIA

1.    Jean A. Prole. Enfermería de urgencias técnicas y procedimientos. Tercera edición
Elsevier. España S.A. 2005.
2.- Mario Cerda- Enrique Paris. Cuidados intensivos en Pediatría.  Mediterráneo Chile.
      2003.
3. Domínguez G, González-Vicent M. Oxigenoterapia. En: Benito J, Luaces
C, Mintegi M, Pou J (eds). Tratado de urgencias pediátricas. Capítulo 4:

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top