OSTEOARTRITIS
Si bien el nombre oficial es osteoartritis, es comúnmente denominado “artrosis”, lo que se presta a confusión del paciente.
Es la patología articular más frecuente, y al mismo tiempo es la que causa mayor invalidez en los ancianos en general. Esto determinado en gran parte con el aumento de las expectativas de vida con lo cual, y a mayor edad, la posibilidad de tener artrosis aumenta cada vez más llegando un momento en el que inevitablemente se va a producir. Es un cuadro lentamente progresivo, no es algo que aparece de la noche a la mañana. Afectara principalmente a las articulaciones  de la mano y a las que soportan peso.  (Cadera, rodilla y columna)
Se dañará el cartílago articular , en primera instancia y luego el hueso subyacente. No generará síntomas sistémicos.

*respecto al cartílago hialino: es el que recubre la superficie de contacto entre dos huesos que articulan. Es el que usted encuentra en el tuto del pollo, cuando come pollo (menos Iván :D ). Es brillante y resbaloso. Además es uno de los pocos tejidos que no posee vasos sanguíneos , por lo que el aporte de sustancias se da por el líquido sinovial.
Predisponentes:
- La carga excesiva que puede darse por peso o por trauma lo que provocará una artrosis primaria. Por ejemplo, producto de la vejez, o personas obesas.
- La artrosis secundaria se da cuando la carga sobre la articulación es normal, donde el cartílago, músculo, huesos o ligamento presentan anormalidades. Por ejemplo una caída cuando chico puede generar una alteración anatómica del codo, lo que a los 40 o 50 años puede provocar una artrosis del codo  que no es extraña ya que esa articulación estuvo sometida a un movimiento anormal durante muchos años.
Cambios patológicos
    1.- Tempranos:
    En primer lugar se forma el edema del cartílago articular. Luego se afloja la matriz de colágeno, lo que genera como consecuencia un aumento de la síntesis de proteoglicanos por los condriocitos, pero también se liberan enzimas que degradan el cartílago. Como consecuencia aumenta aun más el edema.
    2.- Tardíos:
    Después de que el cartílago está físicamente dañado y  está presente además el edema, las enzimas comienzan a degradar los proteoglicanos más rápido de lo que se generan estos. El balance final será que el cartílago, al perder matriz, se adelgaza y se reblandece generando una de las primeras manifestaciones radiológicas de artrosis que es la disminución del espacio articular. El cartílago se fisurará puesto que la reparación es inadecuada. Se expone el cartílago ya que la presión que se ejerce en el espacio articular es tan grande que el líquido articular se mete hacia el hueso y lo rompe. Lo anterior facilita la formación de quistes o geodas . Finalmente se dará la formación de la esclerosis subcondral, segunda manifestación radiológica, que corresponde a la remodelación e hipertrofia del hueso subyacente.
Imagen de la izquierda esclerosis subcondral. Imagen del centro  geoda. Imagen de la derecha osteofitos (cachitos). Se forman  como una respuesta exagerada de la esclerosis subcondral. Bastante común a avanzadas edades. La complicación se origina cuando el cachito compromete alguna raíz nerviosa, por ejemplo, entre los cuerpos vertebrales.

En las imágenes a la izquierda se observa el daño en la osteoartritis fundamentalmente en el cartílago articular, además de la esclerosis subcondral. También se aprecia una desviación del eje entre el femur y la tibia producto del daño articular.

Corte histológico donde se compara el cartílago normal y el fisurado donde se aprecia la pérdida de integridad que luego conlleva al daño articular.



Clínica
-    Dolor es localizado y empeora con la actividad
-    Rigidez matutina  
-    Rigidez por periodos de inmovilidad (típico en artrosis de rodilla en la señora que ve la comedia sentada mucho rato, luego se va a parar y los 5 o 10 primeros pasos serán terribles por dolor y rigidez)
-    Aumento de volumen. En ocasiones la artrosis también se acompaña de aumento de liquido (no inflamatorio)
-    Limitación de movilidad
-    Atrofia muscular periarticular. La artrosis al ser diagnosticada suele llevar muchos años. Con el paso del tiempo y el aumento del dolor, el paciente se mueve menos lo que predispone a la atrofia muscular.
-    Crépitos. Palpables, casi exclusivamente en la rodilla durante la extensión.
Articulaciones típicamente afectadas
-    Interfalángicas distales
-    Interfalángicas proximales (más raro)
-    Primera carpometacarpiana o trapeziometacarpiana: rizartrosis
-    Acromioclavicular
-    Cadera (muy frecuente)
-    Rodilla (muy frecuente, junto con la de cadera están incluidas en el plan Auge)
-    Primera metatarsofalángica: “juanete”
-    Articulaciones facetarias  de la columna cervical y lumbar.

Localizaciones Atípicas: en cualquiera de estos casos hay que buscar causas secundarias.
-    Metacarpofalangicas. Más clásico en la artritis
-    Muñeca
-    Codo
-    Articulación glenohumeral
-    Tobillo
-    Segunda a quinta metatarsofalángica
Análisis de líquido sinovial
Cuando se tiene un derrame articular hay que pinchar y sacar el liquido. Esto sirve en parte para el alivio del paciente de manera momentánea, pero también es útil para mandarlo a estudio y descartar una infección.
El líquido normal es de color amarillo claro, filante, con un recuento de blancos de menos de 2000 células/mm3. Tampoco se apreciarán cristales.
Hallazgos radiológicos
-    Estrechamiento de espacio articular, debido al daño articular.
-    Esclerosis subcondral.
-    Ausencia de erosiones, las que se dan por artritis y que se dan por el lado de la articulación no por el espacio subcondral. En este último se generarán las geodas.
-    Mineralización ósea normal a diferencia de la artritis.
-    Osteofitos.
En la imagen se observan osteofitos en las articulaciones interfalangicas. Cuando estos cachitos se generan en la articulación interfalangica distal (rojo), darán origen al Nódulo de Heberden. Cuando el osteofito se da en la interfalángica proximal (verde), se llamará Nódulo de Bouchard. Los nódulos no siempre duelen. Manos llenas de nódulos pueden no doler, como también un nódulo muy rasca puede generar gran dolor.





En la imagen de la rodilla, a la izquierda (flecha blanca) se observa un osteofito. A la derecha se ve una forma muy grave de artrosis en la que se ve el “signo de la gaviota” (celeste) donde se dibuja entre las articulaciones una línea en forma de gaviota lo que corresponde a un tipo de artrosis muy erosiva.


Tratamiento
-    Primero medidas generales, para disminuir el dolor por ejemplo bajar de peso para disminuir la carga.
-    Cuando el dolor es excesivo se recomienda reposo. Sin embargo cuando no sea de tal magnitud será preferible realizar algún tipo de actividad para fortalecer la musculatura que rodea la articulación.
-    Educación, diferenciar artritis/artrosis, informar al paciente. Es bueno que sepa que se da por un desgaste natural y que tarde o temprano todos tendrán artrosis en mayor o menor medida. Es parte del envejecimiento. También debe tener claro que no se le va a quitar.
-    Kinesioterapia – Fisioterapia, de mucha ayuda. Lamentablemente no siempre se da la posibilidad, no es muy barato, muchas veces los pacientes no tienen las ganas.
-    Fármacos:
o    Analgésicos: los preferidos para aliviar el dolor. Paracetamol fundamentalmente. Bueno, bonito y barato, bien tolerado.
o    Antiinflamatorios: se da más en artritis.
o    Específicos:
    Glucosamina – condroitina (finartrit): para la artritis, la artrosis y los dolores articulares. Bastante bueno aliviando el dolor, pero nadie ha podido demostrar que es un regenerador de cartílago. Una gran ventaja es que se puedan dar por periodos interrumpidos y dejar un tiempo de descanso.
    Diacereína: (artrizona) más caro. Al igual que el anterior bueno aliviando el dolor, pero no se ha comprobado su capacidad regenerativa.
    Insaponoficable (piasclèdine): muchos de ellos son sacados de la palta, son moléculas que se usan hace muchos años en Francia, obteniendo resultados bastante similares a los anteriores.

-    Corticoides: inyectar corticoides de depósito, que produce un efecto antiinflamatorio bastante importante. Hay paciente que se benefician más que otros sin saber bien a qué se debe.
-    Ácido Hialurónico: también se puede inyectar y su efecto es básicamente lubricar, recomendado principalmente en artrosis moderada.
-    Cirugía

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top