HEPATITIS VIRAL CRÓNICA: VHB
Hasta hace 20 años no había tratamiento curativo para la hepatitis crónica, sólo tratamientos paliativos, siempre hay algo que hacerle al paciente, aunque sea una palabra ayuda, actualmente hay tratamientos a nivel internacional de la hepatitis B y C con distintos niveles de eficiencia. Incluso hay guías clínicas sobre cómo tratar esta enfermedad, en particular el MINSAL además de incluir estas patologías en el AUGE o GES, ha desarrollado guías clínicas que incluyen hoy la disponibilidad de fármacos para tratar a estos pacientes, lo que es realizado por médicos especialistas.


EPIDEMIOLOGÍA
Es el primer virus de hepatitis que se identificó, afecta a 300 millones de personas en el mundo y es responsable de entre 250.000 y 500.000 muertes al año. La prevalencia de la infección por el virus B varía en forma importante en diferentes partes del mundo, es así como este es mucho más frecuente sudeste asiático, China y el sur de África.
CLÍNICA VHB
La mayoría de los pacientes adultos (mayores de 14 años) se recupera sin consecuencias, la mayoría dura menos de 6 meses, es decir, hacen una hepatitis B aguda. Si la infección perdura por más de 6 meses, se conoce como hepatitis B crónica.
Todos saben que si bien esta enfermedad aguda se resolvió, el virus queda durmiendo en el sistema monocito-macrofágico, listo para reactivarse. Estos pacientes pueden desarrollar nuevamente otra hepatitis aguda y también hepatocarcinoma, deben ser observados por el tiempo.
Aproximadamente el 5% de los adultos que adquieren la infección desarrollan la forma crónica, la probabilidad de desarrollar una hepatitis B crónica depende de la edad y del estado inmunitario del sujeto, siendo mayor cuando se adquiere en la infancia que cuando se adquiere siendo adulto. Los neonatos que adquieren la infección de forma vertical, aproximadamente un 98% va a desarrollar la enfermedad.
CLÍNICA DE HEPATITIS CRÓNICA
El paciente va a pasar muchos años asintomático, el daño que se produce en el hígado es variable y depende de la capacidad de reparación del hígado y la capacidad del organismo de controlar la infección.
Las consecuencias más importantes de esta infección en el largo plazo son cirrosis hepática y carcinoma hepatocelular.
10 a 20% de los pacientes presentan  además manifestaciones extra-hepáticas como vasculitis y glomerulonefritis.
PROGRESIÓN A CIRROSIS Y CARCINOMA HEPATOCELULAR CON TASAS MORTALIDAD
Esto ocurre durante una hepatitis crónica activa, que puede tener el antígeno E que nos va a indicar replicación, en el curso de la enfermedad lo primero que se controla es la replicación, puede ser un HVE antígeno E negativo, hay que tener cuidado ya que hay un porcentaje de antígenos E mutantes que no son reconocidos por el test, así salen falsos negativos.
Esto puede ir igual a una infección crónica por virus C y si se resuelve la enfermedad puede ir desapareciendo el antígeno S.
Cuando hay pacientes con hepatitis B crónica activa un porcentaje de ellos, HBeAg positivo o negativo, que pueden desarrollar cirrosis, y más menos un 3% por año se van descompensando, tiene una mortalidad del 3%, y de la descompensación a la muerte, van falleciendo aproximadamente un 15% por año. Y un 2-3% de estos que tienen cirrosis desarrolla carcinoma hepatocelular y muere.
Vean el diagrama, queda todo más claro.

VÍAS DE TRANSMISIÓN
Se transmite a través de la sangre y los fluidos corporales:
-   Relaciones sexuales
-   Transfusiones de sangre
-   Transmisión perinatal à Imporante en países de alta endemia
-   Drogas inyectables
-   Tatuajes, perforaciones o “piercing”
-   Contacto cercano à Hay que enseñarle a los portadores y sus familiares que no deben compartir cepillos de dientes, máquinas de afeitar
-   Procedimientos médicos, dentales, endoscópicos cuando no se siguen normas estrictas sobre la higiene de los procedimientos.
FACTORES DE RIESGO
Entre los factores de riesgo están las personas que:
-   Trabajan en contacto directo con sangre humana
-   Viven en la misma casa con alguien que tiene la infección crónica
-   Comparten escobillas de dientes o máquinas de afeitar con personas infectadas
-   Usan drogas ilícitas inyectables
-   Tienen más de una pareja sexual, tanto heterosexual como homosexual
-   Trabajan o viven en instituciones para personas discapacitadas mentalmente
-   Viajan a áreas de gran prevalencia de la enfermedad
-   Hemofílicos
-   Dializados
PRONÓSTICO
La evolución es bastante variable, probablemente hay factores genéticos de susceptibilidad para el progreso de la enfermedad que se asocian a la diferente capacidad de mantener la replicación viral bajo control. Los pacientes que se enferman y hacen una hepatitis aguda tremenda, les suben las transaminasas, se ponen ictéricos, esos pacientes son los que habitualmente se limpian de la enfermedad. Aquellos pacientes que montan una respuesta inmune deficiente y el virus sigue ahí, son los pacientes que van a desarrollar cronicidad.
La magnitud del daño también se asocia a:
-   Edad à frecuentemente los niños tienen gran replicación viral con poco daño hepático, los adultos se defienden mejor.
-   Sexo à progresión más rápida en hombres que en mujeres.
-   Consumo de alcohol.
-   Presencia de otros virus, tanto B como C.
-   Es muy importante en cualquier hepatopatía, e incluso se ha demostrado para el virus C con varios estudios, es que la asociación con otros factores reales como la esteatohepatitis no alcohólica (es una causa muy importante de daño hepático crónico y cirrosis) es un factor que hay que controlar, no queremos que los pacientes estén obesos, que tengan diabetes descompensada y hay que evitar la resistencia a la insulina y la hipercolesterolemia. A estos pacientes hay que evitarles todos los factores de riesgo que puedan producir daño hepático.
DIAGNÓSTICO
En un paciente que ya se ha desarrollado como crónico vamos a querer ver qué pasó con las transaminasas altas del estado agudo, con el antígeno E y con el antígeno de superficie. Lo que nos va a ayudar a tomar desiciones con respecto al tratamiento. Ustedes lo que van a hacer al ver que persiste el antígeno E es derivarlo al gastroenterólogo o al hepatólogo. Cuando pasan los 6 meses ustedes deben estar atentos a las transaminasas y al antígeno de superficie.
- Aminotransferasas (transaminasas), ALT o SGPT y AST o SGOT
- Bilirrubina: indica capacidad excretora hepática, es un producto de degradación de la bilirrubina, es el hígado quien toma la bilirrubina indirecta, la pasa a directa y la excreta a los canalículos biliares. Esto puede estar alterado a nivel del endotelio del hepatocito, intrahepatocitario o en la excreción.
- Albúmina: es una proteína que se sintetiza en hígado, al estar disminuida puede estar dándonos una señal de que las cosas no están funcionando bien en el hígado.
- Tiempo de protrombina e INR (international normalized ratio) es un índice para ver gravedad de una insuficiencia hepática, INR mayor a 1,5 o protrombina menor al 50%.
- Marcadores virales:
-   Antígeno de superficie de hepatitis B (HBsAg) nos indica que el virus está presente.
-   Anticuerpos anti-core pueden ser de tipo IgG o IgM (IgM anti-HBc), si es IgM (+) será una hepatitis aguda, y si es IgG (+) será una hepatitis crónica.
-   Antígeno e (HBeAg) es un indicador de infección activa y de replicación viral. Existen variantes del virus que sufren una mutación (mutantes pre-core) y no producen HBeAg.
- Carga viral: forma de monitorizar el grado de replicación viral, este examen se realiza en los pacientes que van a ser tratados, sirve para cuantificar la respuesta al tratamiento.
- Biopsia hepática: permite determinar el grado de daño existente en el hígado, importante para decidir la terapia.
INFECCIÓN CRÓNICA VHB

Hay una fase de inmunotolerancia, en esta fase el virus está presente, hay una alta carga viral pero las transaminasas están levemente aumentadas.
En la fase inmunoactiva en la que hay respuesta y vemos que las transaminasas pueden estar oscilantes, en la medida que se activa la inmunidad también da cuenta del virus, pasa a una fase de control inmune con el tiempo, se mantiene a raya la cantidad de virus y ya está controlado porque ya se montó la respuesta inmune. Sin embargo, en esta etapa que puede ser incluso antígeno E (-), cada vez que hay un aumento de la carga viral va ha haber un aumento de las transaminasas porque se produce destrucción celular, esto es una hepatitis crónica
TRATAMIENTO
La hepatitis B aguda no requiere tratamiento específico, salvo en aquellos casos que es una hepatitis aguda fulminante, eventualmente podría ir a trasplante, algunos plantean darle lamibudina a estos pacientes para bajar la carga viral, para que cuando reciban el órgano trasplantado tengan menor carga viral.
Los contactos deben ser evaluados y eventualmente vacunados si no tienen inmunidad.
La hepatitis B crónica debe ser evaluada por un gastroenterólogo o hepatólogo.
MEDIDAS GENERALES
-   Vacunar contra la hepatitis A si no son inmunes, un portador de hepatitis crónica B si se contagia con virus A puede terminar de destruir su hígado.
-   Evitar el consumo de alcohol y de medicamentos que no sean claramente necesarios.
-   Evitar el sobrepeso y la obesidad.
-   Seguimiento (cada 6 meses a un año) en hepatitis crónica y en pacientes que se trataron solos la hepatitis.
o    Ecografía abdominal
o    Medir niveles de alfafetoproteína (marcador de hepatocarcinoma, aumenta en el suero en hepatocarcinomas mayores de 3 cm) en cirróticos.
TRATAMIENTO HBeAg(+)

Estas normas se aplican en todo el mundo.
Transaminasas superior 2 veces al límite superior considerado como normal y hay una cuantificación de 10.000 UI/ml o 100.000 copias/ml se sigue cada 1 a 3 meses, si esto sigue elevado hay que tratar. Uno puede pedir una biopsia hepática pero a estos pacientes hay que tratarlos.
Cuando hay una alteración entre 1 y 2 veces por sobre el nivel normal de las transaminasas, en presencia de 10.000 UI/ml o 100.000 copias/ml hay que hacer la prueba de las transaminasas cada 3 a 6 meses y cada 12 meses hacer la prueba de antígeno E. Recordemos que un porcentaje de estos pacientes va a entrar en una fase de inmunotolerancia, y si está con una falta de inmunotolerancia y está con las transaminasas elevadas a ese grupo de pacientes no hay que tratarlos porque el tratamiento tiene cero efectividad, van a gastar un millón de pesos mensuales para darle sólo RAMS. Si es mayor de 40 años vamos a tomar una biopsia hepática para ver qué grado de trastorno está produciendo el virus en el hígado. Si tiene ALT normal y hay antecedentes familiares de hepatocarcinoma es necesario tratarse, si están normales y tiene alta carga viral hay que seguirlos pero no es necesario tratar porque están en la fase de inmunotolerancia y no tendrán ninguna respuesta al tratamiento.
TRATAMIENTO HBeAg(-)

Si ALT es mayor a 2 veces el límite superior normal y hay más de 10 x 5 copias/ml o 10 x 4 UI/ml de virus se debe tratar si persiste, pero este grupo a pesar de estar con antígeno E negativo, las transaminasas elevadas nos indican que hay una exacerbación de la inflamación, lo que va produciendo daño en el tiempo es la persistencia de la inflamación, entonces este es el grupo que uno va  tratar dependiendo de la carga viral.
Cuando ALT están entre 1 y 2 veces por sobre el límite normal hay que seguirlos, ver la cantidad de ADN del virus y considerar la biopsia. En la biopsia se evalúan cuánta fibrosis hay en el hígado, porque cuando hay una fibrosis que forma un nódulo completo en un lobulillo se llama cirrosis, ahora uno puede a través de la clínica, un paciente con ascitis y una ecografía con un hígado chico nodular, uno sabe que si le hago una muestra yo puedo decir que me va a salir una cirrosis. Pero la ascitis no quiere decir que necesariamente haya una cirrosis, una tremenda inflamación por inflamación portal con alteración de la función renal me puede dar ascitis también.
Si hay ALT normales, con poca carga viral, no necesita tratamiento, pero si es necesario controlarlo en el tiempo.
TRATAMIENTO ANTIVIRAL
Al menos 3 opciones de tratamiento de primera línea
-   Interferón (Peginterferón, le da estabilidad a la molécula)
-   Antivirales  orales (entecavir y tenofovir)
La decisión sobre el momento de iniciar el tratamiento y sobre qué tipo de medicamento usar debe considerar debe basarse en los antecedentes clínicos y de laboratorio, y además es una decisión compartida entre el médico y el paciente.
El virus de la hepatitis B puede mutar desarrollando cambios en la estructura de la enzima polimerasa y eso genera resistencia a los antivirales. Aunque el entecavir no ha desarrollado mucha resistencia hasta el momento. Para evitar la resistencia el paciente debe tener adherencia al tratamiento.
FÁRMACOS ANTIVIRALES
Interferón:
Son inyecciones subcutáneas de Interferón pegilado o peginterferón, que se administran una vez por semana. La duración del tratamiento es de entre 4 y 12 meses, puede tener bastantes efectos adversos. Vamos a ver remisión clínica, bioquímica (ALT), en la carga viral y remisión histológica. Cuando se logra una respuesta, ésta habitualmente es sostenida en el tiempo.
No se debe usar en presencia de cirrosis descompensada

Entecavir:
Es un Análogo de nucleósido, tiene una potente actividad antiviral y bajo desarrollo de resistencia, es bien tolerado. Tiene actividad contra el virus HIV, pero no debe usarse en personas co-infectadas con HIV si no están con terapia antirretroviral.
Tenofovir
Es un análogo de nucleótido, también se usa en el tratamiento contra el virus HIV. Tiene una alta potencia y bajo potencial de desarrollo de resistencia. Muy bien tolerado
Lamivudina
Se usó desde los años 60, se administra oralmente, inhibe directamente al virus interfiriendo con los mecanismos de replicación viral, es bien tolerado, casi sin efectos adversos, pero tiene una alta aparición de virus resistentes (mutación de la región YMDD de la polimerasa), que se asocian a falta de respuesta al tratamiento.
Adefovir
Funciona de manera similar a la lamivudina, inhibiendo la polimerasa viral, es mejor tolerado, pero puede causar un potencial de daño renal, a estos pacientes hay que monitorizarles la función renal. Genera menos resistencia que lamivudina.
Emtricitabina y la telbivudina
Son antivirales orales, no se consideran como medicamentos de primera línea pero se están desarrollando.
TRASPLANTE HEPÁTICO
Opción de tratamiento para algunos pacientes cuando se ha establecido una cirrosis descompensada. Hay que saber que estos pacientes además requiere tratamientos de alto costo para controlar la replicación del virus luego del trasplante.
RESUMEN
Es una enfermedad de alta prevalencia que desarrolla consecuencias graves, tiene vías de transmisión conocidas, por lo que permanentemente el sistema de salud debería estar haciendo educación en ellos.
Es una enfermedad prevenible y tratable, que requiere de seguimiento.


HEPATITIS VIRAL CRÓNICA: VHC
CARACTERÍSTICAS VHC
Tiene una alta tasa de replicación, una corta vida media en el plasma, tiene una alta variabilidad genética, se distinguen 6 genotipos principales, con sus respectivos subtipos, en Chile los más frecuentes son el 1B y algo menos frecuente el 2 y el 3, es muy importante saber el genotipo viral del paciente infectado ya que este determina en forma importante la respuesta al tratamiento, los genotipos 2 y 3 son más sensibles al tratamiento antiviral que el 1.
EPIDEMIOLOGÍA
Se estima que existen 170 millones de infectados en el mundo, se estima que es causa un 27% de las cirrosis y un 25% del total de los casos de carcinoma hepatocelular.
La OMS la ha definido como un problema de salud pública global, es la causa más frecuente de transplante hepático en Chile, y tiene una prevalencia en Chile 0,3%, en un estudio realizado en donantes. Se estima que en la población general en otras partes del mundo tiene una prevalencia 3 a 6 veces mayor que los donantes.
La prevalencia aumenta con la edad y en la población urbana.
FACTORES DE RIESGO: VÍA PARENTERAL
-   Exposición a productos derivados de la sangre, esto sucedía aún más antes de la adopción del tamizaje obligatorio en bancos de sangre en Chile (1 de enero de 1996).
-   Uso de drogas inyectables.
-   Exposición a procedimientos médicos (inyecciones, diálisis, etc.) antiguamente las jeringas no eran desechables, sin embargo hoy se reutilizan algunos utensilios para endoscopía, en las clínicas privadas por ejemplo para la colangiografía los usan hasta 3 veces y después los botan, en el servicio público para qué les digo, se reutilizan hasta que se destruyen y si no se reutilizan no tienen recursos para tratarlos.
-   Sexual, es un porcentaje muy bajo.
-   Tatuajes
-   En nuestro país el factor de riesgo más frecuente es el antecedente de transfusión de productos sanguíneos (50% de los casos), el 41% de los pacientes en nuestro medio no refiere ninguno de los factores de riesgo antes mencionados, sin embargo se dice que falta investigar un poco más, todos han ido alguna vez al dentista y han tenido contacto con alguna forma potencial de infección.
FACTORES DE RIESGO
-   VIH (+)
-   Hemofílicos
-   Hemodializados
-   Pacientes con alteración de transaminasas, en este grupo de personas, cuando están levemente alteradas las transaminasas nosotros los vamos a estudiar inmediatamente, puede ser una esteatohepatitis no alcohólica, pero de estos un porcentaje va a tener el virus C y nos va a interesar si lo tratamos o no.
-   Recipientes de órganos trasplantados
-   Hijos nacidos de madres portadoras
-   Trabajadores de la salud expuestos a portadores
-   Parejas sexuales en bajo porcentaje
CLÍNICA
Pasa asintomático por períodos largos de tiempo (10 a 30 años) del total de portadores del virus C entre un 20-30% van a producir cirrosis, durante el período asintomático se puede producir daño progresivo del hígado, habitualmente cuando hay síntomas éstos son inespecíficos como cansancio o disminución del apetito. Ocasionalmente se presentan exacerbaciones que pueden traducirse en exacerbaciones de los síntomas.
El diagnóstico se puede realizar al buscar en los pacientes con alza leve de transaminasas, el ELISA para VHC es altamente sensible, se mide una IgG, pero por lo tanto tiene muchos falsos positivos, a los pacientes que tienen IgG positiva hay que inmediatamente pedirles una PCR y una carga viral.
MANIFESTACIONES ESTRAHEPÁTICAS DE VHC
-   Crioglobulinemia mixta esencial
-   Linfoma no-Hodkin
-   Glomerulonefritis
-   Síndrome de Sjögren
-   Liquen plano
-   Porfiria cutánea tarda
En presencia de estas enfermedades uno debería buscar presencia de VHC.


Por lo tanto, si tenemos un caso sospechoso le haremos un ELISA primero, si está positivo hay que confirmarlo por PCR y se deriva al médico especialista quien lo genotipificará, se mide la carga viral, se hace una biopsia hepática a un nivel bajo no nos dicen cuánto daño hepático hay. Se hace una ecografía para ver si hay o no hay cirrosis, en estadios tempranos del cirrosis el tratamiento puede revertirla. Sin duda que las Comorbilidades también tienen un rol importante en esto, paciente con insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal o pacientes trasplantados no van a recibir estos tratamientos. Si cumplen los criterios van a ser tratados.
INTERPRETACIÓN DE PRUEBAS PARA VHC

Si mido el anti-VCH y el RNA puede que en ambos casos esté positivo, sabemos que estamos en la presencia de una enfermedad aguda o crónica.
Si estamos con un anti-VHC positivo y un RNA negativo, o se resolvió o es una enfermedad aguda en período de viremia baja, pero también puede ser un falso negativo.
Si el ELISA es negativo y la PCR es positiva podemos estar en presencia de una infección aguda temprana, o bien, en una enfermedad crónica en el contexto de un inmunosuprimido o un falso positivo del RNA.
En caso que ambos estudios sean negativos, no hay infección, que hayan dos falsos negativos es una probabilidad muy baja.
TRATAMIENTO
El objetivo es la erradicación permanente del virus en un 55-60% de los casos con ambos peginterferón que hay hoy en día.
Los respondedores al tratamiento presentan mejoría de la enfermedad e incluso reversión de la cirrosis.
Peginterferón (Pegintrón o Pegasys), se una una inyección subcutánea semanal, asociado a ribavirina (Rebetol o Copegus), un medicamento oral que se toma diariamente, dependiendo del tipo de virus (y de la respuesta) el tratamiento se va a prolongar entre 6 a 12 meses.
Hay una nueva generación de medicamentos antivirales,  boceprevir y telaprevir, que son bastante promisorios. Se ha observado que en pacientes que no responden al tratamiento, estos fármacos asociados a los otros pueden dar una mejor respuesta. Son inhibidores de la proteasa (boceprevir y telaprevir) y están próximos a aprobarse.
RESPUESTAS VIROLÓGICAS AL TRATAMIENTO Y SUS DEFINICIONES

Puede haber una respuesta virológica rápida, es aquella en que el RNA medido por PCR es negativo a la cuarta semana, esto puede permitir que el tratamiento sea menos prolongado en pacientes con genotipo 2 y 3, y posiblemente en algunos del genotipo 1.
Una respuesta virológica temprana es una reducción mayor o igual a 2 logaritmos en comparación a la medida basal, el RNA medido por PCR tiene que estar negativo en la semana 12, ahí hay una respuesta biológica completa.
Cuando hay respuesta al final del tratamiento el RNA es negativo al final de 24 o 48 semanas de tratamiento, si esta respuesta se mantiene en el tiempo (55% de los casos) el paciente ha sido tratado satisfactoriamente.
Podemos tener la regresión antes que termine el tratamiento o cuando termine el tratamiento, en ambos casos hemos sido exitosos.
Puede haber no respondedores que son los que no han aclarado el virus a la semana 24, los respondedores nulos son aquellos que no bajan de los 2 logaritmos a la semana 24.
El respondedor parcial baja 2 logaritmos en el RNA pero mantiene RNA positivo a la semana 24.
Esto mismo se ve expresado en el siguiente gráfico:

RESPUESTAS AL TRATAMIENTO

Lo que se usa es el Peginterferón α-2b y α-2a, asociados a ribavirina, ambos tienen una respuesta al tratamiento sostenida, que es la que nosotros buscamos, de un 55%.
CONTRAINDICACIONES AL TRATAMIENTO

-   Depresión, dado que el Peginterferón puede producir depresión, hay casos de pacientes que se han suicidado, si hay una depresión mayor que no está controlada no hay que tratar al paciente.
-   Los pacientes que están trasplantados, recordemos que el interferón es un producto de la inmunidad del mismo organismo y podríamos causar un rechazo del órgano trasplantado.
-   Presencia de hepatitis autoinmune, podemos exacerbar la autoinmunidad.
-   El interferón puede producir también alteraciones de tiroides, por lo que una enfermedad tiroidea no tratada también es una contraindicación.
-   Mujeres embarazadas o que no pueden seguir un tratamiento anticonceptivo confiable, ahí no es razonable porque puede embarazarse mientras está con tratamiento.
-   Si hay alguna enfermedad médica asociada, pacientes cardiacos, que tengan una insuficiencia cardiaca, una diabetes mal controlada, hipertensión, EPOC, a esos pacientes uno no debería darle estos tratamientos.
-   Menores de 2 años
-   Pacientes hipersensibles a las drogas anteriormente mencionadas.
REACCIONES ADVERSAS AL TRATAMIENTO
Las reacciones adversas al tratamiento incluyen:
-   Fiebre
-   Depresión
-   Anemia
-   Hipotiroidismo
-   Síntomas símiles de influenza
Antes del Peginterferón, cuando estaba solamente el interferón y había que usarlo 2 veces por semana estas reacciones eran mucho más severas.
ALGORITMO DE MANEJO

En el paciente que tiene Anti-VHC positivo hay que determinar la cantidad de virus y su genotipo. Si es genotipo 1 haremos una biopsia porque estos pacientes son los que no responden tanto como los genotipos 2 y 3, y si no hay cirrosis en los genotipos 2 y 3 y les damos Peginterferón con ribavirina, la respuesta sostenida anda en el orden del 80%. También cuando hay una hepatitis por virus C en la etapa aguda, como sabemos que entre un 80-90% van a etapa aguda, esto está en discusión, muchos señalan también que esto sería una indicación de tratar.
Si hay más que fibrosis portal hay que iniciar el tratamiento, si la biopsia indica que hay fibrosis confinada al espacio porta no es razonable y no hay una enfermedad que esté produciendo grandes trastornos en el hígado. Si la fibrosis pasa el espacio portal, y si está estableciendo puentes porto-vena central, hay que tratarlos con Peginterferón más ribavirina 1000 mg si <75 Kg o 1200 mg si >75 kg.
Se determina cuanto virus RNA hay en la semana 12, si en la semana 12 hay una respuesta completa con HCV negativo, que continúa el tratamiento por un total de 48 semanas y se reevalúa a las 72 semanas para ver si ha sido sostenido en el tiempo.
Aquellos que tienen una respuesta parcial, se determina qué está pasando a la semana 24, si esto se hace negativo en la semana 24 se continúa el tratamiento, y si está positivo se interrumpe el tratamiento porque sabemos que no va a responder.
Aquellos que a la semana 12 se mantenga igual el VHC, se determina que no hay respuesta y se debe parar el tratamiento porque no habrá respuesta, en este grupo se está trabajando con los nuevos antivirales.
RESUMEN
Es una patología de alta prevalencia que puede desarrollar complicaciones graves. Para su diagnóstico se requiere realizar tamizaje en grupos de riesgo. Existen tratamientos bien definidos para los susceptibles de ser tratados, sin embargo, el tratamiento es caro y tiene complicaciones.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top