Definición: La amibiasis intestinal es una infección producida por una especie patógena conocida como Entamoeba histolytica (amiba). Esta parásita al ser humano y puede vivir como comensal en el intestino grueso; causando infecciones generalmente sintomáticas que llegan a adquirir importancia clínica. Esta enfermedad ataca al ser humano en cualquier edad, siendo más frecuente en niños y adultos jóvenes. Se manifiesta de diferentes formas produciendo: disentería aguda/fulminante con fiebres y escalofríos o diarrea sanguinolenta/mucoide (llamada disentería amibiana); llegando a causar un malestar abdominal leve, que se alterna con períodos de estreñimiento; e incluso puede provocar la muerte.
La amebiasis es la tercera enfermedad parasitaria más importante del mundo. Tiene una distribución mundial que varía de un lugar a otro. Generalmente las tasas de prevalencia son más altas en algunas zonas del trópico, donde el saneamiento es deficiente.

·         La infección ocurre por la contaminación del agua, vegetales, frutas u otros alimentos crudos mal lavados o mal cocinados con quistes infecciosos provenientes de heces contaminadas.
·         Es posible que moscas y cucarachas transporten quistes, desde las heces hasta los alimentos.
·         La contaminación fecal-oral por algunas prácticas sexuales también es una fuente de infecciones importante.
·         Los quistes son resistentes, sobreviviendo varias semanas, pero mueren a alta temperatura o con agua caliente.


Las formas de transmisión de la parasitosis son:
·         Directa: Transmisión persona a persona por contacto oral fecal.
·         Indirecta: Por ingestión de quistes procedentes de agua o alimentos contaminados.

Características generales del parásito

Las dos fases más importantes del parásito son: trofozoito y quiste. El trofozoito es la fase móvil, en la que se reproduce y durante la cual ocasiona en realidad los daños al huésped. El quiste es la fase de resistencia y el parásito permanece inmóvil; aunque se trata de la fase infectante.

Epidemiología; Según la OMS, hay 50 millones de nuevas infecciones por año y 70.000 muertes.
Es una enfermedad más frecuente en países en desarrollo, de clima tropical y con malas condiciones sanitarias. Se estima que un 12% de la población mundial está infectada, aunque en  determinadas zonas de África, Asia y Centroamérica la frecuencia de la infección alcanza al 50% de la población. En nuestro medio se ve con mayor frecuencia en inmigrantes y viajeros a zonas de riesgo.
Infecta al 10% de la población mundial y solo el 10% de los infectados manifiesta los síntomas.
Factores de riesgo: Hacinamiento, homosexualidad, retrasados mentales y viajeros ó migrantes de zonas endémicas

Fisiopatología

 
1.    Los portadores de quiste son la fuente de infección. 2. Los quistes entran por vía oral. 3. La amebiasis puede ser intestinal o extraintestinal. 4. El paciente con amibiasis intestinal elimina los parásitos con las materias fecales. 5. Los Trofozoitos son destruidos en el medio ambiente, mientras que los quiste son más resistente. 6-7. Los quistes contaminan agua, hortalizas, manos, moscas, etc.

Manifestaciones clínicas

Generalmente, los infectados, no presentan síntomas o son tan leves que pasan desapercibidos. La enfermedad  se manifiesta en aproximadamente el 10% de las personas infectadas y el periodo que transcurre desde la infección hasta la aparición de los síntomas suele ser de 1 a 4 semanas.

Las manifestaciones clínicas más frecuentes de la infección intestinal por ameba son diarrea con deposiciones líquidas- que pueden contener sangre o moco-, flatulencia, dolor abdominal, fiebre, dolor de cabeza y náuseas.
La forma severa es la llamada disentería amebiana que se acompaña de dolor de estómago, deposiciones sanguinolentas y fiebre y cuando no se trata adecuadamente puede dar lugar a perforación intestinal o peritonitis.

Las posibilidades clínicas de la amebiasis intestinal son:
·         Infección asintomática o sintomática no invasiva
·         Disentería
·         Colitis con perforación
·         Megacolon tóxico
·         Colitis
·         Ameboma
·         Ulceración perianal

Hay posibles manifestaciones extraintestinales en el caso de que la Entamoeba invada el hígado formando abscesos, o tenga lugar la diseminación a través de la sangre con invasión pulmonar o cerebral. Las posibles patologías a que da lugar son las siguientes:
·         Absceso hepático
·         Enfermedad pleuropulmonar
·         Peritonitis
·         Pericarditis
·         Absceso cerebral.

Diagnóstico: Examen parasitológico en heces, Trofozoitos con glóbulos rojos fagocitados Amibiasis aguda invasora, Colonoscopía, Raspado ó biopsia del borde de las úlceras (crateriforme, pequeñas, planas, superficiales con bordes indeterminados y exudado blanco amarillento), Test de antígeno en heces para amebas positivo 87%, ELISA y hemaglutinación. En busca de anticuerpos antiamibianos positivo 85%.

Tratamiento
Dependiendo del tipo de infección
Eliminación de quistes: Agentes intraluminales (sin absorción)
Fuorato diloxanide 500mg c/8h x 10 días
Paramomicina 10mg/kg c/8h x 7 días
Iodoquinol 650mg c/8hrs x 20 días
Rectocolitis invasora
Metronidazol 750mg c/8hrs x 10 días más un agente intraluminal (para evitar la posibilidad que queden quistes)
Amibiasis extraintestinal: Metronidazol 750mg c/8hrs x 10 días.

Prevención

·         Lávese las manos a menudo. SIEMPRE antes de comer.
·         Si se encuentra en una zona donde alimentos o agua pudieran estar contaminados, adopte las medidas siguientes:
·         Hierva el agua potable durante 5 minutos.
·         No utilice para nada el agua relacionada con el alcantarillado.
·         No coma ni fruta sin pelar, ni verduras, pescado o marisco crudos.
·         Desinfecte estos y el agua con lejía (venden unas pastillas con la cantidad necesaria para 1 L de agua. Disuelva una pastilla en agua dentro de una bolsa o recipiente, e introduzca las frutas o verduras durante 10 minutos en esta agua).

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top