LOS TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE: son dificultades que interfieren en la capacidad para lograr el aprendizaje que pueden deberse a factores contextuales como:
La situación familiar.
El ámbito escolar.
Afectivo y social.
Así como alteraciones del desarrollo neurológico y psicológico.
Los trastornos del aprendizaje pueden deberse desde un trastorno del desarrollo psicológico como el retraso mental y el autismo a trastornos con déficit de atención con hipercinesia o no.
Trastornos específicos del aprendizaje como:
La dislexia: Defecto de la capacidad para aprender a leer y escribir, sin que sea posible hallar defectos orgánicos neurológicos sensoriales o neuropsicológicos.
La disgrafía: Término utilizado para describir las alteraciones del lenguaje escrito de tipo orgánico (parálisis de las vías nerviosas periféricas, o lesión de los centros corticales de la escritura), o psicomental por falta de ejercicio de la capacidad de coordinación vasomotora.
 Y la discalculia: Trastorno de la capacidad del cálculo, debido a dificultades de lectura a consecuencia de una enfermedad cerebral.
Y a trastornos emocionales como la ansiedad, la depresión, la angustia por separación, las fobias sobre todo la escolar y otros tipos de manifestaciones con funcionamiento neurótico y esto se debe a que los síntomas acompañantes interfieren en la capacidad para aprender. Así como el déficit auditivo y visual, el ambiente escolar, la disfunción familiar y factores socioculturales como situación económica, desnutrición y medio ambiente que constituyen causas de dificultades para aprender.
TRASTORNOS DEL DESARROLLO PSICOLOGICO: que se caracteriza por:
Alteraciones cualitativas.
De la interacción social.
De las formas de comunicación.
Y por un repertorio repetitivo estereotipado y restrictivo de intereses y actividades.
Dentro de los trastornos del desarrollo psicológico se encuentran:
Los trastornos del desarrollo del habla y del lenguaje.
Los trastornos específicos del aprendizaje escolar.
Y los trastornos generalizados del desarrollo.
Dentro de los trastornos del desarrollo psicológico se encuentran:
El retraso mental y las generalidades del desarrollo que incluyen:
El autismo infantil.
El autismo atípico.
El síndrome de RETT.
Y el síndrome de ASPERGER.
También se incluyen los trastornos específicos del desarrollo del aprendizaje escolar.
Y los trastornos específicos del desarrollo del habla y del lenguaje.
LOS CUALES TE RECOMENDAMOS QUE REVICES EN EL CD DE LA ASIGNATURA.
EL RETRASO MENTAL: es un trastorno definido por:
La presencia de un desarrollo mental incompleto o detenido.
Caracterizado principalmente por el deterioro de las funciones concretas de cada época del desarrollo y que contribuyen al nivel global de inteligencia tales como:
Las funciones cognitivas.
Las del lenguaje.
Las motrices.
Y la socialización.
También se designa con los términos oligofrenia, déficit intelectual y subnormalidad mental.
A pesar de que las personas con retraso mental presentan peculiaridades que dificultan su agrupación en grupos homogéneos se consideran características comunes que permiten su definición las siguientes:
La inteligencia subnormal.
Los factores etiológicos.
Las dificultades para el aprendizaje escolar.
Y la adaptación social.
La característica esencial es una capacidad intelectual significativamente inferior al promedio que se acompaña de limitaciones en la actividad adaptativa.
El retraso mental puede acompañarse de cualquier otro trastorno somático o mental, además los individuos con retraso mental tienen un mayor riesgo de sufrir explotación o abusos físicos y sexuales.
La adaptación al ambiente esta siempre afectada. Pero en el entorno social protegido con el adecuado apoyo puede no ser significativa en enfermos con un retraso mental leve.
EL DIAGNOSTICO: requiere que el inicio del trastorno se presente antes de los 18 años de edad.
Es necesario confeccionar un expediente clínico riguroso explorando una profunda anamnesis que haga referencia a la historia escolar, desarrollo del vocabulario y las informaciones aportadas por cuidadores y maestros.
Se realizara examen psicométrico mediante los instrumentos establecidos que permiten medir y clasificar el coeficiente intelectual.
La determinación del grado de desarrollo del nivel intelectual debe basarse además de lo anterior en toda la información disponible incluyendo las manifestaciones clínicas y el comportamiento adaptativo del medio cultural del individuo.
EN RESUMEN: el diagnostico debe ser fundamentalmente clínico, psicopedagógico y psicométrico.
Para DIAGNOSTICAR el retraso mental es preciso confirmar que la función intelectual en general sea significativamente inferior a la media es decir un coeficiente de inteligencia estándar de 70 o 75 o inferior junto con dos o más de las 10 áreas de adaptación como son:
Comunicación.
Cuidado de si mismo.
Convivencia domestica.
Habilidades sociales e interpersonales.
Utilización de recursos comunitarios.
Autocontrol.
Salud.
Seguridad.
Actividades académicas funcionales.
Tiempo libre.
Y trabajo.
EN LA ETIOLOGIA: se invocan factores biológicos o psicosociales o ambos del 30 al 40% de los individuos atendidos en centros de salud no se logra determinar una causa precisa.
Entre las posibles causas se valoran:
Herencia.
Alteraciones tempranas del desarrollo embrionario.
Problemas del embarazo y perinatales.
Enfermedades adquiridas durante la infancia y la niñez.
Influencias ambientales y trastornos mentales incluyen institucionalización y privación de estimulación social.
Las causas del retraso mental durante las etapas pre, peri y postnatales debes estudiarlas por el cd de la asignatura. 
EN LA CLASIFICACION DE ESTE TRASTORNO: pueden identificarse 4 grados de intensidad de acuerdo con la insuficiencia intelectual:
Retraso mental leve.
Retraso mental moderado.
Retraso mental severo.
Y retraso mental profundo.

En el retraso mental leve: generalmente no existen trastornos motores manifiestos.
Pueden lograr un desarrollo escolar hasta 6to grado.
Y desarrollar capacidades laborales y sociales que le facilita su auto sustento.
Pero en circunstancias de tensión suelen requerir tutoría y apoyo.
La edad mental es entre 7 y 12 años aproximadamente.
Y el coeficiente de inteligencia entre 50 y 69.
En el retraso mental moderado: se presentan.
Serios trastornos en el desarrollo del lenguaje y la marcha.
Su escolaridad no supera el 2do grado pese a los mejores esfuerzos pedagógicos especializados.
Saben protegerse de peligros básicos.
Y desarrollan un lenguaje elemental.
Pueden ejecutar trabajos manuales sencillos bajo supervisión.
Su edad mental aproximada es de 5 a 7 años.
Y su coeficiente de inteligencia es de 35 a 49.
En el retraso mental grave: se asocian como norma:
Trastornos motores.
Ataxia, apraxia, disartria y paresias.
Estos pacientes son capaces de vestirse y alimentarse por si mismos.
Así como cuidarse de peligros.
Sus posibilidades laborales en los casos más benignos se limitan a actividades manuales muy sencillas.
Y bajo tutoría familiar estricta como labores agrícolas y ganaderas.
El coeficiente de inteligencia esta comprendido entre 20 y 34.
El retraso mental profundo: es el mayor grado de retraso mental y muchos de ellos llevan prácticamente una vida vegetativa, en el mejor de los casos apenas hablan y son incapaces de valerse por si mismos, necesitan tutoría constante, su edad mental es de 1 a 3 años y su coeficiente de inteligencia es menor de 20.
El tratamiento por el MIC debe ser. Preventivo, curativo y rehabilitatorio.
El tratamiento preventivo esta encaminado a orientar a la población para evitar matrimonios consanguíneos.
Evitar en lo posible embarazos añosos.
Divulgar la significación del parto hospitalario.
Control obstétrico rutinario.
Vacunación.
Y orientaciones sobre ablactación.
En el tratamiento curativo debemos tener en cuenta los recursos biológicos, psicológicos y sociales.
El tratamiento biológico esta en dependencia de las manifestaciones psicopatológicas que son muy frecuentes en estos pacientes.
En el rehabilitarlo se requiere según el grado de retraso mental de educación especial, estimulación cerebral, desarrollo de habilidades de comunicación y sociales.
PUEDES REVISAR EL TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO DE ESTOS TRASTORNOS  POR EL CD DE LA ASIGNATURA.
DENTRO DE LOS TRASTORNOS GENERALIZADOS DEL DESARROLLO: se encuentra el autismo infantil definido por la presencia de un desarrollo alterado o anormal que se manifiesta antes de los 3 años de edad y por un tipo característico de comportamiento anormal que afecta a la interacción social, a la comunicación y a la presencia de actividades repetitivas.
El trastorno predomina en los niños con una frecuencia 3 o 4 veces superior a la que se presenta en las niñas.
Para el diagnostico positivo y diferencial de los trastornos generalizados del desarrollo
TE RECOMENDAMOS REVICES EL CD DE LA ASIGNATURA.
En el tratamiento del autismo la educación y la terapia cognitiva han sido los más efectivos por lo que la terapia debe proceder del exterior más que interpretar la vida interior del autista.
Actualmente se indican dietas con bajo contenido en gluten con las que se reporta cierta mejoría.
Los padres resultan excelentes coterapeutas en los tratamientos que se emplean.
Los psicofármacos no curan el autismo solo se usan para adecuar la conducta y que se puedan obtener mejores resultados en su actividad educativa.
Se han usado aloperidol, tioridazina, pimozide, carbamazepina, con algunos resultados de forma individual, se realizan investigaciones con los inhibidores de la recaptación de la serotonina como la fluoxetina y también con neurolépticos como la risperidona con la que se reporta mejoría sintomática.
DENTRO DE LOS TRASTORNO DEL COMPORTAMIENTO Y DE LAS EMOCIONES DE COMIENZO HABITUAL EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA:
CLASIFICACION: se encuentran:
Los trastornos hipercinéticos.
Los trastornos disóciales.
Los trastornos de las emociones de comienzo habitual en la infancia.
Y los trastornos de tics entre otros.
Los trastornos hipercinéticos: se caracterizan por un comienzo precoz por lo general antes de los 5 años, donde se combinan un comportamiento hiperactivo y pobremente modulado con una marcada falta de atención y de continuidad en las tareas y estos problemas se presentan en las situaciones más variadas y persisten a lo largo del tiempo.
Se clasifican en:
Trastorno de la actividad y la atención.
Trastorno hipercinéticos disocial.
Otros trastornos hipercinéticos.
Y trastorno hipercinéticos sin especificación.
Estos trastornos son causa frecuente de dificultades del aprendizaje en niños y adolescentes.
En los trastornos hipercinéticos: suele aceptarse que ciertas anomalías constitucionales juegan un papel clave en su génesis.
Y el déficit de atención constituye el rasgo central.
Que persiste durante los años de escolaridad e incluso en la vida adulta.
Pero en muchos de los afectados se produce con el paso de los años una mejoría gradual de la hiperactividad y del déficit de la atención.
En los últimos años se ha difundido el diagnostico de trastorno por déficit de atención
PARA LO QUE TE SUJERIMOS REVICES EN EL CD DE LA ASIGNATURA LAS CARACTERÍSTICAS, CLÍNICAS, PAUTAS PARA EL DIAGNOSTICO Y DIAGNOSTICO DIFERENCIAL DE LOS TRASTORNOS HIPERCINETICOS Y O DEL TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCION DE FORMA PARTICULAR.
Los trastornos disóciales. Se caracterizan por una forma persistente y reiterada de comportamiento disocial, agresivo o retador.
Se clasifican en. Trastorno limitado al contexto familiar.
Trastorno disocial en niños no socializados.
Trastorno disocial en niños socializados.
Trastorno disocial desafiante y oposicionista.
Y otros trastornos disóciales.
En sus grados más extremos puede llegar a violaciones de las normas aceptables para el carácter y la edad del individuo afectado, así como las características de la sociedad en la que vive.
Los trastornos disóciales pueden evolucionar en algunos casos hacia un trastorno disocial de la personalidad.
Suelen estar relacionados con un ambiente psicosocial desfavorable entre ellos relaciones familiares no satisfactorias y fracaso escolar.
Se presenta con más frecuencia en niños.
La distinción entre los trastornos disóciales y los trastornos de las emociones es bien definida por lo que para su DIAGNOSTICO diferencial te sugerimos revises el cd e la asignatura.
Existe un grupo de trastornos disóciales y de las emociones mixtos que se caracterizan por la combinación persistente de un comportamiento agresivo, disocial o retador con manifestaciones claras y marcadas de depresión, ansiedad u otras alteraciones emocionales.
Los trastornos de las emociones específicos de la infancia y la adolescencia se diferencian de los trastornos neuróticos del adulto en que:
La mayoría de los niños con trastornos de las emociones llega a convertirse en adultos normales.
Y muchos trastornos neuróticos del adulto parecen tener comienzo en la vida adulta.
Estos trastornos parecen constituir exageraciones de las tendencias normales del desarrollo.
Los síntomas de los trastornos fóbicos y los trastornos obsesivos son menos claros, los trastornos característicos de la infancia tienen un mejor pronóstico.


Los trastornos de las emociones de comienzo habitual en la infancia se clasifican en:
Trastorno de ansiedad de separación.
Trastorno de ansiedad fóbica.
Trastorno de hipersensibilidad social.
Trastorno de rivalidad entre hermanos.
Otros trastornos de las emociones en la infancia.
El trastorno de ansiedad de separación: se diagnosticara solo cuando el temor a la separación constituya el foco de la ansiedad.
Y cuando la ansiedad aparezca por primera vez en edades tempranas.
Este trastornose diferencia de la ansiedad normal de separación por su gravedad que es de un grado estadísticamente anormal incluyendo su persistencia anormal más allá de la edad habitual.
Y cuando se acompañe de un comportamiento social significativamente restringido.
En el trastorno de ansiedad fóbica de la infancia: pueden aparecer temores concretos a un amplio rango de objetos y situaciones.
Algunos de estos temores o fobias no forman parte del desarrollo psicosocial normal como en el caso de la AGORAFOBIA.
Algunos temores tienen una marcada especificidad para una fase evolutiva.
Y se presentan en grados variables en la mayoría de los niños, por ejemplo temores a animales en el periodo preescolar.
La fobia escolar es frecuente en esta etapa de la vida por lo que te recomendamos revises en el cd de la asignatura sus características clínicas, diagnostico diferencial y tratamiento.
 El trastorno de hipersensibilidad social de la infancia: se produce cuando la desconfianza ante extraños se hace muy intensa y deberá ser usado solo para trastornos  que se presentan antes de los 6 años de edad que son de una intensidad poco frecuente.
Que se acompañan de dificultades sociales.
Y que no forman parte de un trastorno de las emociones más amplio.
La desconfianza es un fenómeno normal en la segunda mitad del primer año de la vida y es normal durante la primera infancia.
Para identificar las características de la rivalidad entre hermanos y otros trastornos de las emociones de la infancia te recomendamos revises el cd de la asignatura.
Los trastornos de tics: incluyen un conjunto de síndromes en los que la manifestación predominante son unas de sus formas.
Un tics es un movimiento involuntario, rápido, reiterado, arrítmico.
Que por lo general afecta a un grupo circunscrito de músculos o una vocalización de aparición brusca y que carece de un propósito aparente.
Los trastornos de tics se clasifican en:
Trastornos de tics transitorios.
Trastornos de tics crónicos, motores o fonatorios.
Trastornos de tics múltiples, motores y fonatorios combinados.
Síndrome de gils de la touret.
Otros trastornos de tics.
Y los trastornos de tics sin especificación.
REVISA EN EL CD DE LA ASIGNATURA LAS CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS, EL DIAGNOSTICO DIFERENCIAL Y TRATAMIENTO DE LOS TICS.

Los trastornos de la personalidad: abarcan formas de comportamiento duraderas.
Y profundamente arraigadas en el enfermo.
Que se manifiestan como modalidades estables.
De respuestas a un amplio espectro.
De situaciones individuales y sociales.
Con frecuencia aunque no siempre se acompañan de grados variables de tensión subjetiva.
Y de dificultades de adaptación social.
Los trastornos de la personalidad tienden a presentarse en la infancia y la adolescencia y a persistir durante la edad adulta. Por ello es probable que un diagnostico de trastorno de personalidad sea adecuado antes de los 16 o 17 años.
Dentro de los trastornos específicos de la personalidad se encuentra:
El trastorno paranoide.
Trastorno esquizoide.
Trastorno disocial.
Trastorno histriónico.
Trastorno anancástico.
Trastorno de inestabilidad emocional que incluye el tipo impulsivo y tipo limite.
Ansioso con conducta de evitación de la personalidad.
El trastorno dependiente de la personalidad.
Y otros específicos de la personalidad.
El trastorno paranoide de la personalidad: se caracteriza por una sensibilidad excesiva.
Incapacidad para perdonar agravios o perjuicios.
Suspicacia.
Y tendencia generalizada a distorsionar las experiencias propias interpretando las manifestaciones neutrales o amistosas de los demás como hostiles o despectivas.
Tiene un sentido combativo y tenaz de los propios derechos al margen de la realidad.
Y una predisposición a los celos patológicos y a sentirse excesivamente importante.
El trastorno esquizoide de la personalidad:
Se caracteriza por la incapacidad para sentir placer, frialdad emocional, despego o embotamiento afectivo.
E incapacidad para expresar sentimientos de simpatía y ternura.
Marcada preferencia por fantasías y por actividades solitarias.
Acompañada de una actitud de reserva y a la introspección con ausencia de relaciones personales intimas que se limitan a una sola persona.
Y dificultad para reconocer y cumplir las normas sociales.
Lo que da lugar a un comportamiento excéntrico.
El trastorno disocial de la personalidad: normalmente llama la atención debido a la gran disparidad entre las normas sociales prevalecientes y su comportamiento.
Y esta caracterizado por despreocupación por los sentimientos de los demás.
Y falta de capacidad de empatia.
Incapacidad para mantener relaciones personales duraderas.
Muestra baja tolerancia a las frustraciones con bajo umbral para descargas de agresividad.
Dando incluso lugar a un comportamiento violento con incapacidad para sentir culpa y para aprender de la experiencia en particular del castigo.
Y marcada predisposición a culpar a los demás.
El trastorno histriónico de la personalidad: se caracteriza por la presencia de tendencia a la representación de un papel, teatralidad y expresión exagerada de las emociones, sugestabilidad y facilidad para dejarse influir por los demás.
Muestra afectividad lábil y superficial.
Con búsqueda imperiosa de emociones de ser apreciado por los demás.
Y desarrollo de actividades en las que quiere ser el centro de atención con aspectos marcados por un deseo inapropiado de seducir.
Y una preocupación excesiva por el aspecto físico.
Pueden presentarse además egocentrismos, indulgencia para si mismo.
Anhelo de ser apreciado, sentimientos de ser fácilmente heridos.
Y conducta manipulativas constante para satisfacer las propias necesidades.
El trastorno anancástico de la personalidad: se caracteriza por falta de decisión, dudas y preocupaciones excesivas.
Que reflejan una profunda inseguridad personal preocupación excesiva por detalles, reglas, listas, orden, organización y horarios.
Perfeccionismo que interfiere con la actividad practica, rectitud y escrupulosidad excesiva.
Junto con preocupación injustificada por el rendimiento.
Hasta el extremo de renunciar a actividades placenteras y a relaciones personales.
Para completar el estudio de las características clínicas, diagnostico positivo y diferencial de los trastornos de la personalidad te recomendamos revises el cd de la asignatura.
El tratamiento de los trastornos de la personalidad por parte del MIC  esta dirigido a la prevención donde las únicas gestiones efectivas serian el consejo genético en los casos de psicopatías severas y educación a padres acerca de los principios de educación y desarrollo de la personalidad.
En el tratamiento curativo el medico podrá enfrentar como primera línea de atención las crisis de descompensación a un nivel neurótico o psicótico, con la utilización de recursos biológicos en dependencia de los síntomas.
En el uso de los recursos psicoterapéuticos y recursos sociales no debes olvidar la relación medico paciente a forma de participación mutua y los recursos terapéuticos del MIC.

TRANSCRITO POR: CARLOS YEPEZ MONTES


Comparte este artículo con tus amigos
 
Top